SEGÚN LOS DEFENSORES DEL SISTEMA AUSTRÍACO

La reducción de la protección por despido evitará la quiebra de las pensiones

La recomendación de la OCDE de abaratar el despido coincide con la propuesta de implantar el modelo austríaco para que no quiebren las pensiones

Foto: Luis de Guindos, Soraya Sáenz de Santamaría, Cristóbal Montoro y Fátima Báñez (Efe).
Luis de Guindos, Soraya Sáenz de Santamaría, Cristóbal Montoro y Fátima Báñez (Efe).

La recomendación de la OCDE a España de que reduzca la indemnización por despido y abarate éste para crear empleo fijo coincide con la propuesta de implantar el modelo austríaco, el fondo de capitalización, en nuestro país para evitar la quiebra del sistema de pensiones. Así se lo ha hecho llegar el profesor del IESE y experto en relaciones laborales, Sandalio Gómez López-Egea, al Gobierno. El Ejecutivo debe seguir adelante con las reformas, asegura, pero en la segunda mitad de la legislatura ha optado por llevar a cabo “las medidas laborales más amables”.

“El sistema de pensiones tiene problemas gravísimos. Es el momento ideal para solucionarlos”, asegura Gómez, que ha elaborado un estudio sobre la aplicación del fondo de capitalización del modelo austríaco en España para salvar las pensiones. Cree que la solución es viable si todos, Gobierno, empresas y trabajadores, ceden algo en el proceso de negociación y es categórico a la hora de afirmar la necesidad de tomar medidas a largo plazo en el sistema de pensiones.

En 2010 ya se habló de esta propuesta, pero la idea se fue diluyendo y no avanzó. Ahora Gómez cree que merece la pena darle una oportunidad. Actualmente exiten en España casi 17 millones de cotizantes para cubrir los gastos de algo más de 8 millones de pensionistas y casi 6 millones de parados. La última vez que el Gobierno ha echado mano del Fondo de Reserva para pagar las pensiones ha sido este mes, cuando ha sacado de la hucha otros 5.000 millones para poder afrontar un gasto que los ingresos hace tiempo que no cubren. Y el Gobierno ya ha avisado de la "importante necesidad de financiación para hacer frente al abono". Entre 2012 y 2013 el Ejecutivo ha tenido que sacar más de 18.600 millones del Fondo. 

La idea en la que se apoya la afirmación de que se puede salvar el sistema de pensiones abaratando el despido es la siguiente: en primer lugar, los trabajadores deben aceptar la rebaja de la indemnización. Y Gómez recuerda que en España es una de las más altas de Europa, lo mismo que sucede con el subsidio por desempleo, que dura hasta dos años frente a los 12 meses de la mayoría de vecinos comunitarios. Por otro lado, el Gobierno debe reducir lo que pagan las empresas a la Seguridad Social por cada trabajador en un punto porcentual. A cambio, las empresas estarán obligadas a aportar cada año un 1,5% del salario del trabajador a un fondo de capitalización, que el empleado se llevará consigo a lo largo de su vida laboral y que le servirá para la jubilación, como complemento de la pensión. El dinero de este fondo no se podrá retirar libremente, sino que tendría restricciones como los planes de pensiones.

La implantación del sistema austríaco y el fondo de capitalización beneficiaría la movilidad laboral y la creación de empleo y, por tanto, la Seguridad Social también saldría ganando aunque rebaje la cotización en un punto a las empresas, ya que al haber más trabajadores recibiría más ingresos, explica el profesor.

El Gobierno prefiere ahora las medidas cómodas

“Adaptar el sistema austríaco no va a ser fácil. Pero se puede, sólo hay que abordarlo con un poco de imaginación y mucho realismo. Trabajadores y empresas deben asumir que la situación es muy compleja y no hay que olvidar que el marco español es de los que más seguridad ofrece a los trabajadores y de los sistemas con costes laborales más elevados”, afirma Gómez. Según la última encuesta trimestral del INE el coste laboral de las empresas creció un 0,2% entre julio y septiembre hasta 2.460,64 euros. De estos, el coste salarial por trabajador se redujo un 0,2% hasta 1.801,42 euros de media. El coste de la Seguridad Social supone 576,12 euros (más del 23%) y el resto corresponde a indemnizaciones, prestaciones sociales, etc.

 “La reforma laboral de 2012 ha sido importante y muy profunda, pero no se ha terminado de solucionar el problema”, añade. “Hay que pedir un esfuerzo a todos”, dice. Al final, con la implantación de este modelo se acercarían las condiciones del contrato temporal al indefinido.

Mariano Rajoy (Efe).
Mariano Rajoy (Efe).
Los expertos coinciden en la importancia de la reforma laboral puesta en marcha por el Gobierno de Rajoy en 2012, poco después de su llegada al poder. Pero los economistas también consideran que esta sensación de menor presión y de que la situación ha mejorado puede tener el efecto negativo de que se ralenticen las reformas. “Puede provocar una sensación de engaño y que no se llegue al fondo de la cuestión”, destaca el profesor del IESE.

“Ahora el Gobierno tiene en agenda las medidas laborales más agradables, como la ayuda al emprendedor, la formación dual del trabajador, la reorganización de los tipos de contratos, el impulso de la contratación de jóvenes…”, señala Gómez, que cree que se debe a la menor presión y a la mayor cercanía de las elecciones, hay que ir preparando el terreno.

Profundizar en la reforma

¿Y qué medidas más desagradables deberían estar en la agenda del Ejecutivo? Los economistas consultados coinciden con los expertos de la OCDE: el abaratamiento del despido. Pero poner esta medida encima de la mesa provocaría que los sindicatos pusieran el grito en el cielo y tendría un coste político importante.

La OCDE hizo su propuesta el miércoles: recomienda nuevos ajustes dirigidos a abaratar el despido, ampliar los periodos de prueba y disminuir la discrecionalidad de los tribunales para invalidar despidos colectivos. En el informe que ha hecho público destaca que son necesarios cambios adicionales para bajar la tasa de paro, sobre todo entre los jóvenes y los parados de larga duración, y para reducir la segmentación del mercado laboral.

El organismo internacional prevé, no obstante, que la tasa de paro en España mejore el año que viene y según sus previsiones cerrará 2014 en el 26,3%. Por otra parte, este jueves el Instituto de Estudios Económicos afirmó que ya se está creando empleo neto, aunque coincide con la OCDE en la necesidad de nuevos ajustes dirigidos a abaratar el despido.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios