El consumo privado tira de la economía y compensa el frenazo del sector exterior
  1. Economía
LA ECONOMÍA CREÓ 127.000 EMPLEOS A TIEMPO COMPLETO

El consumo privado tira de la economía y compensa el frenazo del sector exterior

La demanda nacional -consumo privado, público e inversiones- toma el relevo del sector exterior. La economía creció un 1,2% en términos anuales.

Foto:

La demanda nacional -consumo privado, público e inversiones- toma el relevo del sector exterior. Y aunque no lo hace de una forma vigorosa (crece a un ritmo anual del 1,9% después de un bienio en recesión), su avance permite compensar holgadamente la contracción del saldo entre exportaciones e importaciones. El sector exterior, en concreto, recortó siete décimas de crecimiento, básicamente por el aumento de las importaciones más que por un deterioro intenso de las ventas al exterior.

Los datos de la Contabilidad Nacional correspondientes al segundo trimestre conocidos este jueves, en todo caso, confirman la lenta recuperación de la economía española, con un avance del PIB del 0,6% en términos intetrimestrales, lo que hace que en tasa anual el aumento del Producto Interior Bruto crezca un 1,2%, todavía algo por debajo del 1,5% que estima el Gobierno en media anual para este año 2014. Un objetivo que muy probablemente se cumplirá pese al enfriamiento de las principales economías europeas.

Entre otras razones, porque en el tercer trimestre, de acuerdo con Eurostat, se aplicará una nueva base metodológica que recogerá de forma más exhaustiva la información económica y permitirá crecimientos adicionales del PIB de dos o tres décimas. Servicios de estudios como el del BBVA han estimado que en el tercer trimestre el crecimiento se situará también en el entorno de las seis décimas entasa intertrimestral.

Lo más relevante de lo que ha sucedido en el segundo trimestre tiene que ver con el hecho de que, por primera vez desde que estalló la crisis, todos los componentes de la demanda interna y externa muestranresultados positivos. Incluido el sector de la construcción con un leveavance de nueve décimas en términos intertrimestrales. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que se parte de bases extraordinariamente bajas, lo que descarta que se esté produciendo una súbita recuperación del ladrillo. De hecho, la inversión en activos del sector de la construcción registra una caída del 3,4%, lo que supone, sin embargo, una mejora de 5,2 décimas, algo que explica la mejora de la tasa de variación. Esta menor contracción se explica tanto por la evolución de la inversión en vivienda como en ingeniería civil y otras construcciones.

El componente de la demanda nacional que sí que está tirando de la economía es el consumo privado, aunque también hay que volver a tener en cuenta que se parte de niveles muy bajos tras la recesión. El gasto de los hogares creció un 1,2% en tasa intertrimestral, frente a la caída del 1,2% en el mismo periodo anterior. En términos anuales, el gasto en consumo final de los hogares experimentó un crecimiento anual del 2,4%, siete décimas superior al del primer trimestre, como consecuencia de una mejora generalizada en todos sus componentes, sostiene el INE, tanto de bienes como de servicios, “salvo en el caso de los bienes duraderos que, aunque siguen presentando altas tasas de crecimiento, atenúan su ritmo respecto al trimestre anterior”.

Gasto público: fin de los recortes

El consumo público, por su parte, registra una ligerísima subida de una décima, lo que parece coherente con el hecho de que las distintas administraciones han echado el freno en su política de recortes. De hecho, si el análisis se hace en términos anuales, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas presenta una variación anual del 1,1%, un punto y tres décimas superior a la del trimestre precedente, como resultado del mejor comportamiento de la mayor parte de sus componentes.

Sin duda, la creación de empleo a tiempo completo, que avanza un 0,6%, explica la mejoría de la actividad. Como explica el Instituto Nacional de Estadística, en términos anuales, el empleo aumenta a un ritmo del 0,8%, crecimiento que se sitúa un punto y dos décimas superior al estimado en el primer trimestre de 2014, lo que supone un incremento neto de aproximadamente 127.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año. Este comportamiento, junto con la variación negativa experimentada por la jornada media asociada, dan como resultado un descenso de la tasa anual de las horas efectivamente trabajadas de cinco décimas (del 0,1% al –0,4%). Es decir, que hay más empleo pero en su conjunto se hacen menos horas de trabajo, lo que se explica por el fuerte aumento del empleo a tiempo parcial.

Como consecuencia del empleo creado, la variación anual del coste laboral unitario se sitúa este trimestre en el 0,0%, lo que representa cuatro décimas por encima del deflactor implícito del PIB. Y es que el riego de deflación sigue ahí. El deflactor del PIB (el conjunto de los precios que soporta una economía)se situó en el segundo trimestre en el -0,4%.

En cuanto a la inversión, la formación bruta de capital fijo presenta una tasa de crecimiento del 1,2%, dos puntos y cuatro décimas superior a la del trimestre anterior. Atendiendo a los distintos tipos de activos, los materiales presentan una tasa del 1,1%, dos puntos y nueve décimas mayor que la del trimestre precedente. Por su parte, la inversión en activos fijos inmateriales varía a una tasa del 2,7%, un punto y una décima inferior a la tasa registrada en el primer trimestre de 2014.

Por lo que respecta a la distribución de la ‘tarta nacional’ (el PIB) la remuneración de los salariados pasa del –0,3% al 1,6%. Este resultado no es consecuencia de un aumento de los salarios, sino del crecimiento del empleo. La remuneración media por asalariado, de hecho, pasa del -0,1% al 0,3%.

Público Hogares Trabajo Gasto público Inversiones Materiales Ladrillo Administraciones Públicas Sector exterior Importaciones Recortes Consumo privado Recesión PIB
El redactor recomienda