'COMPRA' LAS RECETAS DEL FMI

El BdE presiona a Rajoy y reclama aumentar el IVA y revisar la cobertura del paro

La subida del IVA y de otros impuestos no es la única receta del FMI que 'compra' el BdE. En concreto, sugiere nuevas reformas en el mercado de trabajo para incrementar los incentivos al empleo estable

Foto: El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. (EFE)
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. (EFE)

Lo dice con claridad el Banco de España en su informe anual: “Podría considerarse aumentar el peso relativo de la imposición indirecta (ampliación de las bases del IVA, incremento de impuestos especiales y fiscalidad medioambiental) y racionalizar la amplia gama de deducciones, bonificaciones y reducciones que erosionan la capacidad recaudatoria de los impuestos, en línea con las propuestas de los expertos y de los organismos internacionales”. Es decir, el banco central se suma al reciente informe de los expertos del FMI, que reclaman una nueva vuelta de tuerca a la imposición indirecta y medioambiental.

Más ingresos a costa del contribuyente, pero, también, menos gasto público. Y en concreto, el Banco de España reclama que “frente a eventualidades” que hiciesen necesario reforzar el plan de reducción del déficit público, “parece razonable revisar las partidas de gasto público e identificar las que tienen mayor impacto sobre el crecimiento”.

Es decir, más presión fiscal (no menciona la posibilidad de compensar esos incrementos con reducciones de la imposición directa -IRPF-) y, al mismo tiempo, nuevos recortes con el objetivo de reducir la ratio de deuda pública sobre PIB (cerca ya del 100%).

La subida del IVA y de otros impuestos no es la única receta del FMI que 'compra' el Banco de España. Y en concreto, sugiere nuevas reformas en el mercado de trabajo en una dirección: el incremento de los incentivos al empleo estable, reduciendo la brecha que separa las condiciones de terminación de las distintas modalidades de contratación y fomentando una mayor continuidad entre ellas.

El Banco de España no menciona expresamente la posibilidad de instaurar el contrato único, pero lo que sugiere es muy parecido. Lo que dice el gobernador Linde es que el recurso a la contratación indefinida “sigue siendo débil”, a pesar de los cambios introducidos para favorecer este último tipo de contratación. Y recuerda que una elevada temporalidad acaba configurando un mercado laboral con una “excesiva volatilidad del empleo y tiene efectos negativos sobre la productividad”. Fundamentalmente, a través, de los escasos incentivos que la excesiva rotación laboral genera para la inversión en capital humano y tecnológico.

Sorpresa regional

Al Banco de España le llama la atención las enormes diferencias entre regiones en cuanto tasas de desempleo. Y su conclusión es que ello se debe a a la escasa movilidad geográfica. Es decir, hay pocos incentivos para cambiar de localidad en busca de empleo. Pero también a “ineficiencias en el sistema de prestaciones por desempleo”. Es decir, que la cobertura del paro dificulta crear puestos de trabajo, según Linde. El otro factor relevante tiene que ver con el funcionamiento del mercado inmobiliario. Mucha vivienda en propiedad y poca en alquiler.

En todo caso, se muestra muy satisfecho con los resultados de la reforma laboral, toda vez que “en los últimos años”, la moderación de los costes laborales está siendo superior a lo que puede explicarse por la evolución de sus factores determinantes, lo que podría atribuirse, asegura, al efecto de los cambios, “en particular de aquellos que han permitido una mayor respuesta de los salarios a la situación cíclica”

Aun así, reclama un “mayor grado de flexibilidad” en la formación de los salarios que permita que los ajustes transcurran a través de los precios relativos y reducir su impacto sobre la actividad económica y el empleo. Y es aquí cuando saca del cajón una vieja receta: “Desde este punto de vista”, sostiene, “resulta importante evitar el retorno a prácticas de indexación salarial ya superadas”.

El Banco de España recuerda que los costes laborales unitarios (CLUs) se redujeron por quinto año consecutivo, lo que provocó un nuevo ajuste de costes relativos con respecto a la eurozona. La intensidad del ajuste, en todo caso, se está atenuando, en parte como consecuencia de la minoración del ritmo de avance de la productividad.

El BdE, igualmente, duda de la eficacia de las bonificaciones a la creación de empleo, y en concreto, considera que el peso de las bonificaciones a la contratación en el conjunto del gasto en políticas activas es “muy elevado”. Su impacto sobre las posibilidades de empleo de los colectivos más desfavorecidos es “incierto”, asegura. De ahí que proponga “una evaluación y reordenación del conjunto de bonificaciones existentes”, como la prevista en el Programa Nacional de Reformas 2015.

Un pobre sistema educativo

Respecto de las reformas estructurales, el Banco de España vuelve a tirar de hemeroteca. Y en este sentido, recuerda que las principales barreras para ensanchar la oferta tienen que ver con problemas regulatorios, con un tamaño medio empresarial demasiado reducido, con la limitada movilidad geográfica y sectorial del empleo, con un cierto desajuste educativo entre oferta y demanda de trabajo y con una capacidad de innovación reducida.

Según el BdE, la economía española se caracteriza por presentar un nivel de stock de capital tecnológico significativamente más reducido que el de otros países desarrollados. En concreto, su peso en el PIB se situó un 25% por debajo de la media de los países del área del euro en 2012. Lo achaca a aspectos como la formación de los trabajadores, el excesivo peso de las empresas de tamaño reducido, que habitualmente presentan una propensión a innovar inferior, y el limitado desarrollo de mercados financieros alternativos, como el de capital-riesgo, ampliamente utilizado en otros países por nuevas empresas de base tecnológica. Además, se observa una reducida capacidad de absorción tecnológica por parte de las empresas españolas. Por último, el sistema público de investigación se caracteriza por “un tejido muy fragmentado y con escasa conexión con el sistema empresarial”.

En relación a la financiación de la economía, el Informe Anual recuerda que la distancia entre los costes de financiación en España y en otros países del área del euro “continúa siendo importante en algunos segmentos”, singularmente en aquellos en los que los riesgos de los prestatarios son más acusados, como los créditos al consumo y los préstamos a empresas por cuantías inferiores al millón de euros.

Las mejoras en las condiciones de financiación no tiene que ver con el proceso de desapalancamiento de empresas y familias. Para el Banco de España, el principal motor del proceso de desendeudamiento privado fue, un año más, la contracción del crédito bancario. Destaca, sin embargo, el hecho que en 2014, y por primera vez desde que se inició la corrección, tuvo lugar “una significativa moderación de las tasas de retroceso de los préstamos bancarios a empresas y familias”.

El endeudamiento público, por el contrario, ha seguido creciendo de forma intensa. Y el informe recomienda al Gobierno que asegure el “estricto cumplimiento de los mecanismos de alerta temprana que contempla la Ley de Estabilidad Presupuestaria”. Es más, propone que en los casos en que se produzcan “desviaciones recurrentes”, se activen los pasos correctivos que establece la ley, como ha sugerido la Autoridad Fiscal Independiente (Airef).

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios