reunión de la reserva federal

Yellen abre la puerta a una subida tranquila de los tipos en Estados Unidos desde junio

La Fed ya no será "paciente" a la hora de considerar cuándo encarecerá el precio del dinero. No elevará los intereses en abril, pero crece la posibilidad de que dé ese paso en junio

Foto: La presidenta de la Fed, Janet Yellen
La presidenta de la Fed, Janet Yellen

Apunten esta fecha: 17 de junio de 2015. Puede ser el día en que la Reserva Federal (Fed), el banco central de Estados Unidos, dé un paso clave en el desmantelamiento de las históricas decisiones monetarias que ha decretado durante la crisis. Porque ese puede ser el día en el que acometa la primera subida de los tipos de interés desde junio de 2006 y en el que los saque del 0-0,25% en el que llevan congelados desde diciembre de 2008. 

Esta es la impresión que trasluce el comunicado con el que la entidad presidida por Janet Yellen ha despachado la reunión de política monetaria de marzo. Como se esperaba, la clave residía en si mantenía o no la palabra "paciente" para definir la actitud que podría mostrar a la hora de empezar a encarecer el precio del dinero. Y como ha prescindido de ella, abona el terreno para el primer repunte de los tipos. 

Eso sí, la propia Fed se encarga de templar los nervios desde el principio. Para que no cunda el pánico precisa que esa subida no se producirá en el siguiente cónclave monetario, que se celebrará los días 28 y 29 de abril. En la rueda de prensa posterior a la cita, Yellen ha jugado al despiste al asegurar que el incremento "no será necesariamente en junio, pero no se puede descartar". Y también ha precisado que dejar de ser paciente no implica volverse "impaciente"

Tendría una colosal carga de simbolismo que el repunte se produjera finalmente en junio. Porque fue en junio de 2004 cuando comenzó el último ciclo alcista de los tipos. Y fue en otro junio, el de 2006, cuando terminó. Sería casi poético que junio volviera a marcar un punto de inflexión en las condiciones monetarias estadounidenses. 

Aunque, sobre todo, lo que la Fed y Yellen han dejado claro es que cuando lleguen las subidas no serán aceleradas. Primero, porque así lo reflejan las propias previsiones de sus integrantes. En diciembre, 9 de los 17 miembros del banco central veían los tipos por encima del 1% a finales de 2015. Ahora, esa proporción se reduce a 4 de 17. 

La alargada sombra de la mesurada subida de los tipos de Greenspan se proyecta ahora sobre la Fed de Yellen

El terreno, por tanto, parece abonado para que Yellen protagonice su propia versión de la "mesurada" subida de los intereses que Alan Greenspan ejecutó entre 2004 y 2005, y a la que su sucesor, Ben Bernanke, dio continuidad hasta junio de 2006. Ahora le toca a la sucesora de Bernanke al frente de la Fed elevar el precio del dinero, y pretende hacerlo de forma tranquila porque teme que, tras más de seis años de medicina monetaria superexpansiva, un ciclo más acelerado arruine la recuperación y dispare la volatilidad en los mercados. 

Triple 'menos' en las previsiones

Además, la Fed siente que la situación económica tampoco exigirá más. De hecho, sus nuevas previsiones reflejan que este prevé menos crecimiento y menos inflación que antes. Si en diciembre situaba el crecimiento entre el 2,6 y el 3%, ahora lo modera al 2,3-2,7%. Y en el caso de la inflación, la horquilla del 1-1,6% de diciembre queda rebajada al 0,6-0,8%. 

En paralelo, la entidad monetaria también ve menos paro. En diciembre contemplaba un descenso del desempleo hasta el 5,2-5,3%, horquilla que ahora modera al 5-5,2%. 

Los mercados han cotizado que, en efecto, la Fed no tendrá razones para precipitarse. Esta sensación ha alentado las compras en Wall Street, con el Dow Jones recuperando los 18.000 puntos. Como las subidas no serán tan rápidas como se podría temer, el dólar se desinfla y el euro se aprecia un 2,5%, hasta los 1,087 dólares, aunque ha llegado a revalorizarse más de un 4%. Y lo mismo ocurre con los bonos estadounidenses a 10 años, cuya rentabilidad baja del 2,05 al 1,91%. 

El dólar capta el mensaje

Aunque lo que le ocurra al dólar excede de las competencias de la Fed, ya que los asuntos cambiarios corresponden al Tesoro estadounidense, la Fed no ha desaprovechado la oportunidad para lanzar su particular mensaje verbal contra la reciente fortaleza del billete verde. En concreto, ha aludido literalmente en su comunicado a que "el crecimiento de las exportaciones se ha frenado". Y Yellen ha remachado luego que entre las razones de ese descenso figura "probablemente un dólar más fuerte". También ha conectado la fortaleza del dólar con el enfriamiento de la inflación, que en febrero cayó a tasas negativas en EEUU por primera vez desde 2009. 

De este modo, Yellen ha incorporado al dólar al grupo de los riesgos que pueden empujar a la Fed a pensárselo dos veces antes de subir los tipos. Y sin aumentos en el precio del dinero, el billete verde se queda sin combustible para escalar tan rápido como lo estaba haciendo. 

 

Los mercados han entendido tanto esTos mensajes sobre la divisa como que, en efecto, la Fed no tendrá razones para precipitarse. Como consecuencia, el dólar se ha desinflado con fuerza. El euro se aprecia un 2,5%, hasta los 1,087 dólares, aunque ha llegado a escalar más de un 4%. Hay que remontarse justo seis años atrás, al 18 de marzo de 2009, para ver una subida diaria mayor del euro contra el dólar. Y esta referencia no es casual: aquel día la Fed anunció que ampliaba su primer programa de expansión cuantitativa (QE1) para incorporar 300.000 millones de dólares en compras de deuda pública y reforzar las adquisiciones de deuda hipotecaria y de agencias desde 600.000 hasta 1,45 billones de dólares. 

Al mismo tiempo, la tranquilidad transmitida por Yellen ha alentado las compras en Wall Street, con el Dow Jones recuperando los 18.000 puntos, y en la deuda pública, con la rentabilidad de los bonos estadounidenses a 10 años bajando del 2,05 al 1,91%. 

 

 

 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios