josé luis escrivá, presidente de AIREF

"Es probable que en 2015 las CCAA se desvíen significativamente del objetivo de déficit"

No lo tiene fácil. Pero la Autoridad Fiscal está decidida a ser más conocida y respetada. Por el momento, reitera su advertencia de que cumplir el objetivo de déficit para este año no será fácil

Aún no resulta del todo familiar. Pero sus responsables están decididos a que su nombre cada vez suene más. Sobre todo entre la ciudadanía, porque su misión consiste en vigilar qué hacen quienes manejan los dineros públicos y si las previsiones económicas gubernamentales resultan razonables. Se trata de la Autoridad Independiente de la Responsabilidad Fiscal (AIReF), un organismo surgido al abrigo del famoso Memorándum de Entendimiento firmado en 2012, es decir, el contrato suscrito para que España recibiera el dinero para el rescate bancario pedido aquel año. 

Su presidente, José Luis Escrivá, es muy consciente del reto que asumió cuando accedió al cargo en enero de 2014. Había que crear y lanzar una institución nueva que fiscalizara la actuación de las Administraciones Públicas y del Ejecutivo. Pero no solo eso, sino que además debe ser independiente, porque solo la preservación de esta característica le permitirá desempeñar su trabajo.

"Tal vez será por mi vocación de banquero central, pero no creo que nadie ponga en duda mi independencia", subraya Escrivá. Su paso por el Banco de España, por el Instituto Monetario Europeo, por el Banco Central Europeo o por el Banco Internacional de Pagos constata esa vocación, así como su dilatada experiencia, en la que también figura que fue el director del servicio de estudios de BBVA. 

Sobre la función de la AIReF, reconoce que su influencia vendrá determinada por su "reputación", de ahí que recalque la necesidad de hacer bien su trabajo. ¿Y en qué consiste? "La AIReF tiene como misión principal garantizar que el principio de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad incardinado en el artículo 135 de la Constitución se materialice y que se despliegue en todas las Administraciones", precisa. Y añade: "Para ello dispone de varios instrumentos y tiene que hacer una evolución continua del proceso presupuestario de las distintas Administraciones y evaluar el desempeño de la Seguridad Social, de las Administraciones territoriales y las previsiones macroeconómicas del Gobierno para los presupuestos y el programa de estabilidad de España". 

"Esfuerzo considerable"

Es decir, si AIReF detecta que no se va a cumplir el objetivo de déficit público o que el Ejecutivo lanza unas previsiones irrealizables, debe poner en marcha los mecanismos que tiene a su alcance para lanzar la voz de aviso. ¿Y cómo van las cosas este año? De momento, Escrivá es cauteloso. Precisa que hasta el 15 de julio -porque así lo dicta la ley- no se podrá pronunciar con respecto al déficit público, pero insiste en el mensaje de que el compromiso del 4,2% establecido para este año es "muy exigente"

 

En su opinión, los riesgos de incumplimiento pueden venir de la Seguridad Social y las Comunidades Autónomas, aunque reconoce que sus desviaciones pueden verse corregidas por los Ayuntamientos y la Administración Central. En todo caso, conseguir ese 4,2%, desde el 5,7% de 2014, "requerirá un esfuerzo considerable de todos los niveles de la Administración". 

Con respecto a la deuda pública, que ya alcanza el 99% del Producto Interior Bruto (PIB), afirma que "es sostenible" porque sus cálculos recogen que descenderá en los próximos años, con lo que se situará en niveles más manejables. 

Más claro el corto que el medio plazo

Con respecto a las previsiones recientemente revisadas al alza por el Gobierno, que pronostica un crecimiento del 2,9% en 2015, Escrivá matiza que el trabajo de AIReF no incluye realizar previsiones. Lo que han hecho, eso sí, es crear un modelo -que responde a las siglas MIPRED- que les permite seguir muy de cerca el comportamiento de la economía, con lo que a partir de ahí cuentan con una información más detallada para valorar tanto el comportamiento de la economía como las previsiones gubernamentales.

“Nosotros no hacemos previsiones", insiste, "pero sí que hemos dicho que la previsión del Gobierno para 2015 del 2,9% está sometida a riesgos al alza, es decir, es más probable que esté por encima a que esté por debajo", asegura. Por tanto, crecer por encima del 3% no es descabellado

Otra cosa es lo que vaya a pasar en los siguientes años. Desde AIReF han "avalado" las tasas de crecimiento recogidas en el Programa de Estabilidad 2015-2018, según las cuales España crecerá un 3% en 2017 y 2018, pero con algunos matices. "Hemos determinado que el conjunto de supuestos externos que subyacen a esas previsiones son muy favorables, y que su materialización conjunta puede ser complicada de tal forma que esas previsiones tienen riesgos a la baja y esos riesgos hemos concluido que pueden ser más elevados según nos vamos alejando en el tiempo del momento actual a 2018”.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios