evita la corrupción en el feudo de castedo

Rajoy ensalza que Teresa Romero no tuviera que pagar 500.000 euros para ser tratada

“España es un gran país, con un sistema de bienestar que no tiene nadie”, aseguró Mariano Rajoy, durante la clausura del XVII Congreso de la Empresa Familia

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d) y el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra (Efe)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d) y el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra (Efe)

“España es un gran país, con un sistema de bienestar que no tiene nadie”, aseguró hoy el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la clausura del XVII Congreso Nacional de la Empresa Familiar celebrado en Alicante. Un nivel de cobertura que hace que, “cuando alguien tiene una enfermedad infecciosa, no tenga que ingresar un cheque de 500.000 euros” para recibir asistencia, como sucede en otros países. Una reflexión formulada cuando Teresa Romero, superado el virus del ébola, está a punto de recibir el alta médica. “No debemos castigarnos inmisericordemente”, expuso el líder popular.

En esta línea, Rajoy se mostró eufórico sobre la situación económica y durante la primera parte de su intervención sometió al auditorio a toda una lluvia de datos para refrendar sus tesis. De hecho, manifestó que el crecimiento del PIB ha experimentado “un vuelco” y que el cambio de rumbo, en materias como el empleo, “es innegable”. En consecuencia, anunció una nueva bajada de impuestos en la próxima legislatura, después de haberlos subido tras su llegada al poder "obligado por la realidad". Eso sí, en su discurso, sobre la corrupción, nada de nada.

Una ausencia llamativa teniendo en cuenta que la alcaldesa popular de Alicante, Sonia Castedo, está imputada por cinco delitos en dos causas judiciales que investigan supuestas tramas urbanísticas de corrupción en la localidad. La regidora, que no estuvo presente en la despedida del cónclave, acaparó toda la atención en la primera jornada con su saludo al Rey. Rajoy fue recibido ayer en el Auditorio de la Diputación por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y por el de turno del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Javier Moll.

 

Mariano Rajoy: El cambio de rumbo es ya innegable

Vídeo: "El cambio de rumbo es ya innegable"

 

Respecto a la cuestión catalana, tampoco demasiadas novedades, después de que el Tribunal Constitucional ordenara de nuevo la suspensión de la consulta del 9-N prevista por Artur Mas. Para el presidente del Gobierno, el paso previo para tocar la Constitución debe ser “saber qué se quiere reformar”. En este sentido, aseguró estar dispuesto a hablar y considerar posible que PP y PSOE se llegaran a poner de acuerdo, pero dijo dudar de que los partidarios de la autodeterminación apoyaran cualquier planteamiento común.

Podemos, ¿malo para Europa?

En términos genéricos, Rajoy habló de la importancia de los grandes partidos politicos a la hora de construir Europa, todo en pleno auge de Podemos en España. Le escuchaban atentamente los socios del IEF, que no es una asociación empresarial cualquiera. Fundada en 1992, ha adquirido dimensión nacional e internacional con asociados como Inditex, Ferrovial, Acciona, Prisa o Mango. Además, en su núcleo duro se encuentran familias de larga tradición empresarial en comunidades como Cataluña, con los Lara, Rodés, Carulla o Puig. En su conjunto, la organización suma el 27% del PIB, 160.000 millones de facturación anual.

Los empresarios, en este caso, sirvieron de contrapunto y pusieron mesura al referirse a la velocidad de salida de la crisis. En la encuesta que tradicionalmente el IEF hace entre los 500 asistentes al cónclave, hasta un 76% estima que la recuperación de la actividad será moderada, con una limitada creación neta de empleo. Es más, un 23% considera que el proceso será frágil sin generación neta de puestos de trabajo. Bajo esa premisa, parece normal que 57% se limite a plantearse mantener el nivel de empleo, el mismo porcentaje que en 2014.

En el aspecto positivo, un 55% de los empresarios considera que han mejorado las condiciones del crédito, frente al 24% que lo pensaba hace un año. El consejero delegado del Santander, Javier Marín, destacó en la inauguración del cónclave la fiabilidad de los balances de la banca española, y dejó claro que los excedentes de capital en su banco están “para apoyar a las personas y a las empresas”. En esta línea, subrayó que en el último trimestre no sólo crece la inversión crediticia, sino que los saldos medios han dejado de crecer.

En cuanto a la valoración de las reformas económicas, la que sale mejor parada es el proyecto de ley de garantía de la unidad de mercado, con una  nota de 6,13 puntos (sobre 9 nueve posibles). La peor valorada es la energética, que apenas logra un 1,35. La reforma fiscal, uno de los proyectos estrella del Gobierno en esta última parte de legislatura, recibe un aprobado justo (obtiene un 5). Pese al apenas 1,08 que recibe de calificación la situación política –el peor dato de la serie histórica desde el inicio de la crisis-, los empresarios sí confían en la recuperación económica. La nota de 4,26 es  la mejor en el último lustro. Todo un consuelo.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
67 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios