Los expertos fían el futuro de las pensiones a la marcha de los ciclos económicos
  1. Economía
UNA DOBLE FÓRMULA REGULARÁ SU CUANTÍA

Los expertos fían el futuro de las pensiones a la marcha de los ciclos económicos

Adiós a la revalorización automática de las pensiones en función del IPC. El Comité de Expertos que ha asesorado al Gobierno a la hora de reformar

Foto: Los expertos fían el futuro de las pensiones a la marcha de los ciclos económicos
Los expertos fían el futuro de las pensiones a la marcha de los ciclos económicos

Adiós a la revalorización automática de las pensiones en función del IPC. El Comité de Expertos que ha asesorado al Gobierno a la hora de reformar el sistema público de protección social, liquida en su informe el tradicional sistema de actualización de las pensiones en función del coste de la vida. En el fututo, el criterio que se tendrá en cuenta es mucho más complejo. Hasta el punto de que las pensiones evolucionarán en función de los gastos e ingresos del sistema en términos estructurales. Es decir, al margen de factores coyunturales.

¿Qué quiere decir esto? Pues que las pensiones evolucionarán en coherencia con lo que lo haga la economía. Pero no sólo eso. También se tendrá en cuenta la esperanza de vida de todos y de cada uno de los pensionistas. Lo que no está nada claro todavía es cuándo entrará en vigor la doble fórmula. La opinión mayoritaria de los sabios es aplicar este factor dentro del periodo 2014 a 2019, si bien, aseguran, existen razones de peso para que se haga lo antes posible, aunque teniendo en cuenta las diversas circunstancias de los colectivos afectados por la última reforma. La última palabra la tendrá el Gobierno.

Ahora bien, también es posible que el nuevo mecanismo entre en vigor de forma transitoria. En todo caso, no se tocará la edad de jubilación a los 67 años en 2027, ni se adelantarán los periodos transitorios previstos en la vigente ley.

El doble factor de sostenibilidad (demográfico y económico) se compone, en primer lugar, de un Factor de Equidad Intergeneracional (FEI) -sólo para los futuros pensionistas, no para los actuales- que busca que las condiciones de las pensiones sean iguales para todos los jubilados, con independencia de la cohorte demográfica a la que pertenezcan, algo que no ocurre en la actualidad.

En segundo lugar, asegura la propuesta, consta de un Factor de Revalorización Anual (FRA) que al proceso natural de evolución de la pensión media, une una corrección basada en la relación entre ingresos y gastos del sistema de pensiones. Esto significa que cuando los gastos crezcan más que los ingresos, el FRA debe frenar el crecimiento natural de la pensión, y, por lo tanto, subirán menos. Ahora bien, en las situaciones contrarias, tendrán a  expandir el aumento de las pensiones. Como una especie de mecanismo de garantía, los expertos recomiendan al Gobierno que “estudie la fijación de una cláusula suelo que impida la caída nominal de las pensiones de quienes ya sean pensionistas en el momento de aplicar el factor”.

Pensiones y Fondo de Reserva

¿Y quién pagaría esa diferencia entre lo que deberían bajar las pensiones y el cumplimiento de esa cláusula? Pues los expertos opinan que el coste debe correr a cargo del Fondo de Reserva de la Seguridad Social. Ahora bien, como dice el informe, “la transparencia es connatural al factor”. Y eso significa que “el pensionista que cobraba 1.000 euros al mes y los sigue cobrando debe saber que, en coherencia con la sostenibilidad de las pensiones, debería estar cobrando 990, y que, consecuentemente, hay una transferencia a su favor de 10 euros al mes que proviene de la cláusula suelo”. Es decir, del Fondo de Reserva. ¿Y si no hay dinero? En este caso, se propone que el sistema de Seguridad Social se financie mediante la emisión por parte del Tesoro de  títulos de deuda con la garantía de los ingresos futuros.

¿Qué ocurre si un año la economía se desploma? Pues que para evitar que la revalorización de las pensiones aboque a los pensionistas a “sacrificios poco tolerables”, el FRA no se calculará con cifras de un solo año, sino de un conjunto de años que abarquen, en la medida de lo posible, la totalidad del ciclo económico, y, en “caso de desequilibrio”, permite la corrección, “no de golpe”, sino a lo largo de varios años. En palabras de Rafael Domenech, director de servicio de estudios del BBVA y uno de los autores del informe, “las pensiones evolucionarán en función de parámetros estructurales teniendo en cuenta promedios históricos, pero nunca coyunturales”.

¿Quiere decir esto que se acaba el margen de maniobra de los políticos a la hora de modular la cuantía de las pensiones? No. Los expertos plantean una serie de restricciones que han de cumplirse anualmente para asegurar el equilibrio presupuestario, pero “no impide la actuación del pacto político y social”. Como dijo ayer Miguel Ángel García, representante de CCOO, “las pensiones del futuro van a ser lo que quieran los políticos”. El informe, en concreto, dice que “Los que han sido elegidos para dirimir los destinos de la sociedad española siguen haciéndolo”.

Y, ¿cómo funciona el nuevo sistema? De la siguiente forma. Se multiplica la pensión inicial con la que los nuevos jubilados entrarían cada año en el sistema, según la normativa vigente, por un Factor de Equidad Intergeneracional de las nuevas pensiones de jubilación. Este coeficiente resultaría de dividir la esperanza de vida de los que han entrado en el sistema con una edad determinada en un momento anterior, entre la esperanza de vida de los nuevos jubilados que entran con la misma edad pero en un momento posterior. Se aplicaría una única vez a los nuevos jubilados en el cálculo de su primera pensión. Tendría el efecto de hacer variar la pensión inicial con la esperanza de vida de cada cohorte.

Con las reglas actuales

Por ejemplo, para los pensionistas que se jubilen en 2015  con 65 años, el Factor de Equidad Intergeneracional supondría multiplicar la pensión mensual inicial que les corresponde según las reglas actuales por 0,9928, el resultado de dividir la esperanza de vida a los 65 años en 2014 (20,27; aproximadamente, 20 años y tres meses) por la esperanza de vida a los 65 años en 2015 (20,42; aproximadamente, 20 años y cinco meses), tal como están estimadas por el INE.

Los expertos aseguran que con las proyecciones actuales de esperanza de vida, este coeficiente sería igual a 0,9339 para los pensionistas que se jubilen con 65 años en 2024, y a 0,8797 para los que lo hagan en 2034. Como se ve, aseguran, hace falta que pase mucho tiempo para que este factor de equidad intergeneracional tenga efectos sustantivos en el cálculo de la pensión inicial (-12%). Es decir, que la aplicación del Factor de Equidad Intergeneracional “dará lugar a una pensión inicial que irá disminuyendo respecto a su base reguladora, como consecuencia de que la pensión se disfrutara durante más tiempo al aumentar la esperanza de vida”.

En cuanto al llamado Factor de Revalorización Anual -la otra variable que se tendrá en cuenta para calcular la cuantía de las pensiones- implica aumentar todas las pensiones de acuerdo a una tasa  en función del crecimiento de los ingresos y del número de pensiones, del efecto sustitución (derivado de que los pensionistas que entran anualmente en el sistema lo hacen con pensiones más altas de los que salen) y de la diferencia entre ingresos y gastos a lo largo del ciclo económico.

Con el objetivo de suavizar el impacto del ciclo económico en la revalorización de las pensiones, se propone considerar un total de 11 o 13 años: 5 o 6 años por delante y por detrás del año en el que se aplica.es decir, no se calcularía sobre los resultados de un solo ejercicio.

¿Y qué pasa con las cotizaciones sociales? Los expertos aseguran que el tipo de cotización “debe permanecer lo más estable posible, con el fin de evitar incertidumbres adicionales en la toma de decisiones económicas, y que la cotización de los diferentes regímenes tienda a converger. “No tendría ningún sentido ajustarlo frecuentemente en función de la evolución de ingresos y gastos del sistema”, aseguran.

Revalorización pensiones Planes de pensiones