ELIMINA LA DEDUCCIÓN DEL 50%

Montoro castiga a las pymes que cobran dividendos frente a las grandes y las sicavs

La reforma fiscal no sólo va a castigar a los pequeños inversores que cobran dividendo, sino también a las pymes empresas que lo hacen al eliminar la deducción.

Foto: El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro (EFE)
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro (EFE)

La reforma fiscal de Cristóbal Montoro no sólo va a castigar a los pequeños inversores que cobran dividendo, sino también a las pymes que lo hacen. La nueva Ley del Impuesto de Sociedades elimina la histórica deducción del 50% del importe de estos pagos, con lo que las sociedades que los perciban deberán tributar por el total.... salvo que controlen más del 5% del capital de la que reparte el dividendo o hayan invertido más de 30 millones en ella, algo que normalmente sólo está al alcance de las grandes compañías. Las sicavs seguirán sin tributar por estos ingresos, ya que sólo paga el partícipe por todas las ganancias obtenidas cuando rescata su dinero.

Hasta ahora, las sociedades que poseían más del 5% de otra estaban exentas de tributar por los dividendos percibidos (al igual que lo estaban las plusvalías de una venta si se reinvertían en más del 5% de otra empresa). Esta exención –en realidad una deducción del 100% por doble imposición– se mantiene en la nueva ley y se amplía a aquellas inversiones superiores a 50 millones de euros. Pero, además, hasta ahora existía otra deducción general del 50% de los dividendos percibidos por cualquier empresa, fuera cual fuera el capital que controlaba en la pagadora. Y esta deducción es la que se elimina en la reforma del impuesto que satisfacen las empresas.

"Esto supone un claro perjuicio para las pequeñas y medianas empresas con participaciones en otras respecto a las grandes, ya que las primeras tendrán que pagar ahora por todo, mientras que las segundas seguirán exentas", asegura un experto en fiscalidad. Y añade que este cambio puede modificar infinidad de estructuras holding de pequeñas empresas con participaciones cruzadas, ya que el pago de dividendo de unas a otras pierde todo el atractivo.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (i), y  Cristóbal Montoro. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (i), y Cristóbal Montoro. (EFE)

Este perjuicio es especialmente notable en las sociedades dedicadas a invertir en bolsa de aquellos ahorradores que no tienen un patrimonio suficiente para constituir una sicav (2,4 millones de euros). "Hay mucha gente que tiene una SL con la que invierte para tributar por sociedades y para beneficiarse de esta exención, porque estas estructuras están al alcance de cualquiera, a diferencia de las sicavs. A partir de ahora, se las va a penalizar, mientras que los altos patrimonios seguirán sin pagar", explica otro experto consultado.

El pequeño inversor, gran perjudicado de la reforma

En el IRPF, también se elimina la popular exención de tributación de los primeros 1.500 euros de dividendos, que beneficiaba a los inversores más modestos. El argumento del Gobierno para suprimir esta ventaja es que se trata de rentas efectivamente cobradas, por lo que eliminar la exención es una cuestión de equidad, y además será compensada por la bajada de la renta del ahorro que contiene la reforma. El nuevo tipo del ahorro al que tributarán todas las ganancias patrimoniales quedará en 2015 en el 20% para importes inferiores a 6.000 euros, del 22% entre 6.000 y 50.000, y del 24% para cantidades superiores. En 2016, estos gravámenes se reducirán al 19%, 21% y 23%, respectivamente. 

La asociación de Inspectores de Hacienda sostiene que ambas medidas "perjudican claramente al pequeño inversor frente al grande, ya que el primero pierde las ventajas fiscales que tenía hasta ahora, tanto si es persona física como jurídica, mientras que el segundo no sólo las mantiene en sociedades, sino que las amplía en renta".

Esta mejora de las ventajas deriva precisamente de esa rebaja de los tipos del ahorro en el IRPF, con la que los grandes cobros de dividendo reducirán notablemente su factura fiscal. Para estos contribuyentes, la exención de 1.500 euros era irrelevante. Por el contrario, para los pequeños esta ventaja era decisiva para rebajar su tributación, y la bajada del tipo del ahorro no compensa su desaparición.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios