Una salida no tan limpia: la troika examinará a España dos veces al año hasta 2025
  1. Economía
LA COMISIÓN INSISTE SOBRE LA LEY DE CAJAS

Una salida no tan limpia: la troika examinará a España dos veces al año hasta 2025

Los ministros de Economía de la Eurozona han acordado poner fin al rescate bancario para España con una salida limpia, sin prórroga o ayuda adicional

Foto: El vicepresidente y responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn (i) conversa con Luis de Guindos. (EFE)
El vicepresidente y responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn (i) conversa con Luis de Guindos. (EFE)

La salida del rescate bancario para España acordada este jueves por los ministros de Economía de la Eurozona no será tan "limpia" como se está anunciando. Aunque nuestro país no necesitará ningún tipo de prórroga o ayuda adicional a los 41.300 millones recibidos, no se librará totalmente de la tutela de la troika (Comisión Europea, BCE y FMI), como pretendía el Gobierno. Al contrario, el Eurogrupo ha anunciado que mantendrá una "vigilancia especial" sobre nuestro país hasta que devuelva el 75% del préstamo, lo que se traducirá en dos visitas anuales de los 'hombres de negro' hasta que eso ocurra, lo cual será en torno a 2025 según los calendarios previstos. Además, la Comisión ha vuelto a insistir en la necesidad de culminar la Ley de Cajas.

El Eurogrupo considera que el plan de ayuda ha sido un éxito y ha cumplido su objetivo de reestructurar el sector financiero y restablecer su acceso a financiación, según ha informado el ministro de Economía, Luis de Guindos. "Se ha acordado en el Eurogrupo que cuando el programa expire, a principios de enero, se acaba", ha anunciado Guindos al término de la reunión. "En estos momentos no se prevé ninguna necesidad adicional para los bancos españoles", ha subrayado. El Gobierno ha utilizado 41.300 millones de euros de los 100.000 ofrecidos por el Eurogrupo en julio de 2012 para reestructurar los bancos con problemas y para financiar la participación del FROB en el banco malo (Sareb). El préstamo europeo tiene un tipo de interés del 0,5% y un plazo de devolución de hasta 15 años.

La prolongación de la vigilancia de la troika es una especie de 'libertad condicional' llamada Supervisión Posterior al Programa (SPS) que se mantendrá hasta que España devuelva el 75% del préstamo (en principio en 2025, aunque se puede hacer anticipadamente si las finanzas públicas lo permiten) y se traducirá en dos visitas anuales frente a las cuatro actuales (el Ejecutivo esperaba que la última se produjera entre el 2 y el 5 de diciembre). Aunque fuentes gubernamentales aseguran que estas revisiones serán menos exhaustivas que las actuales, la legislación europea otorga amplios poderes a la Comisión y el BCE, que podrán seguir inspeccionando minuciosamente a las entidades financieras como hasta ahora, controlar el gasto público y adoptar medidas correctoras en caso necesario.

Guindos ha explicado que "ha sido colaboración, yo no lo llamaría tutela. Creo que se ha trabajado, ha habido momentos más sencillos, otros más complicados, pero lo importante es que hoy el resultado es un sistema bancario más sólido".

La Ley de Cajas, en el punto de mira

Por otro lado, el vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha avisado de que la situación del sector sigue siendo "frágil", y ha reclamado al Gobierno que complete la reforma financiera, en particular con la aprobación de la Ley de Cajas. Este asunto es especialmente delicado para las autoridades europeas, que pretenden evitar el control político de estas entidades, que ha llevado al rescate público o privado de la mayoría. En su anterior visita en septiembre, la troika emitió un informe en el que, aunque reconocía la mejora de la solvencia de la banca española, alertaba de los riesgos relacionados con la situación económica y advertía al Gobierno de que debía mantener la separación de cargos entre las cajas y sus bancos, en contra de lo que solicitaban las cajas 'sanas', encabezadas por La Caixa, que pretendían poder simultanear ambos cargos.

Ahora bien, el Partido Popular decidió no introducir la enmienda que permitiría la simultaneidad de la presidencia de la caja y el banco filial en el Congreso y dejarla para la tramitación del texto en el Senado mediante un pacto con CiU, una vez que se haya certificado el fin del rescate previsto para hoy. Pero la insistencia de Rehn en este tema cuestiona este plan y pone en peligro que los presidentes de las cajas se salgan con la suya.

Mejora de la supervisión y la regulación

"El sistema bancario español es mucho más sólido, mucho más solvente, mucho más firme que lo que era hace un año y medio", ha destacado el ministro de Economía. "Esa es una de las bases de la recuperación de la economía española" y una precondición para que vuelva a fluir el crédito, ha apuntado.

Por su parte, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha felicitado a España por el cierre del programa. "Gracias al programa, los bancos españoles son ahora más fuertes, más resistentes y la supervisión y la regulación se han reforzado, lo que ha quedado confirmado por el sentimiento positivo de los mercados y los recientes datos económicos alentadores", ha apuntado. La importancia concedida por la UE a la supervisión y el buen gobierno es lo que hizo temer a Guindos que el nombramiento de José María Roldán al frente a la AEB pudiera obstaculizar el fin del rescate, lo que explica su oposición al mismo.

"La agenda de reformas estructurales ha avanzado en paralelo, lo que ha permitido una vuelta al crecimiento y una reducción de los desequilibrios", ha señalado Dijsselbloem, que ha subrayado que "las autoridades españolas están determinadas a mantener el impulso reformista".

En sus conclusiones preliminares tras la última visita a Madrid en septiembre, la troika destacó que España ha cumplido ya prácticamente todas las condiciones exigidas por la UE a cambio del rescate bancario y que el sector financiero tiende a estabilizarse. "La situación de liquidez y la estructura de financiación del sector bancario español han continuado mejorando debido al aumento de los depósitos bancarios y a que las entidades de crédito españolas están recuperando el acceso a los mercados de financiación. La situación de solvencia de las entidades españolas ha seguido siendo cómoda", señalaron los inspectores.

No obstante, la troika pidió al Gobierno que mantenga la vigilancia sobre la banca por los riesgos de la situación económica, que amenazan sus perspectivas de rentabilidad. Además, reclamó a España que continúe el impulso de las reformas y que garantice el cumplimiento de los objetivos de déficit.

El redactor recomienda