andalucía, la región que más sufrió la recesión

La crisis ensancha las diferencias: las CCAA ricas se alejan de las pobres

La crisis económica ha afectado a todas las regiones. Pero a unas más que a otras. En particular a algunas de las más pobres, cuya riqueza relativa se aleja de aquellas con mayor nivel de renta

Foto: La crisis ensancha las diferencias: las CCAA ricas se alejan de las pobres

La recesión ha quedado ya atrás, pero sus consecuencias sobre el nivel de vida de los españoles siguen ahí. En particular, en las regiones más golpeadas por la crisis. Este es el caso de Andalucía, Canarias, Murcia y la Comunidad Valenciana, cuya renta per cápita ha caído de forma significativa desde 2007. No sólo en términos absolutos sino también relativos. En el lado opuesto se sitúan Castilla y León, País Vasco, La Rioja y Madrid, que han ganado peso en el reparto de la ‘tarta nacional’.

Los datos proceden de la Contabilidad Regional que cada año publica el Instituto Nacional de Estadística, y ponen de relieve cómo la crisis lo que ha hecho es ensanchar las diferencias regionales en coherencia con la estructura económica y social de cada comunidad autónoma.

Las regiones más ricas han tendido a mejorar su posición, mientras que las más pobres han empeorado su nivel relativo de prosperidad salvo algún caso aislado. Expresado de formas más precisa, mientras que en Andalucía el peso de su PIB per cápita ha caído un 4,2% entre 2007 y 2014 respecto de cómo ha evolucionado la media nacional, en las tres regiones ganadoras ha crecido en el entorno del 3%. Extremadura, con  el menor PIB per cápita de España (15.752 euros frente a una media de 22.780 euros), es la excepción.

La causa de esta evolución tiene que ver con el modelo productivo. Las regiones donde el peso de la industria y de los servicios de mayor valor añadido es más elevado, se han defendido mejor de los zarpazos de la crisis, algo que explica que las regiones del norte y Madrid hayan salido mejor paradas. Básicamente por el componente exportador. Por el contrario, las comunidades autónomas más dependientes de la construcción y del turismo que lleva aparejado el ‘ladrillo’ han salido de la crisis en peores condiciones.

Las regiones más dependientes del sector agrario, por el contrario, se han comportado mejor -este es el caso de Castilla y León o Extremadura- debido a que buena parte de sus rentas están garantizadas gracias a la Política Agraria Común (PAC). De hecho, el peso de la agricultura en su PIB ha crecido desde 2007. La construcción y las actividades financieras, por el contrario, han sido las actividades más castigadas.

Bancos y ‘ladrillo’

En el primer caso, con base 100 en 2007, se ha pasado de 134 a 82 puntos; mientras que la construcción se ha desplomado desde 131 puntos a 69, lo que revela la intensidad de la crisis. Precisamente, en los dos sectores que más tiraron de la actividad económica durante los años de expansión. En el primer caso por la evolución del crédito, y el segundo por la obra civil y la construcción residencial. 

¿Y cuánto ha costado la crisis en términos per cápita para el conjunto del país? Los datos del INE revelan que la renta per cápita  ha descendido en 1.113 euros desde 2007, que marca el inicio de la crisis. Dicho de forma más precisa, eso significa que se ha pasado de 23.893 euros a 22.780 euros con valores actuales (con inflación).

Si la lupa se pone sobre cada una de las regiones, lo que dicen las estadísticas es que en términos relativos el PIB por habitante de Comunidad de Madrid fue el año pasado un 36,1% superior a la media nacional; el de País Vasco, un 30,3% mayor, y el de la  Comunidad Foral de Navarra un 23,5% más elevado.

La comunidad autonóma más rica (Madrid) tiene una renta per cápita que duplica a la más pobre (Extremadura)

Por su parte, el PIB por habitante de Extremadura se situó un 30,9% por debajo del dato nacional, el de Andalucía un 25,9% y el de la ciudad autónoma de Melilla un 25,6%.

Esto quiere decir, que la comunidad más rica (Madrid) tiene una renta per cápita que duplica a la más pobre (Extremadura). Y nada indica que se vayan a producir cambios significativos en la posición de cada una de las comunidades autónomas pese a la existencia de múltiples fondos de cohesión territorial.

Los datos del INE aportan también luz sobre el viejo debate entre Madrid y Cataluña. Y lo que sostienen esas cifras es que si al comenzar la crisis el peso de Cataluña respecto del conjunto del territorio representaba el 18,8% del PIB, en 2014 ha escalado apenas una décima. En el caso del Madrid, ha pasado del 18% al 18,7%, lo que significa que todavía continúa por detrás. Sin embargo, se va acercando de forma evidente.

En todo caso, las dos comunidades se van a alejando del resto. El peso económico de Andalucía es el tercero más grande del país, pero también su población es mayor, lo que refleja que su riqueza relativa es sensiblemente menor. Y nada indica que se camine hacia la convergencia.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios