la financiación per cápita llega al 100,2%

Los expertos desmienten a Madrid: su financiación es superior a la media

La polémica sobre la puesta en marcha de un nuevo modelo de financiación autonómica está servida. Pero las cosas son diferentes a lo que sostiene Madrid

Foto: Ignacio gonzález (efe)
Ignacio gonzález (efe)

La polémica sobre la puesta en marcha de un nuevo modelo de financiación autonómica está servida. Pero las cosas son diferentes a lo que sostiene la Comunidad de Madrid, que, junto a Cataluña y la Comunidad Valenciana, son la punta de la lanza de quienes plantean una reforma inmediata del sistema.

Lo que dice la última liquidación del sistema de financiación autonómico -correspondiente al año 2011- es que frente a una media de financiación per cápita de 2.195 euros para el conjunto del territorio, la Comunidad de Madrid alcanza los 2.201 euros. Es decir, ligeramente por encima. Muy por debajo de La Rioja (2.634 euros), Cantabria (2.615) o Extremadura (2.411 euros), pero lejos de Castilla-La Mancha (2.158), Canarias (2.100), Murcia (2.079) y la Comunidad Valenciana (2.030 euros), que son las peor tratadas por el actual sistema.

Respecto de Cataluña, y en términos de financiación efectiva por habitante ajustada a la luz de competencias homogéneas (ambas comunidades ofrecen los mismos servicios públicos y se tienen en cuenta factores como la densidad de población), Madrid sigue ganando, aunque sea de una manera residual: 2.201 euros frente a 2.187. El estudio no recoge información de Navarra y País Vasco debido a su singularidad fiscal (régimen foral).

Las diferencias se pueden ver de otra forma. Si en lugar de hacerse la comparación en euros se hace con índices (índice 100 para la media) el resultado es que La Rioja (la región mejor financiada del régimen común junto a Cantabria) alcanza el 120%, muy por encima del 92,5% o del 94,7% que alcanzan, respectivamente, Comunidad Valenciana y Murcia. En el caso de Madrid, llega al 100,2%, es decir que está prácticamente en la media de financiación por habitante, y algo parecido sucede con Cataluña, cuyos recursos en términos homogéneos representan el 99,6% de la media.

El primer gran estudio sobre la liquidación del sistema financiación autonómico ha sido elaborado por el economista Ángel de la Fuente, investigador del CSIC, y uno de los mayores expertos del país en cuentas regionales. El trabajo ha sido publicado por el servicio de estudios del BBVA, y su conclusión es que la escasa corresponsabilidad fiscal (las comunidades gastan pero no recaudan) es el origen de las distorsiones que generan los sucesivos modelos de financiación de forma periódica. En su opinión, “ni Madrid ni Cataluña tienen razones para quejarse”, y lo hacen más por razones políticas que técnicas o de carácter económico. La otra comunidad que más se queja es la Comunidad Valenciana, que, según un reciente informe de un grupo de expertos contratados por las Cortes Valencianas para dar soluciones a sus problemas de recursos, tendría una infrafinanciación de unos 1.000 millones de euros al año.

De la Fuente, igualmente, desmonta el principal argumento que esgrime el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, para quejarse ante Rajoy: el Estado recauda en Madrid (66.000 millones) seis veces más de lo que recibe (unos 11.000 millones), lo cual, según el experto, es absurdo, toda vez que una cosa es ingresar por el hecho de que la mayoría de las sedes sociales estén en Madrid y otra cosa bien distinta es dónde se consuma. Y si Repsol o Telefónica están en Madrid eso no quiere decir que todos los impuestos (en particular el IVA) los paguen los madrileños. De ahí que sea más relevante y, sobre todo, más representativo hablar de ingresos tributarios homogéneos. Y en este caso el resultado es muy distinto.

Madrid, por ejemplo, representa el 16,99% en términos de consumo final en relación al IVA, aunque la recaudación sea mucho mayor por el efecto sede. En concreto, tuvo derecho a ingresar el año 2011 por ese concepto 4.190,2 millones de euros (el otro 50% va para el Estado). En el caso del impuesto sobre el alcohol le correspondieron 68,2 millones de euros (el 15,2% del total), mientras que tras la liquidación del impuesto de electricidad le 'tocaron' 174,2 millones (el 12,7%). En total, y antes de poner en marcha todos los instrumentos de solidaridad destinados a equilibrar los niveles de servicios púiblicos, le correspondieron 14.484 millones. O 16.570 millones en términos de ingresos tributarios homogéneos. Es decir, muy lejos de lo que dice el presidente Ignacio González (66.000 millones). Esos son, en realidad, los recursos tributarios de la Comunidad de Madrid sujetos a liquidación de acuerdo a la actual normativa. Como se sabe, las CCAA y la Administración central comparten al 50% los grandes tributos.

Según los cálculos del estudio de De la Fuente, tomados de la liquidación definitiva que hace el propio Ministerio de Hacienda, la financiación de acuerdo a la ley con competencias homogéneas alcanzó en 2011 los 13.978 millones de euros (el 123% de la media) pero los ajustes posteriores derivados de la aplicación de los diferentes fondos del sistema (cooperación, suficiencia o competitividad) rebajan ese nivel hasta el 100,2% (que representan los 2.201 euros citados anteriormente). En el caso de Cataluña, la 'solidaridad' es mucho menor. Pasa del 102,8% al 99,6% una vez aplicados los distintos instrumentos de reequilibrio regional. En 2011 respecto del año anterior, las más importantes ganancias de posición relativa se registraron en La Rioja y Aragón (4,2 y 2,8 puntos respectivamente) y el retroceso mayor en Extremadura, que perdió 3,1 puntos.

Madrid y Baleares, contribuyentes netos

¿Quiere decir esto que Madrid no es contribuyente neto del sistema? Por supuesto que no. La Comunidad de Madrid junto a Baleares, como pone de relieve este estudio de Convivencia Cívica Catalana, son contribuyentes netos al sistema. El resto de autonomías -unas más y otras menos- recibe por la vía de la aplicación de los distintos fondos del modelo de financiación una contribución positiva. Pero la diferencia no es, en ningún caso, en la proporción (seis a uno) que dicen las autoridades regionales. La aportación de Madrid a la solidaridad se sitúa entre 2.000 y 3.000 millones de euros.

La función de esos fondos y subfondos es, precisamente, equilibrar el territorio. Así, por ejemplo, los fondos de convergencia tienen por objeto aproximar las CCAA en términos de financiación por habitante ajustado y favorecer la igualdad, mientras que el fondo de cooperación se aplica a las regiones que tengan un PIB per cápita inferior al 90% de la media correspondiente a las CCAA de régimen común.

Hay que tener en cuenta que los ingresos de las comunidades autónomas bajo el actual sistema de financiación regional proceden de la recaudación de los tributos cedidos total o parcialmente por el Estado y de sus participaciones en los distintos fondos. El Estado distribuyó el año 2011 entre todas las regiones algo más de 100.000 millones de euros, lo que supuso un recorte del 3,4% respecto al año anterior.

El más importante es el llamado Fondo de Garantía (de Servicios Públicos Fundamentales), que se nutre con un 75% de los ingresos tributarios teóricos o normativos de las comunidades autónomas y con una aportación adicional del Estado. Estos recursos se reparten año a año de acuerdo con una fórmula de necesidades de gasto que cuantifica los recursos que se consideran necesarios en cada región para financiar un nivel uniforme de servicios públicos en todo el territorio nacional. Es el fondo de la solidaridad interregional.

Esta magnitud se obtiene corrigiendo la población real por la estimación que hace el sistema de los costes de los servicios públicos de titularidad autonómica a partir de variables demográficas y geográficas, incluyendo entre otras cosas el grado de envejecimiento de la población y su dispersión así como la extensión del territorio. Estos fondos son los que modulan el sistema.

La partida más importante de financiación, en todo caso, es la que recoge los ingresos tributarios regionales, que suponen el 86% de la financiación efectiva a competencias homogéneas. La contribución de este componente a la financiación efectiva, sin embargo, varía muy significativamente de unas regiones a otras, oscilando entre el 123% de Madrid y el 44% en Canarias (por su especial régimen fiscal). Las demás partidas tienen un tamaño muy inferior en promedio pero pueden ser extremadamente importantes en determinadas regiones, sostiene el informe. La transferencia de garantía, por ejemplo, reduce la financiación relativa de Madrid, Baleares y Cataluña entre 6 y 21 puntos y aumenta la de Canarias y Extremadura en más de 26 puntos.

El Fondo de Suficiencia es muy importante en Cantabria, Rioja y Extremadura con un valor positivo y en Baleares con uno negativo. El Fondo de Cooperación añade más de 5 puntos a la financiación relativa de Galicia, Asturias y Castilla y León y el de Competitividad aporta casi 10 puntos al índice de financiación de Valencia y 23 al de Baleares.

 

 

 

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
55 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios