PENDIENTES DE DECISIÓN JUDICIAL

Moltó, Olivas, Rato, Crespo, Serra... ¿Quién será el próximo en caer?

“Se está poniendo la cosa fea”, aseguraba ayer un exdirectivo de Bankia al conocer la prisión provisional con fianza para Miguel Blesa, quien le fichó en

Foto: Moltó, Olivas, Rato, Crespo, Serra... ¿Quién será el próximo en caer?
Moltó, Olivas, Rato, Crespo, Serra... ¿Quién será el próximo en caer?

“Se está poniendo la cosa fea”, aseguraba ayer un exdirectivo de Bankia al conocer la prisión provisional con fianza para Miguel Blesa, quien le fichó en su última etapa para poner en marcha un proyecto que nunca salió adelante. Un adjetivo con el que hacía referencia a la inquietud que deben estar sintiendo otros presidentes de cajas de ahorros que han sido nacionalizadas por su pésima gestión.

“Rato, Olivas y Moltó deben estar acojonados”, indicó un asesor de varias empresas cotizadas, que recientemente coincidió con uno de estos ex altos directivos de entidades financieras quebradas en El Pescador, una marisquería situada en lujosa calle de Ortega y Gasset, en pleno barrio de Salamanca de Madrid. “No es de recibo que estos tipos que han arruinado al país anden tan tranquilos como si nada”, añade elevando el tono del primer calificativo.

Una reflexión que remite a la declaración que hizo el ministro de Economía, Luis de Guindos, a los pocos días de intervenir Bankia y relevar a todo el consejo de administración, incluido Rodrigo Rato. "Nosotros no hemos identificado ninguna responsabilidad" en la bancarrota de entidad resultante de la fusión de Caja Madrid y Bancaja, a la par que vociferaba que el exdirector gerente del FMI había sido "el mejor ministro de Economía de la historia de España".

“Eso se ha acabado. Los jueces van por libre. Están hartos de que les bajen el sueldo, trabajen asfixiados y les intenten mangonear. Por fin van por libre y toman sus decisiones sin atender a indicaciones de los partidos”, subraya otro consultor bien relacionado con las élites empresariales y políticas, que aplaude la decisión del juez de meter entre rejas a Blesa por saneamiento moral del país.

Un director de oficina de Bankia también se alegra de la orden judicial “porque ya está bien que la factura la paguen sólo los empleados, los clientes y los inversores”. Una aseveración que se puede extender a los responsables de Caja Castilla-La Mancha, CajaSur, CAM, Banco de Valencia CatalunyaCaixa y Novagalicia, cuyas quiebras técnicas le han costado al Estado ya cerca de 31.000 millones de euros, un 3% del producto interior bruto (PIB), dinero perdido que puede crecer a medio plazo. 

Hasta la fecha, todos siguen disfrutando de su vida diaria, tras pagarse sueldos muy generosos y pensiones millonarias que ahora están en tela de juicio. El caso más llamativo es el de Juan Pedro Hernández-Molto, el político del PSOE que protagonizó el primer rescate bancario de la crisis, el de CCM a finales de marzo de 2009. Después llegó el de la CAM (Modesto Crespo), en el verano de 2011, como antesala de las nacionalizaciones a granel de CatalunyaCaixa (Narcís Serra), Novagalicia (Julio Fernández Gayoso y José Luis Méndez) y Unimm (Jaume Rivera) el 30 de septiembre de ese mismo año. Más tarde, en noviembre, el Banco de España despachó a los gestores de Banco de Valencia.

Multa irrisoria

Sobre la gran mayoría de sus presidentes y consejeros hay causas abiertas en los juzgados, pero ninguno de los jueces que investigan los casos de presunto fraude ha dictado sentencia contra los responsables, pese a los indicios más que evidentes de que hubo irregularidades en su administración. Tan sólo Moltó fue reprendido con una multa de 155.000 euros y cinco años de inhabilitación, una sanción irrisoria si se tiene en cuenta que la ayuda pública a CCM superó los 3.000 millones.

El agujero de la CAM fue mayor: una cifra próxima a los 7.000 millones que puede ir subiendo año tras año porque el Banco de España se comprometió a digerir las pérdidas futuras de una cartera crédito de 17.000 millones cuando le vendió la caja a Banco Sabadell por un euro. Sus dirigentes, que han desfilado por la Audiencia Nacional para asegurar que no sabían nada de la gestión diaria, esperan novedades judiciales.

La aportación estatal a CatalunyaCaixa supera ya los 12.000 millones, mientras su máximo responsable y exministro, Narcís Serra, mantiene la protección del Partido Socialista de Cataluña (PSC). Sólo cinco de los ejecutivos de Novagalicia han tenido que presentar avales por 10 millones de euros para evitar ser embargados por el presunto cobro ilegal de pensiones por cerca de 30 millones.

De cualquier modo, pecata minuta en relación con los 24.000 millones que ha costado el plan de salvación de Bankia, cuya caída arruinó a más de 300.000 inversores y puso en jaque al sistema financiero español. Un caso por el que tienen que dar cuentas desde Rodrigo Rato a José Luis Olivas, así como un ramillete de consejeros nombrados a dedo por el PP, el PSOE, IU y los sindicatos mayoritarios UGT y CCOO.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
44 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios