Es noticia
El FMI secunda al Gobierno y sugiere que Podemos pone en peligro la recuperación
  1. Economía
insiste en acometer reformas adicionales

El FMI secunda al Gobierno y sugiere que Podemos pone en peligro la recuperación

En el informe sobre las perspectivas económicas para España, el FMI pide reducir la dualidad en el mercado de trabajo y defiende un contrato único con costes de despido en función de la antigüedad

Foto: Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI). (EFE)
Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI). (EFE)

Espaldarazo del FMI al Gobierno. O para ser más exactos, a la estrategia del presidente Rajoy, que en las últimas semanas (sobre todos tras las elecciones del 24-M) no se ha cansado de asegurar –en clara referencia a un hipotético Gobierno de izquierdas–que el PP es la garantía de la recuperación. Otro Ejecutivo de distinto signo, en su opinión, supondría un freno a las reformas.

Ahora, y en esa línea, y sin citar a Podemos, lo que dice el Fondo Monetario Internacional es que “una reversión de las reformas del pasado crearía incertidumbre y podría frenar la recuperación, sobre todo si el entorno externo se deteriorara”. Esta coletilla ha estado ausente de los últimos informes del Fondo sobre España, y no parece ajena al momento políticoque vive el país.

Para el FMI, reformas como la del mercado laboral y el crecimiento moderado de los salarios “han apoyado el empleo y ayudado a España a recuperar competitividad perdida durante el auge previo a la crisis”. Igualmente, la Ley de la unidad de mercado ha comenzado a abordar algunos de los obstáculos para que las empresas crezcan y aumenten la productividad.

De la misma manera, los progresos alcanzados por la reforma del sector financiero, con el apoyo del Mecanismo Europeo de Estabilidad, ha sido confirmado por el resultado positivo de la evaluación integral del BCE. Mientras que “continúa la consolidación fiscal”, lo que ha tranquilizado a los mercados y aumentado aún más la confianza. “Estos esfuerzos colectivos de la sociedad española”, sostiene, “son la base sobre la que se ha construido la recuperación”.

Ni una palabra a Podemos –con quienes re reunieron los redactores del documento–, ni al PSOE. Pero en síntesis la evaluación que hace el FMI sobre la economía española es un calco de lo que dice el Gobierno. Sólo hay una abierta discrepancia en relación al llamadocontrato único, la vieja idea de avanzar hacia un sólo tipo de relación laboral eliminando la causalidad en el momento del despido.

Tres prioridades

- Aumentar el crecimiento a largo plazo y hacerlo más inclusivo: garantizar una mayor diferenciación de salarios entre empresas para reflejar mejor sus circunstancias específicas, mejorar la formación de los parados de larga duración y aumentar la productividad de las numerosas pymes mejorará las perspectivas de un crecimiento más elevado e inclusivo, aumentando las posibilidades de empleo, especialmente entre los jóvenes.

-Deuda privada. Las empresas, y en menor medida los hogares, asegura el FMI, se han desapalancado “significativamente”, pero los niveles de endeudamiento siguen siendo elevados. De ahí que reclame continuar reduciendo este legado de deuda con el objetivo de permitir apoyar la inversión y el crecimiento. Ayudando, al mismo tiempo, a reducir la elevada posición de inversión internacional neta negativa (deuda exterior).

Y en tercer lugar, anclar la confianza. Una consolidación fiscal, dice el Fondo, sostenida y gradual apoyará el crecimiento y dará confianza en los mercados.

En este sentido, afirma que “todavía existe un amplio margen para adoptar medidas que aumenten la creación de empleo. “Medidas adicionales en esta dirección no solo permitirán reducir el elevado desempleo, sino que también mejorarán el potencial de crecimiento de España a largo plazo. Entre los pasos para alcanzar este objetivo se incluyen:

- Establecer las condiciones laborales adecuadas: la reforma de 2012 ha ampliado las posibilidades de que trabajadores y empresarios ajusten los salarios y las horas trabajadas. Es importante que se haga uso de esta mayor flexibilidad, asegura, para “promover el empleo en las épocas de crecimiento y protegerlo durante las épocas de crisis”. En el medio plazo, mantener el crecimiento de los salarios en línea con la productividad y la competitividad externa, “es un elemento clave para la creación de empleo”.

Para lograr estos objetivos, se propone reducir la dualidad: los nuevos incentivos a la contratación indefinida, asegura, son prometedores, pero el coste de despido de los trabajadores indefinidos sigue siendo muy alto en relación con el de los trabajadores temporales, “y es necesario reducir esta brecha”, afirma. Esto también podría conseguirse, por ejemplo, mediante la introducción de un contrato único con costes de despido en función de la antigüedad en sectores sin elevada rotación estacional. Reducir las incertidumbres legales y administrativas en los despidos colectivos y simplificar la aplicación de criterios objetivos para los despidos procedentes serviría también para apoyar la contratación indefinida, reclama al Gobierno.

Sobre el déficit público, el FMI insiste en sus viejas recetas. Pero en esta ocasión, y debido a los mayores ingresos derivados de la recuperación, reclama que se destinen a mejorar el desequilibrio fiscal en lugar de a aumentar el gasto. En concreto, sugiere que los ingresos extraordinarios derivados de los bajos tipos de interés, de un crecimiento mayor del esperado y de la reducción de presiones deflacionistas “deberían utilizarse para reducir más el déficit y garantizar una trayectoria decreciente de los niveles de deuda”. Para ello, pide un esfuerzo coordinado entre todos los niveles de la administración con “medidas más ambiciosas y mejor especificadas que las previstas actualmente”.

Un incremento de los impuestos especiales y medioambientales, sugiere, y una gradual reducción de los tratamientos privilegiados en el IVA “permitirían mejorar la recaudación a niveles más próximos a los de otros países europeos”.

A nivel regional, insiste, podrían obtenerse ahorros fiscales adicionales - por ejemplo mediante la reducción de costes en la provisión de servicios de sanidad y educación. Es decir, el copago, en línea con lo que fue recomendado por el Comité de Expertos para la Reforma Fiscal el año pasado, aumentando la responsabilidad de las comunidades autónomas en estos servicios.

Fondo Monetario Internacional (FMI) Reforma laboral
El redactor recomienda