ofrece hasta 65.000 millones de euros

Draghi aprieta... pero no ahoga: pone más dinero de urgencia a disposición de Grecia

Tras el palo, la zanahoria. Ocho días después de dejar de aceptar la deuda pública griega como colateral para financiar a los bancos griegos, el Banco

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi
El presidente del BCE, Mario Draghi

Tras el palo, la zanahoria. Ocho días después de dejar de aceptar la deuda pública griega como colateral para financiar a los bancos griegos, el Banco Central Europeo (BCE) ha ampliado de 60.000 a 65.000 millones de euros el dinero de urgencia, a través de la Provisión Urgente de Liquidez (ELA, en sus siglas en inglés) que pone a disposición de las entidades helenas para que puedan obtener los recursos que necesitan. 

El mercado acoge el movimiento con optimismo, porque lo interpreta como un gesto de buena voluntad hacia la situación griega en un momento de suma incertidumbre a la espera de saber si las negociaciones con Europa cristalizan en un acuerdo que aporte oxígeno financiero a Atenas y solidez a la Eurozona. Así lo refleja el euro. La divisa europea, que se cambiaba a 1,134 dólares, se estira hasta los 1,137 dólares, aunque ha llegado incluso a tocar los 1,14 dólares

Pero más allá de la distensión que puede proporcionar a las reuniones en Bruselas, tras la maniobra de la entidad presidida por Mario Draghi también puede haber otros motivos. Como apunta José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, caben dos opciones. "La primera que el BCE realizó mal el cálculo de las necesidades de liquidez de la banca griega, una vez que no pueden utilizar la deuda pública como contrapartida de la inyección de liquidez. Y la segunda, que la salida de dinero de los depòsitos de la banca griega está siendo más rápida de lo esperado". "La ampliación de la ELA se encuadra en la base que se está formando para alcanzar un acuerdo que satisfaga a Grecia y Europa. Pero también nos pone sobre la pista de que se están retirando más depósitos y de que Grecia debe tener cuidado porque la necesidad de acudir a esta financiación de urgencia puede ir a más", añade Marian Fernández, analista macroeconómica de Andbank. 

Papel estelar en las negociaciones

El BCE ha adoptado esta decisión tras mantener una conferencia telefónica con las autoridades griegas. Fuentes de la entidad monetaria han asegurado que su intención es revisar periódicamente el volumen del ELA ofrecido a Grecia para ajustarlo a las necesidades. 

Este mecanimo de financiación de emergencia se pone en marcha cuando el BCE ya no puede financiar a las entidades a través de los cauces habituales. Y eso es lo que ocurre en estos momentos con los bancos helenos tras la decisión del BCE de no aceptar la deuda griega. Aunque Draghi les cerró esta puerta, mantuvo abierta la de la ELA, mediante que la que los bancos pueden seguir financiándose, pero ya directamente con el banco central griego y en unas peores condiciones -unos intereses más altos- que las que el BCE ofrece. 

Tras las decisiones de las dos últimas semanas, este recurso ha adquirido un papel estelar en la situación de Grecia. Y precisamente por eso cada vez alimenta más disputas. Por su propia naturaleza, la ELA solo se activa en circunstancias extremas y de forma muy temporal. La sospecha, sin embargo, es que Grecia pretende aferrarse a este mecanismo, con lo que dejaría de ser puntual para convertirse en una plataforma de financiación habitual. Aunque será el BCE el que tendrá la última palabra. Si para el 28 de febrero no ha habido un acuerdo y Grecia deja de estar bajo el paraguas de un programa de rescate, Draghi podría desconectar a las entidades helenas incluso de este mecanismo de urgencia. 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios