el país se enfrenta a un colapso financiero

La cruel cuenta atrás de Grecia

Lo que no mejora, empeora. Y la crisis griega, que empezó hace cinco años, amenaza con empeorar hasta el extremo si no alcanza un acuerdo con Europa de manera inmediata

Cinco años y un mes después, el reloj sigue corriendo en contra de Grecia. Una prolongada y cruel cuenta atrás que, ahora sí que sí, apura sus últimos momentos. Porque la situación ya es límite: o el país alcanza un acuerdo ya mismo con Europa o se expondrá a un auténtico colapso financiero, manifestado en un corralito -control de capitales-, el impago de la deuda pública -default- y, en última instancia, incluso en la salida del euro -el ya famoso Grexit-.

Lo curioso es que nadie desea un final así para la cuenta atrás. Porque ni Grecia quiere dejar el euro -más del 70% de la población está favor de permanecer en él- ni la Eurozona quiere quebrantar un principio tan clave para su futuro como es el de la irrevocabilidad del euro. Hasta la fecha, se daba por hecho que nadie abandonaría el club del euro una vez entrado en él; si Grecia rompiera este principio, sentaría un precedente que inquieta a las autoridades europeas por los efectos secundarios que puede provocar.

Pero aunque nadie lo desea, el accidente financiero de Grecia aguarda a la vuelta de la esquina. Su ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, ya ha reconocido que la posición de liquidez de Grecia es "terriblemente urgente". Vamos, que apenas le queda dinero para afrontar sus compromisos financieros. Y con unos vencimientos por valor de 6.400 millones de euros esperando en junio, Atenas no podrá pagarlos salvo que selle antes un acuerdo con sus acreedores: la Eurozona, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Si lo alcanza, recibirá de inmediato 7.200 millones de euros y se abrirá un nuevo proceso negociador; si no, el corralito y el impago alargarán su sombra.

Si la situación es tan desesperada, ¿por qué no se termina de cerrar un acuerdo que se lleva negociando desde el 20 de febrero, cuando Grecia y sus acreedores acordaron prorrogar hasta el 30 de junio el rescate que venía el 1 de marzo? Porque Europa pide al Gobierno de Syriza que cumpla los compromisos de ese rescate, sobre todo en aspectos como el mercado de trabajo, las pensiones o el aumento del IVA, mientras que el Ejecutivo de Alexis Tsipras se resiste a traspasar lo que considera que son unas líneas rojas.

Y mientras este tira y afloja se eterniza, los días pasan, las reuniones se suceden, Grecia vuelve a la recesión, el dinero se le acaba a Atenas, el acuerdo no llega, la cuenta atrás sigue en marcha... y cada vez queda menos tiempo.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios