ÁLVAREZ MIRANDA ANUNCIA UNA AUDITORÍA EXTERNA

El Tribunal de Cuentas admite el aumento de parientes y revisará las oposiciones

El presidente Ramón Álvarez de Miranda, ha negado este martes que se haya producido ninguna irregularidad en el organismo y promete cambios

Foto: Ramón Álvarez de Miranda durante la comparecencia en la Comisión Mixta (Efe)
Ramón Álvarez de Miranda durante la comparecencia en la Comisión Mixta (Efe)

El Tribunal de Cuentas admite la proliferación de relaciones de parentesco entre altos cargos, funcionarios y eventuales que trabajan en el órgano de fiscalización del Estado, pero rechaza que existan “irregularidades” o “enchufismo” en las contrataciones porque se hacen por oposición y/o con publicidad. De todas formas, se compromete a someterse a una auditoría externa en la materia, a aumentar la transparencia y a revisar la composición de los tribunales que deciden sobre las plazas.

Ramón Álvarez de Miranda, presidente del tribunal desde 2012, ha desconcertado a los miembros de la comisión parlamentaria que lleva las relaciones con el máximo órgano fiscalizador del Estado al desmentir (con pruebas y documentación) las acusaciones de contratar obras sin respetar la ley correspondiente y, al mismo tiempo, ofrecerse a enseñar y revisarlo todo: desde las facturas de fontanería a los criterios de las futuras oposiciones.

El presidente del Tribunal de Cuentas niega irregularidades en la contratación de personal

El responsable del tribunal, antes alto funcionario del mismo, se ha mostrado muy dolido con las informaciones de El País con acusaciones sobre fragmentación de contratos y nepotismo generalizado en la política de personal (un 30 por ciento de la plantilla con lazos familiares) publicadas en las últimas semanas.  Sobre el primer punto ha aportado en el Congreso los datos de obras de los tres últimos años para demostrar que no se dividieron para eludir los controles. De he hecho, no superan los 50.000  euros anuales y la mayoría tienen poco que ver entre sí.

Por el contrario, Álvarez de Miranda sí ha admitido que “la foto del parentesco” es cierta, que hay muchas relaciones familiares en todas las escalas del órgano fiscalizador, “aunque no entre los altos directivos”. Ha utilizado dos ejemplos para defender que, pese a la coincidencia de apellidos, no es lo que parece: una hermana de un consejero llegó al órgano dos años antes de que su hermano fuera nombrado para el cargo y la hija de un ex presidente que ahora tiene puesto en la institución aprobó las oposiciones 10 años después de que su progenitor cesara en esas funciones.

El presidente del Tribunal de Cuentas en una imagen de archivo. (Efe)
El presidente del Tribunal de Cuentas en una imagen de archivo. (Efe)

Pese a negar cualquier irregularidad en las contrataciones, el presidente del Tribunal de Cuentas prometió una revisión completa de todos los procesos para recuperar la confianza de la sociedad ante “el daño terrible” que hace a la institución la imagen de enchufismo generalizado. Las medidas incluyen publicar la relación de puestos de trabajo (RPT), "dotar de transparencia" a todos los nombramientos, publicar el historial de los adjudicatarios, primar la designación por concurso frente a la libre designación, congelar la incorporación de nuevo personal laboral, aprobar unas bases generales de acceso a los cuerpos superiores de letrados y también de técnicos de auditoría y control externo.

Álvarez de Miranda ha tocado el punto fundamental sobre las dudas en la contratación de personal al comprometerse a fijar criterios en la composición de los tribunales de selección para "evitar cualquier apariencia de discrecionalidad, primando la participación de funcionarios de cuerpos ajenos al propio tribunal”.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
57 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios