Es noticia
Menú
El Parlamento dice 'sí' al rescate... pero Atenas necesita ya el dinero para evitar el 'Grexit'
  1. Economía
crisis de grecia

El Parlamento dice 'sí' al rescate... pero Atenas necesita ya el dinero para evitar el 'Grexit'

Un paso más. El respaldo del Parlamento heleno a Tsipras permite que el camino hacia el tercer rescate siga su curso. Pero aún hay piedras en el camino. La más importante, la del 20 de julio

Foto: El Parlamento griego. (EFE)
El Parlamento griego. (EFE)

Grecia ya ha dado un paso más hacia su tercer rescate. El Parlamento heleno ha respaldado al primer ministro, Alexis Tsipras, para poner en marcha de manera inmediata las reformas exigidas por la Eurozona en el acuerdo alcanzado el lunes. Superado este escollo, que ha tenido un alto coste interno para Tsipras por la división vista en Syriza y quese ha salvado con el apoyo clave de los partidos de la oposición, ni Atenas ni las autoridades europeas tienen un segundo que perder. El tiempo aprieta, y mucho, porque el país necesita dinero de forma urgente para poder pagar 4.200 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE)el próximo lunes. De lo contrario, la puerta para que Grecia salga del euro -Grexit- volverá a estar abierta de par en par.

Esta urgente necesidad marcará la agenda más inmediata en Europa.O lo que es lo mismo, pese a que Tsipras ya ha pedido formalmente el tercer programa de asistencia financiera, pese a que ha aceptado lasduras condicionesestablecidas para recibirlo y pese a que ha defendido en el Parlamento un rescate en el que ha confesado "no creer", la amenaza delGrexitpersiste mientras no se despeje el camino parael pago del lunes.Atenas necesita ese dinero, y lo necesita ya.

Como este accidenteno concuerda con los pasos dados en los últimos días, las autoridades europeas ya están trabajando en una solución de urgencia. De momento, la Comisión Europea ha propuesto uncrédito puente de 7.000 millonespor un plazo de tres mesespara que Grecia afronte sus pagos más inmediatos. Pero el diseño de esta alternativa puede llevar más tiempo del existente o quedarse por el camino porque alguno de los países que debería contribuir, como Reino Unido, no parece dispuesto a hacerlo, con lo que Europa deberá explorar otras opciones. De hecho, este será uno de los asuntos que se tratará en la reunión que el Eurogrupo ha convocado a las 10 horas de este jueves

Draghi, siempre clave

Estas prisas ponen de otra vez en el centro del escenario alBanco Central Europeo(BCE). No es para menos, porquesigue teniendo en su poder la llave del cierre bancario, delcorralitoy de la permanencia de Grecia en el euro. Porque, en este terreno, el escenario no ha cambiado en los últimos días: los bancos griegos son absolutamente dependientes de la financiación extraordinaria que el BCE les autoriza por medio de laProvisión de Liquidez de Emergencia(ELA, en sus siglas en inglés).

Por el momento, la entidad presidida porMario Draghiha mantenido a Grecia conectada al euro con su decisión de no desenchufara la banca griega de la ELA. Ahora bien, también ha forzado los acontecimientos porquedesde el 28 de juniose ha resistido a poner más dinero a disposición de las entidades helenas mediante esta vía. Esa cantidad ha quedado congelada en los 89.000 millones de euros, y mientras el BCE no eleve esta sumaestas no podrán reabrir sus puertas.

placeholder Tsipras dialoga con Mario Draghi. EFE)
Tsipras dialoga con Mario Draghi. EFE)

Para conocer el impacto que el acuerdo del lunes y el apoyo del Parlamento griego han tenido en el BCE,no habrá que esperar mucho.Este juevesel Consejo de Gobierno de la entidad celebra unareunión de política monetariaen la que, sin duda, Draghi tendrá que aclarar la posición del BCE y cuáles pueden ser sus próximas decisiones con respecto a Grecia.

A priori, y tras el resultado de la votación enel Parlamento griego,se espera que el BCE manifiesteunavoluntad positiva. Es decir, que se muestre dispuesto a poner más dinero al alcance de la banca griega para ir recomponiendo la situación, primero reabriendo las entidades y luego levantando el corralito cuando sea posble.

Pero Draghi tampoco podrá lanzar las campanas al vuelo... precisamente porque laespada de Damocles del 20 de juliosigue pendiendo sobre Grecia. Si Atenasfinalmente no pudiera afrontar ese pago, los acontecimientos se precipitarían:el BCE cortaría el acceso a la ELA y la salida de Grecia del euro –Grexit–​sería un hecho.

Al mismo tiempo, el BCE puede preferir mantenerse a la expectativa mientras no se defina con más claridad en el tercer rescate cómo se va a ejecutar larecapitalización del sector bancario. La institución sólo puede financiar a entidades solventes, con lo que esta recapitalización resultará clave para ampliar la ELA, en primer término, y restaurar los procedimientos de financiación más normales, posteriormente.

Y un detalle adicional: si Grecia afronta los vencimientos de la deuda helena que tiene el BCE –​a los más de 4.000 millones de julio se sumarán más de 3.000 millones el 20 de agosto–​, Draghi ya podrá empezar acomprar deuda pública griega bajo su programa deexpansión cuantitativa (QE), una novedad que también servirá de alivio para la situación griega.

Más frente político

En paralelo a esta búsqueda urgente de dinero para cubrir el vencimiento del lunes, el terreno político no perderá intensidadporque losparlamentos de seiseuropaísestendrán que votar si acceden a que sus Gobiernos negocien un tercer rescate. De todos ellos, elque acapararálos focos seráeldebatey la votación que albergaráel Bundestag alemán. Pese a que se espera que la canciller Angela Merkel consiga un apoyo mayoritario, el contenido y la intensidad de las discusiones ofrecerán más detalles sobre la posición de Alemania.

A cierta distancia, será relevante la votación del Parlamento finlandés. Su ministro de Finanzas, Alexander Stubb, fue de los más duros en las reuniones del Eurogrupo del pasado fin de semana, y la sensación es que la Cámarano respaldará un tercer rescate, una decisión que pondría de manifiesto las grietas existentes en la Europa del euro. En todo caso, el peso finés en el Mecanismo de Estabilidad (MEDE), que es el vehículo a partir del cual se ejecutará la asistencia financiera, no es lo suficientemente grande como para paralizar la negociación de este tercer rescate.

Grecia ya ha dado un paso más hacia su tercer rescate. El Parlamento heleno ha respaldado al primer ministro, Alexis Tsipras, para poner en marcha de manera inmediata las reformas exigidas por la Eurozona en el acuerdo alcanzado el lunes. Superado este escollo, que ha tenido un alto coste interno para Tsipras por la división vista en Syriza y quese ha salvado con el apoyo clave de los partidos de la oposición, ni Atenas ni las autoridades europeas tienen un segundo que perder. El tiempo aprieta, y mucho, porque el país necesita dinero de forma urgente para poder pagar 4.200 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE)el próximo lunes. De lo contrario, la puerta para que Grecia salga del euro -Grexit- volverá a estar abierta de par en par.

Grecia ELA Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi Comisión Europea Alexis Tsipras
El redactor recomienda