EN EL TERCER DEBATE DE 'EL CONFIDENCIAL'

Páramo: "Cuanto más se tarde en retirar los estímulos más riesgo de futuras crisis"

Más de 200 personalidades del mundo de las finanzas, la economía y la empresa se han dado cita este martes en tercer debate de 'El Confidencial'

Foto: Páramo: Cuanto más se tarde en retirar los estímulos más riesgo de futuras crisis

Más de 200 personalidades del mundo de las finanzas, la economía y la empresa se han dado cita este martes en tercer debate organizado por El Confidencial en el hotel Hesperia de Madrid, en colaboración con Banco Sabadell, que ha sentado frente a frente al exmiembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo, José Manuel González-Páramo y el gestor de uno de los principales Hedge Funds de la City, comentarista, bloguero y autor del libro Nosotros los MercadosDaniel Lacalle. Sobre la mesa, un tema de tan rabiosa actualidad como el papel de los bancos centrales en la resolución de la crisis, su responsabilidad en la generación de la misma y los riesgos de sus políticas monetarias para el futuro, entre otros.

Lacalle es categórico: “Estamos creando dinero de la nada. Los tipos bajos es lo que nos llevó a la crisis financiera y los tipos bajos es lo que nos está llevando a la siguiente crisis financiera”. “Si imprimir y endeudar fuera la solución, Zimbawe sería el país más rico del mundo”. No obstante, el gestor defiende que entre el elenco de bancos centrales del mundo, el Banco Central Europeo saldrá reforzado en tanto que “hay dos tipos de bancos centrales, los que son como la Reserva Federal y el Banco de Japón que echan chocolate al jalapeño para esconder lo que hay por debajo, pero muerdes y sigue picando, y el BCE, que saldremos de esta crisis diciendo que fue el que lo hizo bien”.

Sin embargo, Lacalle responsabiliza directamente de la crisis a los bancos centrales hasta el punto de afirmar que él “sacrificaba de una manera feroz” al anterior presidente de la Fed, Alan Greenspan y se pregunta dónde está la independencia de los bancos centrales “cada vez más al servicio de unos Estados que siguen endeudándose”.

En este sentido, González-Páramo afirma que “el BCE ha demostrado que estaba a la altura de una crisis con medidas convencionales y no convencionales que han evitado algo peor” y adelanta que “en el futuro van a funcionar de manera diferente como resultado de lo aprendido en la crisis y para que sean parte de la solución y no del problema los bancos centrales deberían ser más simétricos”, asegura el economista que se declara, así mismo, un “creyente de los mercados”.

No obstante, González-Páramo avisa de que “no se puede dudar de que en muchos casos las políticas monetarias están durando demasiado y esto está afectando a ciertos productos financieros y cuanto más se tarde en retirarlas, más riesgo hay de que se desencadenen futuras crisis”.

Pero uno de los mayores puntos de desencuentro entre ambos pesos pesados del mundo de las finanzas y la economía es la unión bancaria en la Eurozona. Mientras Lacalle defiende que sería como hacer “un Bankia europeo” juntando un “grupo de sistemas financieros que están descompensados” y tirar hacia adelante con fondos públicos que es lo que genera el incentivo perverso, González-Páramo entiende que “si el euro tiene razón de ser hace falta una unión bancaria que no proteja a los banquitos de aquí y a los banquitos de allí” y se declara “un convencido de que la unión bancaria sale adelante”.

En cuanto a el papel de los bancos centrales a la hora de hacer que fluya el dinero hacia la economía real, Lacalle entiende que se puede ayudar a los bancos, pero eso no va a hacer que se incremente el crédito, en tanto que este es una consecuencia de la capacidad de inversión y el interés inversor de la gente y asegura que “el crédito bancario ni se le ve, ni se le espera porque hay un entorno de represión financiera”. Un argumento que comparte, en cierta medida, González-Páramo, aunque va un paso más allá y añade que el papel de los bancos centrales en este sentido es importante en tanto que “cuando llegue el momento es fundamental que las entidades que prestan el dinero estén en condiciones de hacerlo” y en estos momentos, “la fragmentación financiera en Europa no ayuda porque no tiene sentido que financiar una pyme en España cueste tres veces más que en Alemania”, afirma el economista.

Para ello, el gestor de la City defiende que la solución pasa por lo mismo que se hizo en Estados Unidos tras la crisis financiera de 2008 y es que se sustituya el crédito bancario por crédito privado o mecanismos de financiación alternativa, concluye.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios