Es noticia
Menú
Al Gobierno le acaba estallando el campo minado de la Agencia Tributaria
  1. Economía
DIMITE EL NÚMERO DOS, NOMBRADO POR EL PP

Al Gobierno le acaba estallando el campo minado de la Agencia Tributaria

A Montoro le estallan todos los frentes al tiempo. Al déficit y la batalla con las eléctricas se suma la mayor crisis de la historia de la Agencia Tributaria (AEAT)

Foto: Funcionarios de la Agencia Tributaria. (EFE)
Funcionarios de la Agencia Tributaria. (EFE)

A Cristóbal Montoro le estallan todos los frentes al mismo tiempo. A las enormes dificultades para cuadrar el déficit de este año y a la batalla con las eléctricas se suma la mayor crisis de la historia de la Agencia Tributaria (AEAT), que alcanzó su cénit este miércoles con la dimisión del número dos del organismo, Luis Jones. Esta salida ya no se inscribe en la guerra entre cargos del PP y del PSOE a raíz de la destitución de una inspectora por su actuación con el expediente de Cemex, sino que implica que la crisis se extiende a los responsable nombrados por el Gobierno de Mariano Rajoy. Todo ello con el trasfondo de la multa mutimillonaria a la cementera mexicana y del escándalo de las facturas falsas de la infanta Cristina.

La última dimisión culmina un rosario de destituciones y renuncias que comenzó el 28 de junio con el nombramiento al frente de la Agencia de Santiago Menéndez en junio tras la dimisión de Beatriz Viana por el supuesto error con el DNI de la Infanta en el marco de la investigación de la venta de unas fincas dentro del caso Noós. Su sustituto fue Menéndez, procedente de Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF). Nada más llegar al cargo, acometió una auténtica purga en el organismo, con la destitución del delegado de Grandes Contribuyentes (Ángel Mariano Serrano), la directora del Departamento de Recursos Humanos (Sara Ugarte), la del Departamento de Recaudación (Ana Fernández-Daza) y la del Departamento de Gestión Tributaria (María Ángeles Fernández).

Estas salidas se suplieron con cargos de confianza de Menéndez, procedentes en su mayor parte de la ONIF. La renovación continuó con otros cargos regionales de menos relevancia hasta que la crisis estalló hace dos semanas, cuando se produjo la destitución de Dolores Linares, jefa adjunta de la Delegación de Grandes Contribuyentes. Según fuentes cercanas a la AEAT, este cese se justifica porque desobedeció una orden directa de sus superiores de aplazar el expediente de Cemex sobre una sanción de varios cientos de millones. Sin embargo, fuentes cercanas a antiguos altos cargos del PSOE (como Inmaculada Vela, cuyo último cargo fue directora de Loterías, o Juan Manuel López Carbajo, último secretario de Estado de Hacienda de la era Zapatero) aseguran que se trata de una nueva purga ya que no hubo ninguna orden y Linares hizo lo único que podía hacer en el caso de la cementera.

El director general de la Agencia Tributaria (AEAT), Santiago Menéndez (i).Esta destitución provocó la dimisión del jefe de inspección de la Delegación Central de Grandes Contribuyentes, Ignacio Ucelay, de la jefa de la Oficina Técnica de Inspección, dos adjuntos y dos inspectores coordinadores. Y ahí está el origen de la nueva renuncia de ayer, la de Jones. Según las fuentes consultadas, Jones, director de Inspección y número dos de la AEAT, propuso a nombres de su confianza para sustituir a Ucelay, pero Menéndez se negó a aceptarlos ya que pretendía imponer a su propio candidato. Ante esta situación, Jones ha preferido dejar su puesto. En un comunicado remitido a sus subordinados, asegura que su renuncia se debe a "las notables diferencias con diversos asuntos" con Menéndez, referidas a "ámbitos esenciales de decisión" de su departamento y que se han resuelto "en contra de nuestro criterio". "En estas circunstancias, mi continuidad al frente del Departamento carece de sentido", concluye.

La crisis trasciende la pelea PP-PSOE

Con esta salida, la crisis traspasa el ámbito partidista, puesto que Jones fue nombrado por Beatriz Viana cuando Montoro ya ocupaba la cartera de Hacienda. Es más, fuentes conocedoras de la situación aseguran que es íntimo amigo del secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, con lo que ya no estamos hablando de purgar cargos procedentes del pasado, sino de un problema más grave. Algunas de las fuentes citadas lo achacan a la gestión personalista de Menéndez ("era una salida cantada tras los ceses anteriores", afirman) pero otras hablan directamente de que la injerencia política es tal que incluso cargos nombrados por el PP no pueden resistirla.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)Las fuentes cercanas a la Agencia Tributaria consideran que se trata de una "deslealtad" por parte de Jones, llevada a cambio con muy poca elegancia al comunicarlo a sus subordinados antes que a sus superiores pese a tratarse de un cargo de libre designación, y que se debe a que "Menéndez no le da tanta cuerda como la anterior directora". Y añaden que Jones estuvo de acuerdo en la destitución de Linares. Un segundo comunicado del dimisionario matizaba ayer que su renuncia no se debe a "ningún intento de injerencia ni de carácter político ni de ningún otro tipo en las actuaciones de inspección" ni a "ningún expediente o caso concreto".

La AEAT, descabezada

Sea como fuere, esta cascada de ceses y dimisiones deja descabezada a la Agencia Tributaria en un momento especialmente delicado, cuando su labor está cuestionada por el caso de las supuestas facturas falsas de la infanta Cristina y por el citado expediente de Cemex, sobre el que se han vertido acusaciones de trato de favor al tratar de concederle un aplazamiento en vez de imponer de una vez la sanción.

Según las fuentes consultadas, Jones será reemplazado en breve y, para sustituirle, se manejan los nombres de Margarita García Valdecasas, número dos de Menéndez en la ONIF y su sustituta cuando él ascendió a la dirección de la AEAT, y Caridad Gómez Mourelo, jefa de la Unidad Central de Coordinación en materia de Delitos contra Hacienda. Más complicado va a ser reemplazar a Ucelay, ya que se lo han propuesto a varios inspectores y lo han rechazado tal y como está el ambiente en la Agencia, según las fuentes consultadas.

A Cristóbal Montoro le estallan todos los frentes al mismo tiempo. A las enormes dificultades para cuadrar el déficit de este año y a la batalla con las eléctricas se suma la mayor crisis de la historia de la Agencia Tributaria (AEAT), que alcanzó su cénit este miércoles con la dimisión del número dos del organismo, Luis Jones. Esta salida ya no se inscribe en la guerra entre cargos del PP y del PSOE a raíz de la destitución de una inspectora por su actuación con el expediente de Cemex, sino que implica que la crisis se extiende a los responsable nombrados por el Gobierno de Mariano Rajoy. Todo ello con el trasfondo de la multa mutimillonaria a la cementera mexicana y del escándalo de las facturas falsas de la infanta Cristina.

Cristóbal Montoro Infanta Cristina
El redactor recomienda