SE NIEGA A DARLE VENTAJAS FISCALES

Montoro ningunea el MARF de Guindos por hacerle la competencia al Tesoro

Nueva batalla entre Montoro y De Guindos. El primero se niega a conceder ventajas fiscales al MARF, el proyecto de su colega para financiar a las pymes

Foto: El ministro de Economía, Luis de Guindos (i), conversa con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos (i), conversa con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)

Nuevo capítulo de la eterna batalla entre Cristóbal Montoro Luis de Guindos dentro del Gobierno. El titular de Hacienda se ha negado a conceder ventajas fiscales al mercado alternativo de renta fija (MARF), el gran proyecto de su colega para que las pymes obtengan financiación al margen de los bancos. Y la razón es que en estos momentos considera que es prioritario colocar la deuda pública que tiene que emitir España para financiar un déficit que en 2012 llegó al 10,6% del PIB, y no quiere favorecer ninguna inversión alternativa que pueda desviar el dinero de ese destino.

Hacienda ha modificado la normativa tributaria para que la deuda que emitan las pymes en este mercado no esté peor tratada que la del Tesoro o la de las grandes empresas; con la legislación anterior del impuesto de sociedades, los sistemas multilaterales de negociación (como el MARF) tenían que aplicar una retención a cuenta de los intereses que paguen estos bonos, y ya no tendrán que hacerlo, como la deuda pública o la privada que negocia en el mercado AIAF. Pero desde Economía y BME (el holding de los mercados españoles) se pedía a Montoro que llegara más lejos e incentivara fiscalmente la inversión en estas empresas ante las dificultades que tienen para atraer a los inversores por su pequeño tamaño. Y ahí el ministro ha dicho nones.

Según fuentes de Hacienda, la razón de esta negativa es que "para Montoro, la absoluta prioridad es colocar las emisiones del Tesoro, y más ahora que quiere aprovechar la caída de la prima de riesgo". Por consiguiente, "no está dispuesto a conceder ventajas a ningún mercado de renta fija que pueda desviar el flujo inversor de la deuda pública, aunque sea en pequeñas cantidades; no puede arriesgarse a volver a tener problemas para colocar las subastas como el año pasado", añaden. Además, el objetivo de reducir el déficit público impide dar incentivos a nadie que pueda rebajar la recaudación. 

 "Un portavoz del ministerio explicó que, de momento, "se ha dado bastante al MARF porque se ha eliminado la retención a cuenta y va a estar en pie de igualdad con la deuda pública. Ir más allá ya se verá con el tiempo". Este portavoz añade que la prioridad del departamento es poner orden en las cuentas públicas y que, cuando el déficit se reduzca, volverá a fluir el crédito para las pymes. 

El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)
Desde Economía y BME, en cambio, esta actitud de Montoro resulta descorazonadora. El MARF es la gran apuesta de Guindos para que las pymes sorteen la escasez del crédito bancario y sus altísimos tipos de interés (los mayores de la zona euro, según el BCE), pero la falta de colaboración de Hacienda ha dejado muy tocado ese proyecto. Lo mismo ocurre con otras exigencias impuestas por BME, como la necesidad de que las empresas emisoras tengan rating, lo que excluye a las pequeñas y a buena parte de las medianas; de hecho, Axesor (una de las agencias que podrá conceder ese rating) estima que las emisiones tendrán que tener un mínimo de 20 millones.

Agravio con otros países

Fuentes del mercado señalan que estas ventajas fiscales sí existen en otros mercados similares en Gran Bretaña, Francia o Italia. En este último país, los intereses de la deuda que se emite en el mercado similar al MARF (llamado ExtraMOT PRO) son deducibles en el impuesto de sociedades. "La idea era que se concedieran ventajas fiscales a este mercado para atraer al inversor. Un inversor que tiene que elegir entre un pagaré de Telefónica y otro de una cárnica navarra no puede hacerlo en las mismas condiciones fiscales, puesto que elegirá siempre el de Telefónica; tiene que tener algún aliciente que le atraiga hacia la pyme", explica un experto en inversiones.

La otra forma de atraerlo es pagando un interés más alto que el de las grandes empresas, pero la idea es que el coste de la financiación en este mercado no sea superior a los créditos bancarios, sino todo lo contrario dados los niveles aplicados en la actualidad por las entidades a las pequeñas empresas. Respecto a la posible merma de recaudación que teme Montoro, los promotores de este proyecto responden que, si no hay mercado, no habrá recaudación alguna.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios