SEÑALES DE LENTA REACTIVACIÓN

¿Qué dicen los indicadores adelantados? La recuperación tendrá que esperar

Sostiene el ministro de Economía, Luis de Guindos, que los indicadores adelantados de la economía española anticipan una próxima recuperación. ¿Verdad o mentira? ¿Qué dicen los

Foto: ¿Qué dicen los indicadores adelantados? La recuperación tendrá que esperar
¿Qué dicen los indicadores adelantados? La recuperación tendrá que esperar
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Sostiene el ministro de Economía, Luis de Guindos, que los indicadores adelantados de la economía española anticipan una próxima recuperación. ¿Verdad o mentira? ¿Qué dicen los datos? Los más recientes muestran una innegable desaceleración en el ritmo de caída de la actividad (del -0,8% intertrimestral al -0,5%), pero, todavía, con datos claramente negativos. Aunque en todo caso, los indicadores caminan hacia la estabilización.

    ¿Cuándo se detendrá la caída? Nadie lo sabe. Pero lo que está claro es que dependerá en buena medida del contexto exterior. Y lo que dice el índice compuesto de indicadores de la OCDE es que se observa un repunte de la actividad en las principales economías mundiales, aunque con frenazos. Es lo que ha ocurrido esta semana en el caso del IFO alemán (confianza empresarial) o del PMI (actividad del sector privado en la eurozona).  En el caso de España, según la OCDE, el indicador compuesto registró en febrero un leve aumento desde los 101,08 puntos hasta los 101,13 enteros, lo que sitúa el dato por encima del conjunto de los países de la OCDE y del índice de la eurozona, que subió desde los 99,7 puntos hasta los 99,9 puntos. 

    Un dato, también en el caso español, refleja esta mejoría. El Indicador Sintético de Actividad correspondiente al primer trimestre de este año (corregido de variaciones estacionales) marca una caída del 0,6%, por debajo del -0,8% del último trimestre de 2012 o del -0,9% del tercero del año pasado, lo que supone una suave mejora que todavía tardará en afectar a los indicadores reales. 

    Los indicadores adelantados tienen que ver no tanto con lo que ocurre sino, por el contrario, con lo que sucederá en el futuro al tratarse de variables relacionadas con la confianza de los agentes económicos. Tanto de los hogares como de las empresas, que pueden retrasar o anticipar sus decisiones de inversión en función de sus propias expectativas. Son, por decirlo de una manera más sencilla, indicadores cualitativos que anticipan lo que sucederá, y, por lo tanto, están sujetos a numerosas incertidumbres. El empleo, por el contrario, es un indicador retrasado, lo que supone que primero se debe recuperar la actividad (las fábricas o las empresas aumentan el grado de utilización de su capacidad productiva) y una vez que este fenómeno se ha producido, comienzan a aumentar sus plantillas para atender los incrementos de demanda.

    Más datos reflejan esta mejora de los indicadores adelantados. El Indicador de Confianza de los Consumidores refleja un dato negativo del -32,6% (diferencia entre opiniones positivas y negativas), ligeramente mejor que el -37,8% del último trimestre de 2012. Otro dato lo insinúa. El índice de Confianza en el Comercio al por Menor muestra un -17,9%, también por debajo del -18,2% anterior. Como se ve, cambios de poca importancia, pero siempre en la misma dirección.

    Avances insuficientes

    Se trata, por lo tanto, de pequeños avances, pero todavía escasos para estabilizar la actividad económica y mucho menos suficientes para crear empleo. Algo que no sucederá, en el mejor de los casos, hasta el año 2014. Probablemente, en el segundo trimestre.

    En sentido contrario, es decir a peor, se observa el comportamiento del indicador de confianza en los servicios, que se deterioró casi dos puntos y medio en el primer trimestre respecto del último de 2012, al empeorar la demanda y la situación de negocio, como constata el Ministerio de Economía en su último boletín mensual.

    La construcción, por el contrario, da señales mixtas. El indicador de confianza de la construcción anotó un valor medio en el primer trimestre de -46,7 puntos porcentuales, superior en casi 15 puntos al del periodo previo. La mejora en las expectativas de empleo y en la cartera de pedidos explican su avance, asegura el departamento de Luis de Guindos.

    Los indicadores adelantados proporcionan señales coherentes con esta evolución. Según los visados de dirección de obra de, enero, la superficie a construir en obra nueva redujo dos puntos y medio su ritmo de caída interanual, hasta el -32,8%, por la menor caída del segmento residencial, que disminuyó el 26,9%, tras el retroceso del 48,5% el mes previo.

    Por su parte, el no residencial experimentó una tasa interanual en enero del -45,6% (-3,8% en diciembre) Por último el ritmo de destrucción de empleo en la construcción se ralentizó ligeramente en el primer trimestre a tenor del número de afiliados, que se redujo el -15,8% interanual, un punto menos que el último trimestre de 2012.

    Economía
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    6 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios