Telefónica le gana un pleito a Hacienda por un crédito fiscal de 2.600 millones de Terra
  1. Economía
LA BATALLA JUDICIAL DATA DE 2004

Telefónica le gana un pleito a Hacienda por un crédito fiscal de 2.600 millones de Terra

Las empresas se defienden de la persecución de Hacienda, que se ha propuesto hacer tabla rasa con directivos y grandes multinacionales para mejorar la recaudación. Uno

placeholder Foto: Telefónica le gana un pleito a Hacienda por un crédito fiscal de 2.600 millones de Terra
Telefónica le gana un pleito a Hacienda por un crédito fiscal de 2.600 millones de Terra

Las empresas se defienden de la persecución de Hacienda, que se ha propuesto hacer tabla rasa con directivos y grandes multinacionales para mejorar la recaudación. Uno de los pleitos más cuantiosos y más antiguos es el que dirime Telefónica y el fisco por el crédito fiscal de 7.400 millones brutos (2.600 millones netos) derivado de la compra de Terra Lycos. Una batalla iniciada en 2004  de la que la operadora ha salido vencedora y que Hacienda ha recurrido ante el Tribunal Supremo.

Telefónica ha confirmado el fallo de la Audiencia Nacional, que se ha puesto de su parte en relación a la inspección de Hacienda de los ejercicios 2001 a 2004. El órgano judicial ha considerado fiscalmente deducibles las minusvalías fiscales obtenidas por el grupo que preside César Alierta en relación a la transmisión de determinadas participaciones sociales: TeleSudeste, Telefónica Móviles México y Lycos.

La parte mollar de la sentencia es la relacionada con Lycos, posteriormente refundada como Terra Networks. Telefónica solicitó a Hacienda el reconocimiento de una mayor base imponible negativa por un importe máximo de hasta 7.418 millones de euros. La compañía pidió aplicar como valor de adquisición  fiscal el que resultaría de tomar el valor de mercado de las acciones de Lycos Inc. recibidas, en  lugar del valor contable por el que fueron registradas por haberse acogido a lo dispuesto en el  artículo 159 de la Ley de Sociedades Anónimas.

Es lo que se llama el fondo de comercio o diferencial entre el valor en libros al que se tiene registrada la participación y el precio pagado en la compra. Después de ocho años de tiras y aflojas con la Administración, Telefónica ha ganado el pleito, que, no obstante, ha sido recurrido en casación por Hacienda ante el Tribunal Supremo. La multinacional ha declinado hacer ningún comentario hasta que el contencioso esté finiquitado.

La decisión de la Audiencia Nacional ha sido fruto de la perseverancia de Telefónica, que no contaba con un fallo favorable. Así consta en los informes presentados por sus asesores en otra batalla legal con un inversor minorista que le reclama una importante compensación por estimar que la exclusión de bolsa de Terra Networks se hizo a un precio irrisorio. En esos documentos, Telefónica admite que existe “una muy escasa probabilidad de que la administración tributaria aceptara su reconocimiento (del crédito fiscal)”. De hecho, el primer dictamen del Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) le dio la razón a Hacienda.

El fallo de la Audiencia Nacional no tiene, de momento, ningún efecto en los estados financieros consolidados de Telefónica, que como medida de precaución ha decidido no contabilizar esos 7.418 millones brutos, (2.600 millones netos) hasta la resolución definitiva del procedimiento, que queda a la espera de la última sentencia del Tribunal Supremo. Esos 2.600 millones son los que dejaría de pagar Telefónica en impuestos, ya que la legislación española permite utilizar el 30% de las pérdidas para reducir los pagos impositivos sobre los beneficios posteriores que genere la compañía.

Otras deducciones millonarias 

Además, César Alierta le ha ganado a la Agencia Tributaria otras dos demandas fiscales por la compraventa de TeleSudeste –hoy Vivo- y Telefónica Móviles México, que le generaron unas pérdidas de 2.137 millones de euros que Telefónica acreditó en 2002 y que le darían derecho a un crédito fiscal de 641 millones. En los dos casos, la valoración que se dio en la fusión en un holding a las primeras compañías adquiridas fue muy inferior a la original, lo que llevó a los fiscalistas de la operadora a acreditar una minusvalía por la pérdida de valor y a reclamar el correspondiente crédito fiscal.

Las pérdidas acreditadas por Telefónica proceden de dos operaciones societarias realizadas en Brasil y en México. En ambos países, Telefónica utilizó la misma estrategia para crecer. Primero compró unas compañías y realizó el pago en acciones. Luego siguió sumando posesiones y en un momento dado decidió agrupar y fusionar sus adquisiciones en sociedades holding. La brasileña es Vivo y la mexicana, Telefónica México. En los dos casos, la valoración que se dio en la fusión a las primeras compañías adquiridas fue muy inferior a la original, lo que llevó a los fiscalistas de la operadora a acreditar una minusvalía por la pérdida de valor y a reclamar el correspondiente crédito fiscal.

Las victorias sobre Hacienda son habituales, ya que el equipo de fiscalistas le dobló la mano a Telefónica en otro pleito al admitir el  ajuste negativo de 2.137 millones de euros declarado por la compañía en relación a su filial Telefónica Móviles. Sólo perdió unas determinadas deducciones solicitadas por actividad exportadora, por un importe aproximado de 346 millones.

Noticias de Telefónica Terra