SOLICITADO POR EL CONSEJO DE ESTABILIDAD FINANCIERA

Santander y BBVA preparan su plan de emergencia para crisis sistémicas e irreversibles

Un año después del tsunami que puso en jaque el sistema financiero europeo, las dudas sobre la solvencia de los grandes bancos mundiales sigue latente. Por

Foto: Santander y BBVA preparan su plan de emergencia para crisis sistémicas e irreversibles
Santander y BBVA preparan su plan de emergencia para crisis sistémicas e irreversibles

Un año después del tsunami que puso en jaque el sistema financiero europeo, las dudas sobre la solvencia de los grandes bancos mundiales sigue latente. Por este motivo, el Consejo de Estabilidad Financiera, que reúne a los bancos centrales de los principales países del mundo, ha solicitado un informe detallado a los grupos considerados sistémicos para que expliquen cómo afrontarían una crisis grave e irreversible. Entre los afectados están Banco Santander y BBVA.

Los dos grandes bancos españoles han confirmado la solicitud requerida por el Financial Stability Board (FSB), la denominación original del Consejo de Estabilidad Financiera. Según distintas fuentes, se trata de un requerimiento para que cada uno de los 28 bancos considerados sistémicos desde el pasado mes de diciembre exponga con qué recursos contaría en el caso de que se diera un escenario con el que se vivió en julio de 2012, cuando los mercados se cerraron por completo y las entidades se quedaron sin acceso a la financiación.

Tanto Santander como BBVA tienen que responder a lo que se ha llamado "Recovery and Resolution Planning", un informe en el que tienen que precisar cómo afrontarían una sequía de liquidez y de crédito, qué activos podrían vender para reestablecer su balances y hasta cuáles serían los cambios que aplicarían en la organización directiva en el caso de que fuese necesario reestructurar la cúpula ejecutiva. 

Fuentes financieras aseguran que, de momento, se trata de un plan general, que será necesario bajar a la tierra, para adaptarlo a la normativa de cada país y que, por tanto, tendrá que ser supervisado por el Banco de España, en el caso que compete a Santander y a BBVA. Después, en la institución que preside Luis Linde han corroborado estar informados de este requerimiento, pero han matizado que es un asunto supranacional.

El Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), fundado en abril de 2009 como continuación del Foro de Estabilidad Financiera, reúne a autoridades nacionales responsables de la seguridad bancaria, como  bancos centrales, autoridades supervisoras y departamentos del tesoro, además de instituciones financieras internacionales, agrupaciones internacionales de reguladores y supervisores, comités de expertos de los bancos centrales y el Banco Central Europeo.

Su finalidad es promover la estabilidad financiera internacional a través del aumento de intercambio de información y cooperación en la supervisión y vigilancia financieras. Su secretariado tiene sede en Basilea, donde el Banco Internacional de Pagos acoge sus reuniones que, en principio, tienen lugar dos veces al año. 

Reunión caliente

La última tuvo lugar la semana pasada y en la misma se puso de manifiesto la debilidad que aún padece el sistema financiero internacional. “Algunas jurisdicciones necesitan continuar mejorando la capitalización de sus sistemas bancarios”, aseguró el organismo tras reconocer los “importantes progresos en la fortalecimiento de la capacidad de resistencia de las entidades a una nueva crisis global.

La FSB añadió que “en las partes del mundo donde el crecimiento del crédito ha sido muy rápido en los años recientes, construir una mayor fortaleza financiera sigue siendo una prioridad”. Una sentencia que fuentes bancarias interpretan como un toque de atención a las entidades españolas, cuya salud sigue generando dudas pese a los esfuerzos de transparencia realizados por los bancos locales en los pasados test de estrés.

“Los participantes del mercado y las autoridades supervisoras deberían incorporar en sus test de estrés escenarios que incluyeran considerablemente un aumento de los tipos de interés, un incremento de los diferenciales de crédito, una caída del precio de los activos y una volatilidad mayor en los mercados de divisas y en la liquidez”, agregó el organismo.

Además de Santander y BBVA, los bancos considerados sistémicos son Citigroup, Deutsche Bank, HSBC, JP Morgan Chase, Barclays, BNP Paribas, Bank of America, Bank of New York Mellon, Credit Suisse, Goldman Sachs, Mitsubishi UFJ, Morgan Stanley, Royal Bank of Scotland, UBS, Bank of China, Groupe BPCE, Group Crédit Agricole, ING Bank, Mizuho FG, Nordea, Société Générale, Standard Chartered, State Street, Sumitomo Mitsui FG,  Unicredit Group y Wells Fargo.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios