BRUSELAS DARÁ HOY EL VISTO BUENO A LA FUSIÓN

Medel exige que los preferentistas de Ceiss no tengan más del 30% de Unicaja Banco

La fusión de Unicaja y Caja España-Duero (Ceiss) recibirá hoy el visto bueno de la Comisión Europea y saldrá adelante salvo sorpresa de última hora. En

Foto: Medel exige que los preferentistas de Ceiss no tengan más del 30% de Unicaja Banco
Medel exige que los preferentistas de Ceiss no tengan más del 30% de Unicaja Banco
La fusión de Unicaja y Caja España-Duero (Ceiss) recibirá hoy el visto bueno de la Comisión Europea y saldrá adelante salvo sorpresa de última hora. En la negociación con el Gobierno, el presidente de la entidad malagueña, Braulio Medel, ha exigido que los titulares de preferentes y subordinada de Ceiss tengan limitada su participación en Unicaja Banco (entidad de la que recibirán acciones a cambio de sus títulos) al 30%, y que la aceptación del canje alcance el 75% de estos valores para que Ceiss pueda recapitalizarse en 1.200 millones. Asimismo, pide una garantía contra posibles demandas por este asunto, ya que en Ceiss no habrá un arbitraje como el de las entidades nacionalizadas, un punto que todavía está en disputa por la oposición del FROB. Medel ha conseguido una victoria parcial en el llamado "riesgo Sareb": los posibles vicios ocultos del traspaso de inmuebles de la caja castellana al banco malo estarán cubiertos por Unicaja hasta 40 millones, y desde ahí hasta 240 se hará cargo el FROB.

El Banco de España aprobó el viernes la modificación del plan de resolución de Banco Ceiss para que pueda fusionarse con Unicaja. Según el nuevo plan, primero se procederá al saneamiento de Ceiss con la asunción de pérdidas por parte del FROB (que inyectó 525 millones en 2010) y de las cajas accionistas de Banco Ceiss (Caja Duero y Caja España), que perderán toda su participación en el capital, como las nacionalizadas. Después de esta reducción de capital, se hará una ampliación en que se canjearán los aproximadamente 1.400 millones que tiene Ceiss en preferentes y subordinada por nuevas acciones de esta entidad, en un proceso muy parecido al de Bankia. Se estima que dos tercios de esa cantidad están en manos de particulares.

Aquí es donde se aplica la primera exigencia de Medel: que, tras este canje, la entidad castellano-leonesa tenga un capital de 1.200 millones. Eso no significa que la quita vaya a suponer sólo 200 millones, porque una parte de ese capital se genera como una plusvalía por la diferencia entre el nominal y el valor de recompra de estos títulos. De hecho, fuentes cercanas al Banco de España cifraban hace unos meses la quita en un porcentaje similar al de las nacionalizadas, en torno al 40%. Además, se mantienen los 604 millones inyectados en forma de contingentes convertibles (CoCos).

Posteriormente, Unicaja entrará en el capital de Banco Ceiss con otro canje de las acciones de Ceiss que recibirán los preferentistas por acciones de Unicaja Banco (el banco a través de que ejerce su actividad financiera la caja malagueña). Esto dará entrada a los actuales tenedores de preferentes y subordinada de Ceiss en el capital de Unicaja Banco, operación en la que Medel ha conseguido imponer dos exigencias: la primera es que esté supeditada a que acepte el canje el 75% del capital de Ceiss, que estará totalmente en manos de los preferentistas, para poder consolidarla en sus cuentas (algo de lo que ya había informado El Confidencial); y la segunda es que los títulos de Unicaja Banco que reciban no superen el 30% de su capital, para lo cual habrá que ajustar la ecuación de canje correspondiente.

Para dar liquidez a estos inversores, que pasarán de preferentistas de Ceiss a accionistas de Ceiss y, posteriormente, a accionistas de Unicaja Banco, este último tendrá que salir a bolsa en 2015, como también adelantó este diario. Pero, aun así, todos estos canjes obligatorios, más la quita que sufrirán, más la ausencia de arbitraje, muy probablemente provoquen una avalancha de demandas. Y Medel no está dispuesto a asumir el riesgo económico que esa avalancha puede suponer para Unicaja, por lo que pidió otra condición al Gobierno, de la que daba cuenta la citada información de El Confidencial: que el FROB se hiciera cargo de esos posibles costes. Según las fuentes consultadas, este es el único punto que todavía no está cerrado, puesto que esas garantías podrían considerarse un agravio comparativo para otras adquisiciones que no han gozado de esta protección; por ejemplo, la de Banco de Valencia por La Caixa.

El ERE y el "riesgo Sareb", solucionados

Medel sí ha conseguido que sean atendidas, al menos parcialmente, las otras dos exigencias que planteó a cambio de absorber Ceiss. La primera era que el FROB se hiciera cargo del fuerte ERE que tiene que llevar a cabo la entidad castellano-leonesa, como ha sucedido en las nacionalizadas. Esta condición se cumplió la semana pasada con la presentación de un plan que contempla 1.230 bajas con acuerdo sólo parcial de los sindicatos.

La segunda era la eliminación del llamado 'riesgo Sareb': la psobilidad de que el banco malo obligue a las entidades rescatadas a que devuelvan parte del dinero cobrado por el traspaso de sus activos tóxicos si encuentra 'vicios ocultos' en un período de tres años. Esta expresión se refiere a excesos de valoración, errores en la clasificación de los créditos, cambios en la situación de los inmuebles y demás circunstancias que pueden rebajar el valor al que han sido traspasados a Sareb.

A este respecto, el malagueño ha obtenido una satisfacción parcial: el FROB se ha comprometido a asumir ese riesgo por 200 millones, pero los primeros 40 deberán ser absorbidos por Unicaja. Es decir, hasta 40 millones paga Unicaja, entre 40 y 240 lo hace el FROB; y a partir de esa cifra, otra vez Unicaja. En el fondo de rescate estiman que los posibles vicios no excederán en ningún caso la franquicia inicial de Unicaja, por lo que no habrá que aportar más dinero público. Menos convencidos están en la entidad, que llegó a cifrar en 300 millones el riesgo de revisión a la baja del valor de los activos traspasados por Ceiss a Sareb.

Finalmente, otro punto en el que no se ha salido con la suya es rebajar el tipo de interés de los CoCos con los que se han inyectado los 604 millones,desde el 8,5% impuesto por Bruselas. "Eso sí que sería un agravio comparativo, el coste de las ayudas debe ser el mismo para todo el mundo, así que no se puede hacer una excepción con Unicaja", según una d elas fuentes ciyadas.
Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios