hoy se decide quién presidirá el eurogrupo

Cuenta atrás para el sueño europeo de Luis de Guindos

Hoy se decide quién será el nuevo presidente del Eurogrupo. La pugna está entre el español Luis de Guindos y el holandés Jeroen Dijsselbloem

Foto: De Guindos observa a Jeroen Dijsselbloem. (EFE)
De Guindos observa a Jeroen Dijsselbloem. (EFE)

Es una carrera de fondo entre el Ministro de Economía, Luis de Guindos, contra el actual presidente, el holandés Jeroen Dijsselbloem. Ambos políticos la libran desde hace meses y cada vez que se reúnen con sus colegas del euro en Bruselas o Luxemburgo se produce una guerra soterrada de gestos y palabras.

Conversaciones de pasillo, medias respuestas ante la prensa, sonrisas de cara al público para ocultar el ansiado anhelo, el sueño de dirigir una institución informal, la reunión de los ministros de Finanzas del euro, que cada vez decide más en la UE. Dijsselbloem ha tenido dos años y medio para mostrar sus habilidades políticas y de negociación. Guindos muestra su mejor sonrisa y su equipo destaca la gran estima de la que goza entre sus colegas.

La delegación española ganó la batalla de junio, en Luxemburgo cuando se pospuso la votación hasta este lunes de 13 julio. Pero desde entonces Guindos y su rival por el puesto encadenan reunión tras reunión sobre la crisis griega enfangados como toda la UE. Este lunes es la batalla final de una guerra para la que Guindos siempre mostró su disposición si lo requería el presidente del Gobierno.

El ministro español genera simpatías entre sus colegas, valorado por su amabilidad, trato afable y facilidad para tener una buena relación con los representantes de otros países. En lo peor de la tormenta contra el exministro Yanis Varufakis, Luis de Guindos, cuando el Eurogrupo estallaba en intercambios de reproches, apostó por reducir la presión sobre el griego, al menos en público.

Guindos y Varufakis. (Reuters)
Guindos y Varufakis. (Reuters)

Las cámaras llegaron a grabar una conversación informal entre ambos con el Comisario de Economía Pierre Moscovici, en los minutos previos a un Eurogrupo, en la que, entre risas, se llamaba a De Guindos el “mejor amigo” de Varufakis. El español, mostrando su cordial diplomacia, cambiaba sin dificultad del inglés al francés según el interlocutor y todos reían cuando se decía que el griego resultaba atractivo para las mujeres.

Además de contar con el apoyo de Alemania, el ministro español de Economía juega el papel de moderado y evita hacer declaraciones altisonantes

El propio De Guindos pasó de exigir a Atenas los 26.000 millones que supuestamente España había prestado a bromear con que “Varufakis se sienta a mi izquierda”. La delegación griega ocupa esa posición respecto a la española en la mesa del euro. Aunque ahora ambos economistas ya no comparten pupitre, el amor a los colores rojiblancos les une. Varufakis es del Olympiacos y De Guindos del Atlético de Madrid. El griego no dudó en emplear esa pasión compartida en una de las múltiples reuniones que han deparado estos seis meses de negociaciones.

No sabemos si el fútbol limó asperezas, pero detrás de la menor presión que públicamente ha mostrado De Guindos sobre Grecia en las últimas llegadas a los Eurogrupos hay, sin duda, un objetivo político. Además de contar con el apoyo de Alemania, el ministro español juega el papel de moderado, evita declaraciones altisonantes, como el eslovaco Kazimir y su “pesadilla” del Grexit, y para tender puentes asegura que “la salida del euro no es el escenario central”.

España pedirá una votación transparente

Pese al rally negociador durante todo el fin de semana, extenuante, los 19 ministros del euro vuelven a verse las caras hoy. Hace días, un funcionario de una de las delegaciones nacionales exclamaba en medio de una conversación informal que “ya podíamos habernos quedado a vivir en Bruselas”. En menos de un mes ha habido una docena de Eurogrupos casi temáticos sobre la crisis griega.

La reunión del lunes es una cita fijada hace meses, no extraordinaria como las de las últimas fechas, y la votación para elegir al próximo presidente sigue en el menú. Sería prácticamente imposible posponerla ya que una semana después expira el mandato de Dijsselbloem. España quiere ganar una nueva batalla en esta guerra política y pedirá que el voto no sea secreto. Una votación transparente y pública para conocer a quién apoya cada ministro.

Madrid trata así de asegurarse el cumplimiento del pacto cerrado hace un año con las capitales europeas cuando se distribuyeron los puestos en la Unión tras las euroelecciones. España no apostó entonces por un cargo más importante en la Comisión Juncker para hacerse con la presidencia del Eurogrupo.

Jeroen Dijsselbloem. (Reuters)
Jeroen Dijsselbloem. (Reuters)

Guindos y el apoyo de los populares

Dentro del PP europeo podría imponerse la disciplina de voto a favor De Guindos. Si no hay una fuerte oposición por intereses nacionales, los 11 Gobiernos conservadores quizás terminen apostando por De Guindos. El PP europeo controlaría todos los puestos de relevancia en la UE excepto la presidencia del Europarlamento y la Alta Representación Exterior, ambos socialdemócratas.

Francia e Italia, gobernadas por el partido socialdemócrata, no ven con buenos ojos este movimiento. Pero desde las filas populares reconocen a El Confidencial que “no es nuestra culpa si sabemos negociar y si hace un año Mateo Renzi quiso imponer a Mogherini a toda costa para la Representación Exterior”. De nuevo, el PP europeo está dispuesto a mostrar su unidad interna.

Además, España hace tres años estaba en el borde del abismo financiero y el país ocupaba el vagón de cola de la economía europea. Hoy, pese al elevado nivel de paro, es la principal locomotora en cifras de PIB y podría cerrar el año rozando el 4% de crecimiento. Desde las filas conservadoras gusta vender a De Guindos como uno de los artífices de las políticas reformistas. En Moncloa y en el Ministerio de Economía simpatizan con este argumento.

España, sin peso en las instituciones

Hay otro argumento de peso para que Luis de Guindos cumpla su sueño, la infrarepresentación española en las instituciones europeas. Sin presencia en el Comité Ejecutivo del BCE, sólo tiene a Miguel Arias Cañete como Comisario de Energía. Holanda, país de origen de Dijsselbloem, tiene a Frans Timmermans como vicepresidente de la Comisión.

Hace apenas tres semanas Holanda ponía a otro peón en un puesto importante. El economista Alexander Italianer era nombrado nuevo secretario general de la Comisión. Si Dijsselbloem sigue como presidente del Eurogrupo, aseguran desde Economía, sería demasiada representación para un país con menor peso económico y demográfico que España.

Madrid obtuvo un acuerdo implícito para conseguir la Presidencia del Eurogrupo porque es la única de las grandes potencias sin cargo clave en las instituciones

Madrid obtuvo un acuerdo implícito entre las capitales europeas y la canciller alemana Angela Merkel para conseguir la ansiada Presidencia del Eurogrupo porque es la única de las grandes potencias europeas sin un cargo clave en las instituciones comunitarias.

Italia lidera el BCE y tiene a Federica Mogherini como alta representante exterior de la UE. Francia consiguió colocar a Pierre Moscovici como comisario de Economía. Los países del Benelux lideran la actividad política de la Comisión con el luxemburgués Jean Claude Juncker en la presidencia, y Polonia encabeza la pujanza de los nuevos socios del este con Donald Tusk al frente del Consejo Europeo.

De Guindos y Dijsselbloem cuentan sus apoyos

Como holandés, Dijsselbloem cuenta con el apoyo de Bélgica y Luxemburgo y los rumores en Bruselas apuntan que encabeza el recuento de votos frente al español. 11 a 8 eran las estimaciones de junio. Según ha podido saber El Confidencial, uno de los últimos socios del euro apostaría por que el holandés siguiese en su puesto para liderar la crisis griega.

Dijsselbloem ha viajado hasta Berlín, París o Roma para recabar el apoyo a su candidatura. También estuvo en Finlandia, donde se reunió con el excomisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, y con el actual ministro de Finanzas, Alexander Stubb, un político valorado en Bruselas pero que se ha significado demasiado como halcón contra Grecia en las últimas semanas.

Veremos si finalmente el voto es público o una urna decide el destino del español y si fructifica su sueño no reconocido de desembarcar en Bruselas

Luis de Guindos también ha realizado su tournée de votos. Estuvo en Berlín con el todopoderoso ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, para confirmar su apoyo. Y luego viajó hasta Finlandia y a Letonia, país que acaba de dejar la presidencia rotatoria de la Unión. Desde Atenas confirman que “desde luego no van a votar por Dijsselbloem”.

Veremos si finalmente el voto es público o una urna decide el destino del español y si fructifica el sueño no reconocido de desembarcar en Bruselas. En palabras del alto oficial comunitario, “la elección está aún lejos de producir un resultado claro”. En privado, en Economía evitan precisar si el conteo sigue en ese 11-8 desfavorable y se limitan a reiterar las palabras de De Guindos: “Los apoyos se tienen pero no se cuentan”.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios