YA HAY MÁS PARADOS QUE COBRAN EL SUBSIDIO

El desplome de la cobertura del paro da un respiro de 4.700 millones al Gobierno

La noticia negativa es que la cobertura del desempleo cae de forma intensa. La menos mala es que el desplome supondrá un importante ahorro

Foto: Un grupo de personas hace cola en una oficina de empleo. (EFE)
Un grupo de personas hace cola en una oficina de empleo. (EFE)

La noticia negativa es que la cobertura del desempleo –el porcentaje de parados que cobra alguna prestación de carácter económico– continúa cayendo de forma intensa. La noticia menos mala, por el contrario, es que el desplome le va a suponer un importante ahorro a las arcas públicas. Probablemente, de más de 4.000 millones de euros.

La información que ayer publicaron los servicios públicos de empleo muestra, en concreto, que la cobertura del desempleo (incluyendo tanto el nivel contributivo como el asistencial) ha caído hasta el 59%, lo que significa que el 41% de los parados no cobra ya ninguna prestación económica. Se trata del nivel más bajo desde 2003, y pone de relieve la severidad de la crisis. Básicamente, por la generalización del desempleo de larga duración, que hace que muchos parados hayan agotado ya sus prestaciones.

La consecuencia de ello es que han saltado por los aires las previsiones oficiales sobre gasto en cobertura de desempleo. El Gobierno había previsto destinar este año –y así lo recogen los Presupuestos Generales de 2014– 29.727 millones de euros. Es decir, un 10,1% más que el año anterior.

Sin embargo, está sucediendo todo lo contrario. El gasto medio en prestaciones cayó en marzo a un ritmo anual del 16,6%, hasta los 2.188 millones de euros, lo que supone un importante ahorro para el Estado. Si esa tasa se proyectara al conjunto del ejercicio, el ahorro sería de unos 4.700 millones de euros.

Hay que tener cuenta, sin embargo, que no todo el desempleo lo paga el Estado con impuestos. La Administración central aporta algo menos de la mitad (14.597 millones), mientras que el resto se abona con cotizaciones sociales que salen directamente de las nóminas de cada trabajador. Esto quiere decir que también la Seguridad Social se beneficia del descenso en la cobertura del desempleo. La ley establece que, mientras los parados estén percibiendo alguna prestación, sus cotizaciones las paga el Estado.

El Gobierno previó en los Presupuestos de 2014 un gasto de 21.041 millones de euros dentro del sistema contributivo para cubrir las necesidades de 1,3 millones de beneficiarios. Sin embargo, ya en marzo –último mes con datos cerrados– el número de parados que percibe la prestación es de 1,11 millones. Y todo indica que a la baja. No sólo porque el volumen de desempleo se está reduciendo, sino, sobre todo, porque se extingue el derecho a cobrar el paro.

La crudeza de la crisis

Un ejemplo pone de relieve la intensidad y la crudeza del paro de larga duración. Ya en marzo, había 53.000 parados más que percibían una prestación de carácter asistencial (426 euros al mes por razones sociales) que contributiva, lo que muestra la dureza de la crisis. Mientras que las prestaciones de carácter contributivo están descendiendo a un ritmo del 17%, las asistenciales lo hacen al 4,6%.

Incluso las más extremas (que se abonan para luchar contra los procesos de exclusión social), que se integran en la llamada Renta Activa de Inserción, crecen a un ritmo de cerca del 11% casi siete años después de que estallara la crisis. En total, 260.444 personas cobran esta prestación de pura necesidad. La cuantía de esta renta es equivalente al 80% de la cuantía del indicador público de renta de efectos múltiples (Iprem), es decir, 426 euros. Cuando comenzó la crisis, apenas había 65.000 personas que percibían esta ayuda, pero hoy esa cifra se ha multiplicado por cuatro.

Los datos del Ministerio de Empleo revelan, igualmente, de qué manera el descenso de los salarios reales y el recorte aprobado a finales de 2012 también está afectando a los parados que cobran una prestación (menos de la mitad de los registrados por los servicios públicos de empleo). Si en 2012 la cuantía media de la prestación por desempleo era de 865 euros mensuales, en 2013 ya había descendido a 855. Pero es que en marzo de este año la cuantía ya ha bajado hasta los 818 euros (sin contar el coste de la Seguridad Social), lo que supone un descenso del 4,4%.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios