Es noticia
Menú
Más sal en la herida... La deuda griega reporta 298 millones en intereses al BCE en 2014
  1. Economía
la eurozona, pendiente del acuerdo con grecia

Más sal en la herida... La deuda griega reporta 298 millones en intereses al BCE en 2014

El calendario tiene estas cosas. El Banco Central Europeo (BCE) publicó sus resultados de 2012 en febrero de 2013. En febrero de 2014 repitió la jugada con los datos de 2013

Foto:

El calendario tiene estas cosas. El Banco Central Europeo (BCE) publicó sus resultados de 2012 en febrero de 2013. En febrero de 2014 repitió la jugada con los datos de 2013. Y en 2015 no ha roto esta costumbre y este jueves anunció sus cuentas de 2014. Vamos, que es un hábito adquirido.Ahora bien, esta vez han llegado en un momento delicado, con Europa pendiente de alcanzar un acuerdo con Grecia que evite que se convierta en el primerpaís en abandonar el euro.¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Que las cifras comunicadas por la entidad presidida por Mario Draghi pueden echar más sal en el orgullo herido de Grecia.

La clave reside en que el BCEdetallalos intereses netos que le reporta la deuda pública helena que compró entre 2010 y 2012 bajo el Programa para el Mercado de Valores (SMP, en sus siglas en inglés) y que aún mantiene en cartera. En 2014, los intereses de la deuda helena fueron de298 millones de euros. Prolonga así su descenso desde los 654 millones de 2011, los555 millones de 2012 y los 437 de 2013, una secuencia que viene marcada porque por el camino vence parte de esa deuda y, por tanto, la tenencia de bonos helenos por parte del BCE disminuye. A finales del año pasado, la cartera de bonos griegos en manos del BCE tenía un valor nominal de 19.800 millones de euros.

Pero ese descenso difícilmente servirá de atenuante. En un contexto como el actual, en el que Grecia se enfrenta este viernes a una reunión extraordinaria del Eurogrupo –desde las 15 horas– que se promete clave para el futuro del país, la opinión pública helena no está para matices, sino que se quedará con que el BCE está haciendo negocio con su deuda. Más aún si se tiene en cuenta que, sumando esa cantidad a la proveniente de los bonos griegos que vencieron durante 2014, el BCE se ha encontrado con 1.900 millones de euros que tienen su origen en la deuda pública griega.

Estas cantidades resuenan en el orgullo del pueblo griego. Y esa es la razón por la que el Gobierno de Alexis Tsipras exige al BCE que devuelva a Grecia ese dinero, porque lo considera suyo.

De vuelta a Grecia

Pero hay matices que se deben incluir en la ecuación. En virtud del acuerdo alcanzado en 2012 para el segundo rescate de Grecia, los países confirmaron que su intención no era queel BCE y los bancos centrales nacionales hicierannegocio con la deuda helena. Por eso, acordaron que los beneficios que el BCE o los respectivos bancos centrales nacionales pudieran hacer con su cartera de bonos helenos tendrían un destino muy claro: Grecia.

Es decir, ni los intereses ni el principal de la deuda griega nutren las arcas de los europaíses, sino que regresan a Grecia. Con otro matiz: no es que el BCE o los bancos centrales financien a un país, algo que tienen prohibido, sino que es un acuerdo alcanzado por los Estados, que son los que devuelven después ese dinero a Atenas.En 2014, esa suma no solo serán esos 1.900 millones, sino que con las aportaciones de los bancos centrales nacionales podría ascender a 2.500 millones de euros.

Así ha sido desde entonces. Y según los cálculos de los economistas Zsolt Darvas y Pia Hüttl, del think tank europeo Bruegel, esos acuerdos reportarán a las arcas griegas 2.000 millones de euros este año –1.500 millones del BCD y 500 de los bancos centrales nacionales– y 1.700 millones en 2016 –1.100 millones del BCE y 600 millones de los bancos centrales–.

Sin embargo, todo ello depende de otro matiz... nada menor: que se mantengalo firmado en 2012. De lo contrario, las entregas de 2014 y de los siguientes años estarán en el aire, porque se habrá evaporado el marco que amparaba esas devoluciones. Una incógnita más pendiente de encontrarrespuesta en la reunión extraordinaria del Eurogrupo de este viernes.

El calendario tiene estas cosas. El Banco Central Europeo (BCE) publicó sus resultados de 2012 en febrero de 2013. En febrero de 2014 repitió la jugada con los datos de 2013. Y en 2015 no ha roto esta costumbre y este jueves anunció sus cuentas de 2014. Vamos, que es un hábito adquirido.Ahora bien, esta vez han llegado en un momento delicado, con Europa pendiente de alcanzar un acuerdo con Grecia que evite que se convierta en el primerpaís en abandonar el euro.¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Que las cifras comunicadas por la entidad presidida por Mario Draghi pueden echar más sal en el orgullo herido de Grecia.

Grecia Mario Draghi Banco Central Europeo (BCE) Alexis Tsipras Eurozona