CONCLUSIONES DEL INFORME ANUAL DE 2015

El FMI denuncia que España está a la cabeza en obstáculos a los emprendedores

Este organismo pide que se eliminen las barreras al crecimiento empresarial, uno de los motivos por los que el nivel de productividad español está por los suelos

Foto: Un grupo de emprendedores trabaja en su nuevo proyecto. (EFE)
Un grupo de emprendedores trabaja en su nuevo proyecto. (EFE)

España ostenta el récord en barreras al emprendimiento. Así lo afirma el FMI en su último informe, donde analiza los obstáculos al crecimiento empresarial en nuestro país. Este organismo recuerda que las regulaciones restrictivas “tienden a dificultar la entrada al mercado y el crecimiento de las pequeñas firmas”. Es decir, las empresas no crecen porque tampoco se lo ponen fácil.

Las personas que quieren poner en marcha una compañía se topan con infinitas piedras en el camino. Basta con echar un vistazo a este gráfico que el FMI ha elaborado con datos de la OCDE para ver cómo España supera a todos los países de su entorno en este aspecto, seguida de Islandia, Irlanda, Grecia, República Checa y Eslovenia.

Barreras al emprendimiento. Escala de 0 al 6, de menos a más restrictivo. Gráfico elaborado por el FMI.
Barreras al emprendimiento. Escala de 0 al 6, de menos a más restrictivo. Gráfico elaborado por el FMI.

Conseguir una licencia: un engorro

No son los únicos indicadores que dibujan un panorama poco alentador para las compañías. El FMI destaca las barreras para entrar al mercado del sector servicios y la existencia de “sistemas de licencias y permisos muy engorrosos que siguen siendo un obstáculo al crecimiento de las empresas”. También ahí España está en el top 5.

Restricciones en el sistema de licencias. Gráfico elaborado por el FMI
Restricciones en el sistema de licencias. Gráfico elaborado por el FMI

Las barreras administrativas a las que se enfrentan los autónomos dejan a España en el cuarto lugar, sólo por detrás de Portugal, Grecia y Hungría. Es otro de los motivos por los que el Fondo Monetario Internacional pide ajustes, dado su “importante papel” en la productividad y el crecimiento empresarial. “Combatir estos obstáculos puede desbloquear oportunidades de crecimiento”, señala en su examen anual a España (2015).

Pocos incentivos al crecimiento

También propone reformas que mejoren la competitividad y fomenten tanto la innovación como la internalización de las empresas, pero advierte: hay muy pocos incentivos para que las firmas crezcan y este es otro de las asperezas que el Gobierno debe limar. En concreto, critica que los impuestos aumenten en función del tamaño de las empresas por ser un sistema que puede desalentar el crecimiento de las firmas.

Aún así reconoce que la reforma fiscal del Gobierno ha reducido los factores que desincentivan el crecimiento empresarial

No es suficiente. El FMI insiste en la necesidad de reformar este y otros aspectos que actúan como barrera. Véase unos códigos regulatorios demasiado restrictivos o las dificultades para obtener una licencia o permiso. “Suponen un obstáculo al crecimiento, inhiben la competitividad y frenan el crecimiento, algo que puede dañar la productividad de la empresa”. Y no está el horno para bollos.

Los niveles de productividad están en caída libre desde 1990, por lo que la brecha entre España y las economías más avanzadas “se ha ampliado de manera significativa”. ¿A qué se debe la ligera mejora de los últimos tiempos? Al hundimiento de firmas poco productivas y a la oleada de despidos durante la crisis, apunta el FMI. También influye la baja inversión en I+D.

Evolución de la productividad en España y comparación con otros países. Gráfico elaborado por el FMI
Evolución de la productividad en España y comparación con otros países. Gráfico elaborado por el FMI

Demasiadas empresas pequeñas

El Fondo Monetario Internacional no se cansa de repetirlo: hay demasiadas empresas minúsculas y poco productivas en España. Las compañías micro (de uno a nueve empleados) y pequeñas (de 10 a 49 trabajadores) dan de comer a dos tercios de los trabajadores y generan la mitad del valor añadido de la economía, “pero su productividad es típicamente inferior comparada con empresas más grandes”. Hasta un 20% menos.

¿Por qué? Las firmas de pequeño tamaño son menos dadas a innovar o gastar en I+D y la mayoría de ellas no exporta ni compite en el panorama internacional. El FMI sí reconoce que su solvencia mejoró a finales de 2014 gracias a la leve recuperación del consumo, no sin recordar que un tercio de las empresas españolas están en pérdidas, con las microempresas a la cabeza

Facilitar el acceso al crédito, tarea pendiente

Tampoco se olvida de que el acceso a la financiación sigue restringido para buena parte de las pymes, pues la crisis financiera ha provocado que los bancos endurezcan sus condiciones a la hora de conceder créditos. El FMI destaca por otro lado las diferencias de productividad por regiones, algo que tiene que ver con los distintos tipos de regulación existentes.

Productividad por regiones. Gráfico elaborado por el FMI
Productividad por regiones. Gráfico elaborado por el FMI

 

 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios