A LA COLA EN FUNCIONARIOS Y EN RECURSOS

La OCDE avergüenza a España por los escasos medios que destina a recaudar impuestos

La OCDE lo tiene claro. Los medios humanos y presupuestarios que destina España a recaudar se sitúan a la cola de la organización. Y esa diferencia, lejos de disminuir, continúa creciendo

Foto: El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)

¿Cuánto dinero destina España a recaudar impuestos? La respuesta la acaba de ofrecer la OCDE, el club que reúne a los países más ricos del planeta. Y el resultado es desolador. España está a la cola tanto por número de empleados de Hacienda en relación a su población total como en recursos económicos. Y lo que es todavía más significativo, lejos de mejorar su posición relativa ha ido empeorando en los últimos años pese a tratarse de uno de los países con mayores bolsas de economía sumergida. Los informes más recientes estiman que alrededor de la quinta parte del PIB -unos 200.000 millones de euros- escapan al control de Hacienda.

Pues bien, según el informe Tax Administration 2015, de los 33 países incluidos en el estudio de la OCDE (no hay datos disponibles sobre Grecia) en tan sólo seis (Japón, Corea del Sur, EEUU, México, Chile y Suiza*) la proporción entre las plantillas destinadas a la administración tributaria y población total es inferior a la española, lo que convierte a la Agencia Tributaria en el organismo con menos medios humanos de Europa a la hora de recaudar. Unos cuantos datos lo acreditan.

Un país como Polonia, con una población algo menor que la española (38 millones frente a 46 millones), tiene 48.818 funcionarios destinados a gestionar los impuestos, mientras que la Agencia Tributaria española apenas dispone de 26.962 empleados.

El director general de la AEAT, Santiago Menéndez. (EFE)
El director general de la AEAT, Santiago Menéndez. (EFE)

Si la comparación se hace con Francia, el resultado es todavía más elocuente. Francia, con un 41% más de población, tiene cuatro veces más de funcionarios dedicados a recaudar impuestos, y lo mismo sucede en el caso de Alemania (110.382 funcionarios), Reino Unido (74.983) o incluso Italia (41.035), otro país con un fuerte peso de la economía sumergida. Un país como Holanda, con una población que representa apenas la tercera parte de la de España, tiene más funcionarios de Hacienda, lo que puede explicar por qué los Países Bajos se encuentran a la cola en cuanto a fraude fiscal. Al margen de otras consideraciones de tipo cultural o relacionadas con la calidad de sus instituciones.

A la cabeza de todos los países está Hungría, donde hay 23 funcionarios de Hacienda por cada 10.000 habitantes, por delante de Bélgica (22) y Luxemburgo (18). En todos los casos a años luz de España donde apenas existen 5 funcionarios.

El hecho de que España dedique escasos recursos materiales a la lucha contra el fraude fiscal y a gestionar la recaudación explica el poco dinero que destinan cada año los Presupuestos Generales del Estado a financiar la administración tributaria. Según ese mismo informe, dedica apenas el 0,11% del PIB, cuatro veces menos que Hungría y tres veces menos que Países Bajos o Bélgica. O la mitad que Alemania, Portugal o Reino Unido. Tan sólo cuatro países están en peor situación que la Agencia Tributaria española en cuanto a recursos, lo que da idea de la escasa atención presupuestaria que se presta a la recaudación fiscal.

En la última Memoria tributaria publicada se refleja que la Agencia Tributaria dispuso en 2013 de un presupuesto equivalente a 1.313 millones de euros, de los que 955 millones se destinaron a retribuir a su plantilla. Esta relación se sitúa ligeramente por encima de la media de la OCDE, y ha ido creciendo desde el primer año de la crisis. El capítulo de personal ha pasado de representar el 67% del presupuesto de la Agencia Tributaria al 73%.

Un plantilla envejecida

Su edad media es elevada (50 años) y esto también se destaca en el informe de la OCDE, que revela que ese año la plantilla lejos de crecer en plena lucha contra el fraude fiscal, siguió cayendo. En concreto, 383 empleados públicos se incorporaron a la plantilla, pero es que otros 980 salieron por diferentes motivos (jubilación o excedencia). El resultado es que hoy apenas el 0,8% de los funcionarios de la Agencia Tributaria tiene menos de 30 años, mientras que, por el contrario, el 7,7% tiene 59 o más años.

El mayor porcentaje, el 48%, corresponde a quienes tienen entre 50 y 59 años. Sólo Portugal cuenta con una plantilla con una edad media tan elevada.

El mayor porcentaje, el 48%, corresponde a quienes tienen entre 50 y 59 años. Sólo Portugal cuenta con una plantilla con una edad media tan elevada

Los escasos recursos destinados a recaudar contrastan, sin embargo, con el hecho de que cada vez hay más funcionarios de la Agencia Tributaria que se dedican al auxilio judicial, y, por lo tanto, son ajenos a los ingresos fiscales. Nada menos que 1.409 funcionarios de Hacienda, según datos oficiales, se encuentran en estos momentos en auxilio judicial. Y de estos, 668 son inspectores tributarios.

Eso quiere decir que algo más de uno de cada cuatro inspectores (2.398 en total) presta sus servicios en órganos judiciales y, por lo tanto, están al margen de la gestión tributaria ‘ordinaria’. Algunas estadísticas oficiales han estimado la existencia de más de 1.700 casos de corrupción abiertos actualmente en España, muchos de ellos de enorme complejidad técnica que están poniendo al límite la actividad normal de la Administración Tributaria.

Eso significa que el 5,3% de la plantilla se dedica ahora a atender las demandas de información que reclaman los jueces, lo que da idea del ‘agujero’ que ha provocado esta situación, que merma todavía más los parcos recursos destinados a aumentar la recaudación.

* En Suiza sólo se tiene en cuenta la recaudación por IVA.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios