sentencia del tribunal europeo

La City gana al BCE: las cámaras de compensación no se mueven de Londres

En 2011, el BCE entendió que, dada su importancia financiera, las cámaras de compensación que operan en euros debían estar en la Eurozona. El Tribunal europeo le quita ahora la razón

Foto: Vista de la sede del BCE en Fráncfort
Vista de la sede del BCE en Fráncfort

Esta vez, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) no ha dado la razón al Banco Central Europeo (BCE). Mientras que en enero avaló la legalidad de las Operaciones Monetarias de Compraventa (OMT, en sus siglas en inglés), el truco con el que el presidente de la entidad, Mario Draghi, preservó el futuro del euro en 2012, en esta ocasión le ha quitado a la razón en el pulso que mantenía con Reino Unido por las cámaras de compensación (CCP, en sus siglas en inglés). 

Las cámaras de compensación adquirieron un protagonismo capital como suministradoras de financiación en los tiempos más duros de la crisis. Cuando el mercado interbancario se cerró a cal y canto, los bancos encontraron en ellas un recurso en el que obtener, a cambio de depositar unas garantías, una financiación que se había evaporado en los cauces habituales. Este papel estelar fue el que empujó al Banco Central Europeo (BCE) a imponer un marco de vigilancia en julio de 2011 mediante el que establecía que esas cámaras deberían "estar registradas jurídicamente en la zona euro".

Esta medida era un mazazo para la City, donde están radicadas plataformas como LCH Clearnet o CME Clearing, con lo que Reino Unido -e Irlanda- no tardó en presentar un recurso ante el Tribunal, que ahora ha fallado en su favor. En un comunicado difundido esta tarde, el BCE reconoce que "toma nota" de la sentencia y que, como puede recurrirla, "decidirá sus próximos pasos tan pronto como el análisis haya sido completado". 

El BCE dio ese paso en 2011 precisamente por la importancia creciente de las cámaras de compensación y contrapartida como plataformas de financiación y, por tanto, como canalizadoras de las decisiones monetarias de la entidad. Por tanto, y como prevención ante los efectos que podría provocar un fallo, reinvicaba ese marco de vigilancia que incluía esa domiciliación en suelo del euro.

Casi cuatro años después, el Tribunal "anula" ese marco, porque no considera al BCE competente en esta materia. "El BCE no dispone de la competencia necesaria para regular la actividad de los sistemas de compensación de valores, de forma que el marco de vigilancia, al imponer a las entidades de contrapartida central que intervienen en la compensación de valores financieros una exigencia de domiciliación en el seno de la zona euro, debe ser anulado por incompetencia", conluye. 

 

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios