Draghi mantiene la liquidez de emergencia a Grecia para no calentar más el referéndum
  1. Economía
crisis de grecia

Draghi mantiene la liquidez de emergencia a Grecia para no calentar más el referéndum

El BCE entiende que Atenas ya tiene suficientes problemas financieros. Por eso no ha querido echar más sal en la herida y deja las cosas como estaban a la espera de la consulta del domingo

Foto: El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. (EFE)
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. (EFE)

El Banco Central Europeo (BCE) entiende que Grecia ya tiene bastante con lo que tiene. Tras la histórica secuencia de acontecimientos de los últimos días, en los que se han agolpado la convocatoria del referéndum del 5 de julio,el corralito, el impago al Fondo Monetario Internacional (FMI) y la expiración del segundo rescate heleno en apenas 96 horas, la entidad capitaneada por Mario Draghi no ha querido echar más sal en la herida en este momento. [Siga en directo la última hora sobre la situación en Grecia]

La institución monetaria ha decidido dejar abierto el acceso de la banca griega a la Provisión de Liquidez de Emergencia (ELA, en sus siglas en inglés), el único recurso que les queda a las entidades para financiarse y el último nexo entre la Eurozona y Grecia, y mantener en los 89.000 millones de euros el dinero que pueden conseguir mediante este mecanismo. Pero no solo eso, sino que además tampoco ha modificado la valoración que aplica a la deuda pública griega que los bancos del país ponen comogarantíapara que se puedan financiar por esta vía.

El BCE, en resumen, ha dejado las cosas como estaban. Y no es poco, porque se temía que endureciera las condiciones de financiación -aumentando el descuento o haircut que aplica a la valoración de esa deuda, con lo que los bancos hubieran tenido que poner más colateralpara obtener el mismo dinero que antes- y hasta que incluso desconectara a la banca griega de la respiración asistida de la ELA. Pero no ha hecho ni lo uno ni lo otro, con lo que da a entender que, como el resto de las autoridades europeas, no actuará ni variará su posición actual hasta conocer el resultado del referéndum heleno del próximo domingo.

Desconectar a la banca helena de la ELA equivale a desconectar a Grecia del euro, y el BCE ha entendido que ahora es mejor esperar al referéndum

Draghi contiene así a la vertiente más dura del Consejo de Gobierno, que abogaba por bajar la persiana de la ELA a la banca griega. La misión de esta ventanilla de emergenciaconsiste en asistir de manera temporal a entidades que sean solventes pero que pasen por puntualesproblemas de liquidez. Tampoco puede servir para respaldar a un país. Tras los últimos acontecimientos -corralito, impago y fin del rescate-, la impresión es que el BCE está apurando al límite -o incluso superando- la jurisdicción de la ELA, de ahí que se temiera que este miércoles endureciera su postura.

Sin embargo, la entidad ha optado por ser prudentey esperar al referéndum. Consciente de que desconectar a la banca helena de este recurso equivale a desonectar a Grecia del euro y de las graves implicaciones institucionales y políticas que esa decisión desencadenaría, el BCE ha entendido que, llegados a ese punto, mejor esperar unos días que precipitar los acontecimientos y ser acusado de abandonar su perfil técnico yentrometerse en el terreno político.

Creciente protagonismo

Lafinanciación del BCE a la banca helenaestá adquiriendo un papel protagonista en la última fase de la crisis griega. A comienzos de febrerode este año, el BCE anunció que dejaba de aceptar la deuda pública helena como colateral para sus operaciones de financiación, pero dejaba abierto el cauce de la ELA.

Entonces, las entidades helenas podían conseguir hasta 60.000 millones de euros mediante esta ventanilla de urgencia. Pero a partir de entonces, y ante la persistentefuga de depósitos y la creciente dificultad de los bancos para llegar al final de cada jornada, el BCE ha ido elevado esa cantidad de manera continua, hasta el punto deque ahora asciende a esos 89.000 millones de euros.

Es más, la relevancia de la conexión con la ELA llevó incluso a Draghi a advertir al ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, que dejara de hablar del impago del país, porque eso podría ser interpretado como que su banca iba a dejar de ser solvente, con lo que al BCE no le hubiera quedado más remedio que retirar a la banca de la ventanilla de emergencia.

Y ahí, en esos 89.000 millones de euros, han quedado las cosas. El pasado domingo anunció que mantenía abierto el acceso a la ELA, pero que no elevaba el volumen. Esta decisión tuvo un efecto inmediato, porque empujó a las autoridades griegas a establecer controles de capitales. O lo que es lo mismo, el famoso corralito. Y este seguirá vigente mientras el BCE no amplíe el dinero disponible a través de este recurso de urgencia. Pero para eso, o para una situación aún más dramática que acerque el Grexit, habrá que esperar al lunes. Referéndum mediante, claro está.

Crisis en Grecia Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi Grecia Rescate de Grecia ELA Eurozona
El redactor recomienda