BA Vidrio retoma el control de La Seda de Barcelona y gana el primer round a Anchorage. Noticias de Economía
MORLANES DIMITE Y SALE DEL CONSEJO

BA Vidrio retoma el control de La Seda de Barcelona y gana el primer 'round' a Anchorage

BA Vidrio ha retomado el control de La Seda de Barcelona y ha ganado el primer round a Anchorage, el fondo buitre que quería liderar la recapitalización.

BA Vidrio ha retomado el control de La Seda de Barcelona y ha ganado el primer round a Anchorage, el fondo buitre que quería liderar la recapitalización. En la junta de hoy en Barcelona, que ha sido relativamente tranquila, ha dimitido el hasta ahora consejero, José Luis Morlanes, que ya había renunciado a su cargo como vicepresidente, y otros dos miembros consejo de administración y vuelve a este órgano Carlos Moreira, el hombre fuerte de BA Vidrio, que tiene el 20% del grupo químico.

Morlanes ha intentado en el último momento cambiar el orden del día y conseguir, como mínimo, informar a los accionistas del proceso de refinanciación, que era la clave para que Anchorage pudiese tomar el control de la compañía. Eso le hubiera permitido a Morlanes poder defender la solución de Anchorage, por la cual el fondo buitre y la banca acreedora entraban en el capital de la compañía. Pero eso no se lo han permitido, ante lo cual, en la práctica, Moreira tiene a La Seda donde la quería: en proceso concursal y con Anchorage lejos del capital.

La primera decisión del consejo de administración de La Seda que ha salido de esta junta de accionistas ha sido nombrar de nuevo como presidente a Moreira. Carlos Moreira ha manifestado que quiere ampliar capital, inyectar otros 40 millones para que BA Vidrio no diluya su participación y vender el negocio de PET –el plástico para envases de bebidas–, de manera que sólo se mantengan las líneas de empaquetado, que en este momento son las únicas rentables.

También pretende aprovechar el concurso de acreedores para forzar una quita con la banca acreedora y deshacerse la espada de Damocles que pesa sobre la compañía: un pasivo de más de 740 millones de euros. Es dudoso que la ampliación de capital que plantea Moreira se lleve a cabo y que en realidad sólo se ejecute la venta de activos.

Golpe de efecto inútil

De nada sirvió el golpe de efecto de ayer del banco portugués BCP, que rompió la unidad que hasta entonces había mantenido la banca portuguesa en contra de la refinanciación que impulsaba Anchorage. Ahora todo queda como estaba y la banca tendrá que empezar a asumir importantes pérdidas por los riesgos crediticios con la compañía. El plan de refinanciación que proponía la banca ha sido tumbado en la junta de accionistas.

Por su parte, los planes de BA Vidrio pasan por trocear La Seda y vender todo el negocio químico, lo que incluye el 41% que le queda en la planta de Sines, en Portugal, que presumiblemente sería adquirido por la caja portuguesa Caixa Geral, que es el segundo accionista de La Seda, con el 15% del capital. Entre los activos que Moreiras piensa poner a la venta se encuentra incluso la planta de El Prat del Llobregat (Barcelona), donde la compañía tiene su sede. En esencia, si la venta de activos de Moreira se lleva a cabo, la españolidad de La Seda queda en el alero.

Ejes de negociación

Los planes de Moreira es que la banca capitalice sólo 60 millones de los 230 millones del crédito sindicado, para que como máximo sólo puedan tener el 25% del capital en el grupo químico. Con este principio, Moreira intentará abrir negociaciones con Anchorage, que lidera a la banca acreedora. Hasta ahora los contactos entre las partes han sido nulos.

Por tanto, el fondo no podrá controlar por ahora La Seda de Barcelona. Y el concurso de acreedores coloca a la banca en situación de inferioridad ante los responsables de la empresa química.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios