ENTREVISTA A JAVIER GARCÍA RENEDO, PRESIDENTE DE AECC

"El consumo cae por un factor subjetivo. En tiempos de crisis, todo parece caro"

Paro, inflación, subida de impuestos, retraimiento del ahorro… Son muchas las variables que han provocado una fuerte sacudida al sector comercial español. Grandes, pequeños, medianos. “La

Foto: El consumo cae por un factor subjetivo. En tiempos de crisis, todo parece caro
"El consumo cae por un factor subjetivo. En tiempos de crisis, todo parece caro"

Paro, inflación, subida de impuestos, retraimiento del ahorro… Son muchas las variables que han provocado una fuerte sacudida al sector comercial español. Grandes, pequeños, medianos. “La gente no compra, fundamentalmente, porque le parece caro. Y no desde un punto de vista económico, sino psicosociológico. No queremos ser unos pringados de la sociedad”, comenta a Javier García Renedo, presidente de la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC).

Han pasado cinco años desde el comienzo de la crisis. Empieza a quedar lejos aquel diciembre de 2007, mes en el que el comercio español batió todos los registros de ventas. Sólo unas semanas después, cumplida la popular cuesta de enero, la dificultad comenzó a llamar a la puerta de los hogares españoles. El consumo de las familias iniciaba entonces una constante y progresiva caída que se ha mantenido constante, sin solución de continuidad, hasta la fecha actual.

Las ventas se han desplomado. Pero, a diferencia de otros sectores como el de la construcción, muy castigado en cuanto a destrucción de empleo, el comercio ha mostrado una gran capacidad para mantener sus plantillas. “Ha sido y es un amortiguador muy importante para la economía española a diferencia de otros sectores como el inmobiliario o el de la banca”, apunta este abogado de formación, dedicado casi toda su vida profesional al sector inmobiliario y a la consultoría

De hecho, a pesar de un entorno de crisis económica y de disminución del consumo como el actual, la cifra de empleados en los centros comerciales se incrementó un 1,3 % en 2012, hasta un total de 317.000 trabajadores gracias, en parte, a los seis nuevos centros que se inauguraron a lo largo del año pasado. Unas aperturas que también consiguieron incrementar la afluencia de público en un 0,8 % con respecto a 2011, hasta las 1.713 millones de visitas.

Es decir, seguimos entrando en los centros comerciales a pesar de la crisis, pero compramos muchos menos -tal y como puede apreciarse en el gráfico- a pesar de que, tal y como señala García Renedo, la renta disponible per cápita entre 2007 y 2011 apenas ha sufrido oscilaciones: en torno a 15.000 euros per cápita. El dinero está ahí pero no se gasta. Las ventas de ropa han caído casi un 20%. Un 18% las relacionadas con el hogar y un 11% las vinculadas al ocio. Por el contrario, los gastos relacionados con la vivienda han aumentado casi un 20%.

Porcentajes ante los cuales, el presidente de la AECC se muestra contundente. “No estamos ante un fenómeno económico sino social, de ahí que haya que escuchar más a los sociólogos que a los economistas. Cada persona que entra en un centro comercial se deja 21 euros de media. Si consigo que cada año entren en un centro comercial 20 millones de personas me estaré asegurando unos ingresos de 420 millones de euros. A partir de ahí puedo montar toda una estructura económica. El problema ahora es que no hay pastel para todos”.

Y es que la crisis y la caída constante de las ventas han puesto de manifiesto la sobrecapacidad comercial de España. Esto es, tenemos más superficie comercial instalada de la que realmente necesitamos -un 25% más-, siendo el pequeño comercio y las grandes superficies los que más han sufrido debido a su rigidez a la hora de adaptarse a los cambios. Ese pastel tiene cifras concretas. La renta disponible de los ciudadanos para dedicar al consumo alcanza los 250.000 millones de euros, un 25% del PIB, y ese es el objetivo de los centros comerciales.

Aunque no es pesimista, Renedo reconoce la realidad de los números. El problema no es sólo la retracción del consumo, sino el número de operadores. España cuenta con una superficie comercial instalada de cerca de 100 millones de metros cuadrados. De ellos, solamente 16 millones corresponden a los asociados de la AECC, que aglutina 539 centros en toda España -por los que cada año pasan más de 1.725 millones de visitas-. “Apenas concentramos el 20% o el 30% del total de ventas del sector”. Y aquí reside su objetivo, en incrementar estos porcentajes. 

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios