FORO EC-BDO

"No es posible tener el cerebro de Churchill y el cuerpo de Marilyn Monroe"

Cuatro economistas discuten en este foro sobre si es necesario un nuevo modelo productivo para España y en quién fijarse para ello

La pregunta es recurrente: ¿es necesario un nuevo modelo productivo? Cuatro economistas, José Luis Feito, Emilio Ontiveros, José Ignacio Conde-Ruiz y Rafael Pampillón ofrecen sus respuestas en un debate patrocinado por BDO, en la que participó su presidente Alfonso Osorio, celebrado en la sede de El Confidencial.

Casi dos horas de acalorada discusión que dan como resultado una proposición: los modelos productivos deben ser coherentes (no pueden tener el cerebro de Churchill y las piernas de Marilyn Monroe, se dice de forma irónica). No caben soluciones mágicas, pero sí es necesario disponer de herramientas para fortalecer la productividad de la economía generando mayor valor añadido. Y también mayor ahorro mejorando, al mismo tiempo, la política educativa. Estas son las opiniones.

Para el presidente del Instituto de Estudios Económicos, José Luis Feito, es "falaz" el discurso sobre el cambio de modelo productivo, porque se pierde en lugares comunes y recetas aparentemente mágicas de la noche a la mañana –"que a nadie se le habían ocurrido antes", afirma de forma sarcástica–. “Ese es un discurso que compra el populismo”, sostiene, y recuerda que hasta Podemos ha planteado crear un nuevo Ministerio para el cambio del modelo productivo.

José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos (Foto: Pablo López Learte)
José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos (Foto: Pablo López Learte)

 

 

En su opinión, puestos a poner negro sobre blanco las causas de los "ciclos salvajes" y "muy poco civilizados" que padece España, estas habría que buscarlas, fundamentalmente, en el mercado de trabajo. "Es la explicación de buena parte de las aberraciones de nuestro ciclo", afirma. Y subraya la combinación que provoca esta situación: el coste de despido, los convenios colectivos y las prestaciones por desempleo. En una palabra, en su opinión, el 90% de los problemas de la economía española tienen que ver con el mal funcionamiento del mercado de trabajo.

No caben soluciones mágicas, pero sí es necesario disponer de herramientas para fortalecer la productividad generando mayor valor añadido

“Lo que hace diferente a España respecto de otros países es básicamente la relación empleo-PIB”, asegura. Es decir, que “en España el PIB se cae como en otros lugares”, pero el empleo “se cae mucho más”. Y al contrario, cuando la economía crece se crean muchos más puestos de trabajo que en otros países. Esta es, en su opinión, la principal característica del mercado de trabajo español “desde que se crearon los contratos temporales en 1985”.

Alfonso Osorio, presidente de la consultora BDO (Foto: P. López Learte)
Alfonso Osorio, presidente de la consultora BDO (Foto: P. López Learte)

 

Patrón de crecimiento

Para el presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI), Emilio Ontiveros, la clave pasa por "inventariar y restaurar los daños que ha originado la crisis para generar un potencial de crecimiento mayor". A su juicio, esta crisis ha provocado daños en la formación de capital en todas sus vertientes: el capital fijo, el capital tecnológico, el capital humano y, de forma también fundamental, el capital social o la confianza de las instituciones. "Aquí se ha hecho mucho daño, desde las instituciones privadas, como las financieras hasta las públicas. Y el agregado de esos daños hay que restaurarlo", afirma. 

Para Ontiveros, lo relevante no es tanto crear un nuevo modelo productivo, sino mejorar nuestro patrón de crecimiento., aunque siempre teniendo muy claro “de dónde venimos”. Lo contrario, asegura, “sería un ejercicio de infantilismo académico”.

Para el presidente de AFI, lo que hay que tener bien claro es que “España debe caminar hacia un nuevo patrón de crecimiento menos intensivo en ventajas competitivas susceptibles de ser veladas por economías menos prósperas”.

Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI) (Foto: P. López Learte)
Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI) (Foto: P. López Learte)

 

José Ignacio Conde-Ruiz, subdirector de Fedea, destaca que "nadie pone en duda de que la recuperación está en marcha", sobre todo en lo que reflejan las estadísticas macroeconómicas. El PIB y el empleo están creciendo, pero sin olvidar que durante la crisis se ha perdido el 7% del PIB y que España aún tardará dos años y medio en recuperar el punto de partida, aunque la economía crezca como lo ha hecho en el cuarto trimestre.

Ahora bien, alerta de que persisten cuatro desequilibrios que amenazan con volver a repetir los errores del pasado. Ubica esos desequilibrios en un mercado laboral marcado por la elevada temporalidad y precariedad. Las empresas, asegura, se han acostumbrado a trabajar con empleo temporal como fórmula para ganar flexibilidad, destruyendo en muchos casos empleo de carácter indefinido.

En segundo lugar, una economía que en cuanto crece tiene querencia a hacerlo con déficits por cuenta corriente. Es decir, que cada vez que la economía vuelve a crecer aparecen fuertes desequilibrios (por el consumo y el aumento de las importaciones) que luego hay que corregir.

En tercer lugar, abultados déficits fiscales. “En este país”, sostiene Conde-Ruiz, “después de no sé cuántas subidas de impuestos seguimos teniendo el mayor déficit de Europa”, incluso con déficit primario (sin el pago de intereses), cuando “ni Grecia lo tiene”.  Y en cuarto lugar, una desigualdad  social manifestada en un "crecimiento que no está siendo inclusivo". 

José Ignacio Conde-Ruiz, subdirector de Fedea (Foto: P. López Learte)
José Ignacio Conde-Ruiz, subdirector de Fedea (Foto: P. López Learte)

 

El profesor Pampillón subraya la importancia de las reformas planteadas por la Alemania de Schröder y la capacidad estadounidense competir en el mundo

Aunque Rafael Pampillón, profesor de Economía en el IE Business School, coincide que persisten esos desequilibrios, matiza que se "están reduciendo". Desde su perspectiva, España ya ha "cambiado el modelo productivo", con más exportaciones, de mayor calidad y más intensivas en capital. 

Empresarios y crecimiento

“Los empresarios”, asegura, “al ver que no podían vender aquí se han lanzado a vender fuera”. Y pone como ejemplo que si en 2007, al comienzo de la crisis, las exportaciones de bienes y servicios representaban el 24% del PIB, ahora suponen el 32%. España, en su opinión, ya no exporta sólo turismo, también informática, servicios telefónicos, construcción o ingeniería. Para el profesor Pampillón, son las empresas, y no los Gobiernos, las que han protagonizado el cambio de modelo productivo. “Las empresas se han internacionalizado”, concluye.

Rafael Pampillón (profesor IE Business School) (Foto: P. López Learte)
Rafael Pampillón (profesor IE Business School) (Foto: P. López Learte)

 

Con respecto a los espejos en los que puede mirarse España, el profesor Pampillón subraya la importancia de las reformas planteadas por la Alemania del canciller Gerhard Schröder y la capacidad estadounidense de competir en el mundo.

Emilio Ontiveros resalta, por su parte, "la ausencia de prejuicios" y "el pragmatismo" con el que EEUU se enfrenta a los episodios de crisis como el sufrido en los últimos años, aunque también conviene fijarse en las economías nórdicas.

Por eso, desde su punto de vista, lo adecuado es tomar varias referencias, no una en exclusiva. Sin embargo, José Luis Feito discrepa, porque en su opinión eso es más fácil de plantear que de ejecutar. "No es posible tener el cerebro de Churchill y el cuerpo de Marilyn Monroe", expone de forma gráfica. 

De izq a der: Pampillón, Feito, Sánchez, Osorio, Conde-Ruiz, Ontiveros y Calvo durante el Foro Perspectivas EC - BDO (Foto: P. López Learte)
De izq a der: Pampillón, Feito, Sánchez, Osorio, Conde-Ruiz, Ontiveros y Calvo durante el Foro Perspectivas EC - BDO (Foto: P. López Learte)

 

Ahora bien, reconoce que uno de los problemas capitales de la economía española es el reducido tamaño de sus empresas. “Ahí tenemos un problema”, asegura. Y en esta línea, Conde-Ruiz, de Fedea, afirma que no tiene sentido la fiscalidad que soportan las empresas, en particular las pymes. “Yo pondría un único tipo y eliminaría todas las deducciones”, sostiene. Apunta que sin perder recaudación podría quedar por debajo del 20%.

Para Ontiveros, por su parte, lo fundamental es mejorar la educación y evitar la existencia de los “logreros”, aquellos que únicamente buscan las subvenciones públicas. Dicho en otros términos, que “las organizaciones empresariales reconozcan a los emprendedores y no tanto a los conseguidores de subvenciones”.

Feito insiste en que la causa de los problemas tiene que ver con el mercado de trabajo, y en particular con los costes de despido, que, en su opinión, son descomunales. Una negociación colectiva “sin sentido”, asegura, es el segundo problema del mercado de trabajo, y en tercer lugar un seguro de paro que ha acabado por convertirse en una renta “que no se controla y que se da a todo el mundo”.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios