simposio de jackson hole

Rajan avisa a la Fed 10 años después: "No subas los tipos cuando el mundo tiembla"

Mientras el número 2 de la Reserva Federal ha dejado la puerta abierta a la posibilidad de subir los tipos en septiembre, la voz de Rajan ha vuelto a escucharse en Wyoming, esta vez para pedir calma

Foto: El gobernador del Banco de India, Raghuram Rajan. (Reuters)
El gobernador del Banco de India, Raghuram Rajan. (Reuters)

Hace 10 años, el Simposio de Jackson Hole se preparó como un homenaje al entonces presidente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, Alan Greenspan, que afrontaba sus últimos meses en un cargo al que había accedido en 1987. Incluso en un evento como el que organiza cada año la Fed de Kansas City, que constituye el mayor cónclave monetario del mundo y en el que todo está programado al detalle, no faltó quien se saltó el guión previsto. Si por algo se recuerda la edición de 2005 fue por la profética advertencia que lanzó el actual gobernador del Banco de India, Raghuram Rajan. Previno al mundo financiero, que por entonces se sentía poco menos que invencible, de la expansión del crédito y de la diseminación de los riesgos, del peligro de lanzar incentivos equivocados y de los efectos de que se derivarian de ellos. "Ningún país sería inmune a las consecuencias de esos cambios", avisó. Aunque sus palabras sonaron fuera de sitio en ese momento, los hechos acabaron dándole de la razón. 

El mercado es consciente de que la Fed llegará dividida a la reunión de mediados de septiembre

Diez años después y tras no haber acudido a Jackson Hole desde 2008, Rajan ha vuelto a Jackson Lake Lodge (Wyoming). Y lo ha hecho para lanzar un consejo a la Fed con respecto a la posibilidad de que el banco central estadounidense tenga pensado subir los tipos de interés en la reunión que celebrará los días 16 y 17 de septiembre: "Es un evento muy anticipado y que tendrá que llegar en algún momento, pero debe tomarse su tiempo. Mi opinión es que no hay que hacerlo cuando hay turbulencias en el mundo". 

Prisas... ¿ahora?

Con este mensaje, el gobernador del banco central indio vino a pedir a la entidad presidida por Janet Yellen que no se precipite ahora. Que tras tener los tipos congelados en el mínimo histórico del 0-0,25% desde diciembre de 2008 y tras no acometer un solo aumento de los intereses desde 2006, no pasa por esperar unos meses para calibrar el verdadero impacto de lo que está ocurriendo en China y en otros mercados emergentes

La de Rajan no es la única voz que ha pedido paciencia a la Fed en las últimas semanas. El exsecretario del Tesoro, Larry Summers, ha advertido que encarecer ahora el precio del dinero sería un error histórico, similar al que cometió el banco central estadounidense en 1937, y el gestor Ray Dalio, fundador de Bridgewater Associates, ha ido más lejos e incluso ha solicitado una cuarta ronda de estímulos cuantitativos (QE4)

El exsecretario del Tesoro, Larry Summers, ha advertido que encarecer ahora el precio del dinero sería un error histórico

Rajan compartió panel en Jackson Hole con la máxima autoridad de la Fed en el cónclave, papel que, ante la ausencia de Yellen, desempeñó el número 2 de la institución, el respetado por todos los banqueros centrales Stanley Fischer. Su misión estaba cantada: debía dejar claro que aún no hay una decisión tomada con respecto a la reunión de septiembre y que todo es posible. Y eso mismo hizo. 

Fischer se empeñó en mostrar que la visión de la Fed es periférica y flexible. Y así, si bien por un lado dejó entrever que la subida sigue sobre la mesa porque afirmó que la entidad "no debería esperar a que la inflación vuelva al 2% para empezar a elevar los intereses", por otro manifestó que la institución no es ajena a la convulsión que han sufrido los mercados financieros en las últimas semanas y que "está siguiendo los acontecimientos en la economía china". En resumen, que si detectan que la economía se sobrecalienta, la Fed "se moverá rápido para contener esa amenaza", y "lo mismo" en caso de que la economía se debilite. 

El gestor Ray Dalio, fundador de Bridgewater Associates, ha ido más lejos e incluso ha solicitado una cuarta ronda de estímulos cuantitativos (QE4)

Para el mercado, que incluso había especulado con un mensaje más blando de la Fed y que siempre está dispuesto a recibir cualquier gesto expansivo de los banqueros centrales, el ejercicio de equilibrismo de Fischer supo a poco. Y el dólar reaccionó en consecuencia. En la noche del domingo, el dólar se apreció un 0,5% contra el euro, hasta los 1,116 dólares, cuando el pasado lunes el euro llegó a escalar hasta los 1,17 dólares. El mercado, además, es consciente de que la Fed llegará dividida a la reunión de mediados de septiembre, con miembros a favor de incrementar ya los tipos y con miembros en contra de tocarlos, una división que mantiene viva la opción de encarecer el dinero. 

El Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney. (Reuters)
El Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney. (Reuters)

Fischer, además, tampoco se mostró excesivamente inquieto por la volatilidad vista en los mercados. La misma estrategia expuso el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, quien relativizó el impacto del enfriamiento de la economía china en Reino Unido. Insistió, de hecho, en que sus planes pasan por subir los tipos, que llevan anclados en el 0,5% desde marzo de 2009, en los próximos meses.

De este modo, Carney, como también Fischer o incluso el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Vítor Constancio, se mostró convencido de que la inflación repuntará en sus respectivos territorios. O lo que es lo mismo, rebajó la relevancia del riesgo deflacionista que Occidente puede sufrir a raíz de la depreciación de las divisas emergentes y de la caída de las materias primas. 

 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios