EL GOBIERNO SACA OTROS 8.000 MILLONES DEL FONdO

La crisis se come en apenas tres años la tercera parte de la hucha de las pensiones

La crisis continúa haciendo estragos en las arcas de las pensiones públicas. La Seguridad Social dispondrá de otros 8.000 millones para pagar las pensiones.

Foto: Guindos, Sáenz de Santamaría, Báñez y Montoro (EFE)
Guindos, Sáenz de Santamaría, Báñez y Montoro (EFE)

La crisis continúa haciendo estragos en las arcas de las pensiones públicas. La Seguridad Social dispondrá de otros 8.000 millones de euros del Fondo de Reserva para pagar las pensiones, como ya adelantó El Confidencial. En particular, para abonar la extra de Navidad, que supone el desembolso en una sola vez de casi 8.500 millones de euros. En total, más de 16.500 millones, que es lo que debe pagar la Seguridad en diciembre.

Con esta disposición las reservas del sistema caen hasta los 42.675 millones de euros, lo que representa el 4,07% del PIB del año 2013. La última nómina mensual de pensiones contributivas de la Seguridad Social alcanzó los 8.078 millones de euros, lo que supone un crecimiento interanual del gasto del 3,1%.

En total, por lo tanto, el Gobierno ha dispuesto en los últimos años de 24.651 millones, incluyendo en esta cifra los rendimientos obtenidos derivados de las inversiones en deuda pública española (prácticamente el 98% del total). Es decir, que la crisis se ha comido alrededor de la tercera parte de la hucha de las pensiones. En 2011, el Fondo llegó a contar con 66.815 millones, que es el máximo desde su nacimiento a principios de la década pasada.

La causa de esa elevada disponibilidad de fondos tiene que ver, lógicamente, con los cuantiosos déficits del sistema. Según lo previsto por el Gobierno, este año el desequilibrio ascenderá a 10.665 millones. Pero es que el año pasado el déficit fue equivalente a 11.643 millones, mientras que en 2012 el desfase fue de 10.171 millones.  Al menos, la economía crea de nuevo empleo, y, como consecuencia de ello, el sistema público de protección social ha vuelto a tener dos ocupados por cada pensionista.

Como asegura el propio sistema público de pensiones, en diciembre la Tesorería General precisa de una “importante necesidad de financiación” para hacer frente al abono de dos mensualidades de pensiones: ordinario y extraordinario, así como a la liquidación del IRPF correspondiente a estos pagos.

Desde su creación y hasta el 1 de diciembre de este año, el Fondo de Reserva ha generado rendimientos netos que ascienden a 21.843 millones de euros, de los que 2.652 millones corresponden a 2014.

La pensión media de jubilación alcanzó en octubre los 1.006 euros, lo que supone un 2% más  respecto al mismo periodo del pasado año. En cuanto a la pensión media del sistema, que comprende las distintas clases (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares), se situó en 875 euros al mes, lo que supone un aumento interanual del 1,7%. Es decir, que el gasto continúa creciendo por un doble efecto: la entrada de nuevos pensionistas y el hecho de que las nuevas altas son más elevadas que las que causan baja.

El déficit no cesa

El resultado de ello es que las cuentas de la Seguridad Social presentan un déficit de 2.778 millones de euros –el 0,26% del PIB– a 31 de octubre de 2014, frente a un saldo positivo de 1.485 millones de euros obtenidos en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Este déficit se debe a un incremento total del gasto de 2.156 millones de euros, motivado especialmente por las pensiones, y el descenso de 2.108 millones de euros en la vertiente de ingresos. Hay que recordar, sin embargo, que el Presupuesto de 2014 recoge las aportaciones del Estado para financiar exclusivamente las obligaciones del ejercicio, mientras que en el de 2013 figuraban tanto las del propio año como las pendientes.

Esta situación económica de la Seguridad Social es lo que explica que el año que viene apenas subirán un 0,25%.  Incluso, si el Gobierno hubiera aplicado de forma mecánica lo que sale de la aplicación de la fórmula matemática aprobada cuando se reformó el sistema, las pensiones tendrían que haber bajado. No ha sido así debido a que la propia ley fija que, como mínimo, las pensiones subirán un 0,25% cada año, independientemente del nivel de precios. Igualmente, nunca podrán subir por encima del IPC más 0,5 puntos.

Los cálculos los ha hecho la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), un organismo de reciente creación encargado de fiscalizar las cuentas públicas. Y el resultado es que si se hubiera aplicado la fórmula, que tiene en cuenta la evolución de los ingresos y de los pagos, además de factores demográficos, la cuantía de las pensiones hubiera tenido que descender.

Con la publicación del índice de revalorización el Gobierno pretendía dar un carácter más actuarial a la revalorización de las pensiones, despojando esa revisión de factores de oportunidad política.

Según las estimaciones de la Autoridad Fiscal Independiente, Airef, la diferencia entre el resultado de incorporar las variables macroeconómicas previstas en el modelo de la propia Airef y la previsión utilizada por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, arroja “una necesidad adicional de ingresos por un valor aproximado  del 1% del PIB en la etapa 2015-2020”. Es decir, en torno a 10.000 millones de euros.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios