LAS ARCAS PÚBLICAS NO MEJORAN

La recuperación económica se salta a la Generalitat: los ingresos fiscales bajan

La economía catalana mejora pero al conseller de Economía le sirve de poco. Es una recuperación económica que se ha saltado las arcas públicas catalanas

Foto: El 'conseller' de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell (EFE)
El 'conseller' de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell (EFE)

La economía catalana mejora pero, al conseller de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, le sirve de poco. Es una recuperación económica que se ha saltado las arcas públicas catalanas. Pese a que la economía catalana ha crecido a un ritmo interanual del 1,8% del PIB hasta septiembre, los ingresos fiscales de la Generalitat cayeron un 6,7% en el mismo período en comparación con el año anterior.

Así se muestra en el último informe de Nota de Coyuntura que publica la Conselleria de Economía, donde se dan los datos del tercer trimestre del año.

“El factor que tiene mayor incidencia en este descenso es la disminución de la recaudación del impuesto sobre el patrimonio (de un 22,5%), que se explica por los ingresos extraordinarios de 2013 que se derivaron de la amnistía fiscal del 2012”, señala este documento.

También contribuye a esta debacle en los ingresos fiscales de la  Generalitat la caída en la recaudación del impuesto sobre sucesiones y donaciones, que se ha reducido un 15,8%. Se da la circunstancia de que bajar este tributo fue una de las primeras medidas que tomó Artur Mas cuando llegó a la presidencia de la Generalitat, una decisión que ahora se demuestra contraproducente, dada la crónica falta de fondos que está sufriendo la Administración catalana.

La Generalitat sufre una carencia de ingresos endémica a la que no ayuda que la recaudación de impuestos esté cayendo pese a subir la carga fiscal. Y eso a pesar de que esta semana el mismo conseller de Empresa y Empleo, Felip Puig, aseguró que “ha empezado la recuperación económica en Cataluña”. Una recuperación que no sirve para recaudar más.

Bajada generalizada

El polémico impuesto sobre grandes superficies desciende casi un 69% hasta el tercer trimestre del año. El cargo autonómico sobre hidrocarburos se desploma un 20% y actos jurídicos documentados, que grava las ventas de viviendas de segunda mano, desciende un 4,6%, signo de que el sector inmobiliario sigue de capa caída.

El impuesto sobre transmisiones patrimoniales crece un 17,7%. La tasa sobre el juego disminuye un 3,4%. El impuesto sobre determinados medios de transporte se mantiene estable y el impuesto sobre estancias en establecimientos turísticos aumenta un 8,6%. También destaca el incremento del gravamen sobre protección civil (141,5%) como efecto de la reforma impositiva. Pero los impuestos que suben tienen un peso relativo menor que el de los que caen.

En total, los ingresos fiscales propios de la Generalitat  se limitan sólo a 1.877 millones hasta octubre, lo que combinado con la mala evolución de las privatizaciones de la Generalitat hace que no se pueda cumplir con los objetivos de déficit.

Sobre la venta de activos el informe de la propia Generalitat es demoledor contra su propia gestión: “En cuanto a los ingresos patrimoniales, no se han efectuado las operaciones incluidas en las previsiones iniciales. El valor de la enajenación de inversiones reales (257,1 millones de euros), básicamente ingresos por la venta de edificios, es un 39% superior al del año anterior, pero sólo representa un 25,4% de las estimaciones iniciales”.

Fuera de la subida del IVA

La subida del IVA que aplicó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dejó fuera a las CCAA. Eso explica en buena parte que, mientras la Generalitat recauda menos, el Gobierno central obtiene más fondos en Cataluña.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)

Como señala el informe de Coyuntura, “de enero a septiembre de 2014 la recaudación del Estado en Cataluña se ha incrementado un 7,3% respecto al mismo período del año anterior. La recaudación también ha crecido en el conjunto de comunidades autónomas (un 4,8%), aunque menos que en Cataluña”. O lo que es lo mismo, el Ministerio de Hacienda sí que se beneficia de la mejora económica de Cataluña.

Así, en el caso de Cataluña, el IRPF crece un 6,4%. Una parte del incremento de la recaudación total se explica por las diferencias del calendario de devoluciones y los pagos fuera de plazo de las Administraciones Públicas. También lo impulsa al alza el ligero aumento de las rentas del trabajo a raíz de la mejora del empleo (pero con una rebaja de los salarios). Hay que tener en cuenta, asimismo, que este impuesto recibió, a principios de año, los impactos positivos del gravamen sobre premios de loterías y de la recuperación de la paga extra de los empleados públicos del Gobierno central.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios