grecia rechaza la propuesta

Francia y Alemania tientan a Grecia con 15.500 millones para evitar la bancarrota

Alemania y Francia han presentado una nueva propuesta. Ofrecen a Grecia 15.500 millones -muchos de ellos ya comprometidos- a cambio de que Atenas apruebe una dura reforma de las pensiones

Foto: La canciller alemana, Angela Merkel, junto al primer ministro griego, Alexis Tsipras. (Reuters)
La canciller alemana, Angela Merkel, junto al primer ministro griego, Alexis Tsipras. (Reuters)

Dinero a cambio de estampar una firma. Eso es lo que han ofrecido los líderes de Alemania y Francia, que han puesto a disposición de Grecia más de 15.000 millones en ayudas (muchas de ellas estaban congeladas) en un intento de última hora para convencer al primer ministro griego, Alexis Tsipras, de que acepte una dura reforma de pensiones.

La respuesta del político izquierdista griego, según un responsable de su país, fue que no podía entender por qué los acreedores trataban de imponer condiciones tan duras a cambio de dinero para evitar una inminente suspensión de pagos y dañar a la zona euro. El intento franco-alemán fue estéril. Grecia no cedió.

La canciller Angela Merkel y el presidente François Hollande, cuyos países son los principales acreedores de Atenas, celebraron un encuentro privado de 45 minutos con Tsipras antes de la sesión final de una cumbre de la Unión Europea en la que analizaron los detalles de una financiación inmediata para Grecia si firma el acuerdo, informa Reuters. Hoy se volverá a reunir el Eurogrupo.

El servicio de estudios de Bankinter ha calculado que el riesgo de la Eurozona con Grecia se sitúa en casi 400.000 millones de euros, incluyendo todos los préstamos de la troika y la liquidez que proporciona el BCE a los bancos griegos a través de la ELA (fondos de emergencia) y el llamado Target2 (el sistema mayorista de liquidación que utilizan los bancos centrales para sus operaciones).

En concreto, 131.000 millones procederían de la Facilidad Europea de Estabilidad Financiera (EFSF por sus siglas en inglés), unos 53.000 millones de préstamos bilaterales, 25.000 millones en bonos, unos 85.000 millones de la ELA y 99.000 millones del Target2. En total, 393.000 millones, de los que unos 26.000 millones, como señaló el ministro De Guindos, corresponden a España

El presidente francés, François Hollande. (Reuters)
El presidente francés, François Hollande. (Reuters)

Los acreedores establecieron los términos en un documento enviado a Grecia el jueves y fue visto por Reuters el viernes. Decía que Grecia podría contar con 15.500 millones de euros de la UE y el FMI en cuatro desembolsos para llegar hasta finales de noviembre, incluyendo 1.800 millones de euros para el martes, en cuanto el parlamento en Atenas apruebe el plan. El total es ligeramente superior a lo que Grecia necesita para atender su deuda en los próximos seis meses, pero no contiene nuevos fondos.

Una fuente francesa dijo que Merkel y Hollande discutieron las diferencias sobre las reformas que Grecia tiene que aceptar, centradas en la reformas de las pensiones, el mercado laboral y el aumento del IVA además de una extensión del programa de rescate y la financiación de Atenas.

Merkel y Hollande dijeron que el encuentro de emergencia del sábado entre ministros de Finanzas de la zona euro sería decisivo para sellar un acuerdo antes de que Grecia tenga que hacer un pago clave al FMI, para el que el gobierno ha dicho que carece el dinero. "El encuentro del sábado es crucial porque estamos en vísperas de una fecha, el 30 de junio, cuando las autoridades griegas tienen que cumplir una obligación de pago", dijo Hollande en conferencia de prensa."También es crucial porque hay parlamentos que tienen que reunirse para que haya un acuerdo".

Los ministros del Eurogrupo se verán a las 14 horas de este sábado y se preguntará a Grecia si acepta una oferta revisada de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, dijo un responsable de la zona euro.

'Plan B' para Grecia

Si Grecia se niega, los ministros pasarán a discutir un "Plan B", de preparativos para limitar el daño de un default griego a los bancos griegos y otros países y mercados de la zona euro, dijo el responsable. Sin embargo, Merkel y Hollande no han querido hablar públicamente de un "Plan B", afirmando que sus esfuerzos se concentran en conseguir un acuerdo para mantener a Grecia en la zona euro. En público, Berlín mantuvo la presión sobre Atenas para que ceda, diciendo que ahora un avance depende del gobierno griego.

Los responsables dijeron que las discusiones para reconciliar las posiciones de los acreedores y los griegos continuaban entre bambalinas, incluso a pesar de que Grecia sigue denunciando las propuestas de los prestamistas.

Varufakis ha vuelto a criticar la estrategia de los acreedores diciendo que sus demandas de recortes de pensiones ponen a Grecia en una posición imposible

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, volvió a criticar la estrategia de los acreedores en una entrevista del viernes con una radio irlandesa, diciendo que sus demandas de subidas de impuestos y recortes de pensiones como condiciones para ampliar la ayuda ponían a Grecia en una posición imposible.

"Estoy en contra de subir el impuesto de sociedades, pero otra vez, estoy en contra de subir el impuesto a los hoteles y en contra de recortar las pensiones de personas que viven por debajo de la línea de pobreza", dijo Varufakis. Un millón de familias, según Varufakis, vive de las pensiones de los mayores.

Los ministros de Finanzas de la zona euro están divididos sobre si un default necesariamente llevaría a Atenas a dejar el bloque de la moneda única de 19 países, lo que socavaría el principio de que la pertenencia es irrevocable.

Un impago de los 1.600 millones de euros al FMI el martes podría detonar una fuga de depósitos bancarios, controles de capitales para limitar la salida de depósitos y posiblemente la emisión de pagarés o una moneda paralela.

Documentos confidenciales elaborados por los acreedores de Grecia y vistos por Reuters mostraron que la deuda del país seguirá siendo sostenible, incluso bajo el peor de los escenarios considerados por el FMI, si los vencimientos de los créditos de la zona euro se extienden y se reducen los tipos de interés, sin necesidad de una quita.

Los cálculos son considerados como cruciales para convencer a los legisladores alemanes de que acepten el desembolso de asistencia.

Tsipras y Varufakis han insistido hasta ahora que un compromiso para aliviar la deuda es esencial para que Grecia acepte cualquier acuerdo, mientras que Alemania y sus aliados se han negado hasta ahora a discutir la cuestión hasta que Atenas aplique el programa de reformas para completar su actual rescate.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios