Cada bando hace una lectura partidista del FLA

El Estado español afronta una amenaza de impago de 42.000 millones si hay secesión

España no podría hacer frente a un impago tan grande como todo el rescate bancario español. Sería la táctica del judoka, que utiliza el peso de su contrario para derribarlo

Foto: El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el conseller catalán de Economía, Andreu Mas-Colell. (EFE)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el conseller catalán de Economía, Andreu Mas-Colell. (EFE)

Los partidarios de la independencia y los de continuar en España no se ponen de acuerdo sobre el peso que tendrá la deuda pública de Cataluña que ha sido asumida por el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) o, lo que es lo mismo, que ha estado siendo mutualizada por el Ministerio de Hacienda. Lo que sí que queda claro es que esta cantidad será muy alta: 42.000 millones a cierre del 2015, según información que facilita la propia Generalitat para los inversores extranjeros.

Para lo independentistas, estos 42.000 millones de deuda que se deberán al FLA al cierre de 2015 juega a favor del denominado procés, como aprovechó para recordar Artur Mas. Son la carta a jugar en caso de que España se negase a que Cataluña formase parte de la UE. España no podría hacer frente a un impago tan grande como todo el rescate bancario español. Sería la táctica del judoka, que utiliza el peso de su contrario para derribarlo, como a veces a explicado en público el líder de ERC, Oriol Junqueras.

Para los partidarios del estado actual y de mantener la unidad de España, es exactamente lo contrario. Si una cosa habría demostrado la reciente crisis griega es que en este tipo de confrontación política la fuerza se encuentra del lado del prestamista –quién da el dinero– y no del prestatario –el que lo recibe–. Ante lo cual una cantidad tan grande como la que adeuda Cataluña al FLA sería el verdadero talón de Aquiles del proyecto independentista.

 

Fuentes financieras consultadas se muestran a medio camino de ambas posturas. Pero sobre todo señalan que más importante que la cuantía es el marco relativo. Cataluña tendría fuerza si tuviera alternativa al FLA en los mercados para financiarse. Pero eso no existe a día de hoy. Y menos, a precios competitivos. Porque hasta marzo del 2015 el precio de esta deuda es del 0%, como parte de las ayudas que el Gobierno a dado a las CCAA.

Esta alternativa a día de hoy no existe. Incluso después de marzo, cuando el Gobierno revise las condiciones de la deuda del FLA se prevé que ésta siga siendo muy, muy baja. Se habla de un interés del 1%, con lo que cualquier opción competitiva sería inexistente.

Ahorro a tener en cuenta

Según los Presupuestos de la Generalitat en 2015, la administración catalana se ahorrará en el pago de intereses de la deuda un total de 364 millones de euros durante el ejercicio, gracias a este tipo cero.

Otro punto a favor, a demás del ahorro para la Generalitat que suponen condiciones tan ventajosas, es que estos 42.000 millones son el 4% del volumen actual de la deuda española. Una amenaza de impago de esta cantidad, dado la cuantía total de deuda parecen un problema perfectamente asumible para la economía española. Por el contrario, 42.000 millones de deuda sobre un total de 66.800 millones que arrastra Cataluña es un peso muy importante. Un único acreedor, el Reino de España, acumularía más de dos tercios de la deuda catalana, con lo que dispondría de una posición de fuerza muy grande en el futuro de una hipotética república catalana al ser el prestamista principal. A cierre del 2014 el 49,9% de los bonos catalanes estaba en manos del FLA.

 

Ventajas para los independentistas

Pero los independentistas también contarían con ventajas. La principal es que al estar encuadrada esta deuda en un mecanismo de rescate general de las CCAA, como el FLA, el Ministerio de Hacienda no puede utilizar ésta como un arma arrojadiza. O dicho de otra manera, no podría subir el tipo de interés que se aplica sin hacerlo al resto de autonomías, lo que provocaría el ahogo de resto de regiones españolas.

En todo caso al cierre de 2015, la deuda acumulada en el FLA por la Generalitat será el 33% del total que acumulará dicho fondo: 127.541 millones. El peso de Cataluña en el FLA es mucho mayor del que tiene en el PIB español, y que es del 18%. Y es, sin duda, su principal beneficiario.

Estos cálculos del FLA los hace la Generalitat presumiendo que los exceso de déficit no autorizados también serán asumidos por el fondo. Así se prevé que en 2015 se incluyan 577 millones de déficit del 2013 y 221 millones para rescatar la autovía de peaje en la sombra de Cedinsa.

[Para más información en tiempo real descárgate la aplicación oficial de El Confidencial sobre las elecciones catalanas para dispositivos Apple y Android]

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
56 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios