EL AUMENTO DEL CONSUMO SE FINANCIA CON AHORRO

El ahorro de los hogares cae hasta el 9,1% de la renta disponible por el mayor consumo

Malos tiempos para el ahorro. Y nada indica que vuelva a repuntar en los próximos trimestres si continúa el mismo patrón de crecimiento basado en el consumo.

Foto: El ahorro de los hogares cae hasta el 9,1% de la renta disponible por el mayor consumo

Malos tiempos para el ahorro. Y lo que es todavía más relevante: nada indica que vuelva a repuntar en los próximos trimestres si continúa el mismo patrón de crecimiento basado en el consumo sin contrapartidas en términos de renta disponible. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de ahorro de los hogares se situó en el tercer trimestre de 2014 en un 9,1% en términos anuales. Se trata del nivel más bajo desde la Gran Recesión (2009), y pone de manifiesto las dificultades de las familias para llegar a fin de mes.

No se trata de un fenómeno nuevo. Desde 2010 -cuando se produjo un brusco aumento del ahorro debido a que las familias tenían miedo a perder el empleo y decidieron no gastar- se ha producido una constante caída. Se ha pasado del 15,3% de la renta disponible a apenas el 9,1% en el último trimestre con datos cerrados. La tasa, en todo caso, se sitúa  claramente por debajo de la media histórica, instalada en el entorno del 12-13%.

El deterioro de la tasa de ahorro de los hogares se produce, paradójicamente, en un contexto de lenta recuperación de la renta disponible, lo que sugiere que la capacidad de ahorro de las familias seguirá deteriorándose. Los hogares gastan más de lo que ingresan. Durante el tercer trimestre de 2014, la renta disponible bruta del sector hogares e instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares (ISFLSH) se cifró en 162.069 millones de euros, lo que supone un 0,7% superior a la del tercer trimestre de 2013.

La causa de este incremento tiene que ver con el aumento de las remuneraciones de los asalariados debido a la creación de empleo, pero también al aumento de las rentas de la propiedad percibidas por las familias, fundamentalmente dividendos e intereses. Sin embargo, según el INE,  las cuantías pagadas en concepto de impuestos sobre la renta y el patrimonio crecieron un 2,1% y las de cotizaciones sociales un 1,7%; además, el volumen neto de prestaciones percibido por los hogares se redujo un 1,6% y el de otras transferencias corrientes percibidas bajó un 19,4%. Es decir, más impuestos y menos prestaciones públicas.

El ligero aumento de la renta disponible -ese 0,7%- contrasta con su utilización. Las cifras de Estadística reflejan que el gasto en consumo final de los hogares crece a un rimo del 2,6%. Por lo tanto, más del triple que la renta, lo que explica el deterioro de la tasa de ahorro. Las familias, pese a tener mayor ingresos, gastan más, y eso deteriora su capacidad de ahorro.

Gasto en consumo

En consecuencia, como sostiene el INE, los hogares dispusieron de una renta bruta superior a su gasto en consumo, “pero en menor cuantía que en el tercer trimestre de 2013”. De esta forma, el ahorro bruto se cifró en este trimestre en 7.131 millones de euros, frente a los 9.879 millones del mismo trimestre del año anterior. Con ello, la tasa de ahorro de los hogares disminuyó hasta el 4,4%, frente al 6,2% registrado en el mismo trimestre del año anterior. Esa tasa, como se ha dicho, crece hasta el 9,1% cuando se tienen en cuenta los últimos cuatro trimestres (media móvil).

El deterior de las finanzas familiares se explica también por el volumen de sus inversiones, algo que sugiere un fenómeno que inevitablemente retrotrae a antes de la crisis, cuando las familias se endeudaban para pagar sus inversiones, fundamentalmente en el sector inmobiliario. Y según el INE, durante el tercer trimestre de 2014 el sector generó una necesidad de financiación de 3.999 millones, frente a la capacidad de financiación de 422 millones que presentó en el tercer trimestre del año anterior. Es decir, que se ha pasado de un claro superávit a un ligero déficit.

Debido a ello, el superávit exterior español continúa deteriorándose. La economía generó en octubre del pasado año una capacidad de financiación por importe de 500 millones de euros, casi cinco veces menos que en octubre de 2013 (2.280 millones de euros).

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios