SE TRASLADA A ÁMSTERDAM PARA PREPARAR SU SALIDA A BOLSA

Zed, la mayor empresa española de móviles, emigra a Holanda para conseguir financiación

No sólo los jóvenes emigran. También las empresas. Porque ser español tiene un coste muy alto cuando se habla de conseguir dinero de la banca. Por

Foto: Zed, la mayor empresa española de móviles, emigra a Holanda para conseguir financiación
Zed, la mayor empresa española de móviles, emigra a Holanda para conseguir financiación
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    No sólo los jóvenes emigran. También las empresas. Porque ser español tiene un coste muy alto cuando se habla de conseguir dinero de la banca. Por ese motivo, muchas compañías están buscando alternativas para financiarse desde filiales en el extranjero, como Telefónica o Banco Santander. Grupo Zed, la mayor empresa española de contenidos para móviles, ha ido más allá y ha optado por llevarse su sede fiscal a Ámsterdam (Holanda) para no sufrir la estigmatización.

    Según han confirmado fuentes conocedoras de los trámites, la compañía con sede operativa en Las Rozas (Madrid) está creando un holding cuya cabecera estará domiciliada en los Países Bajos. Un lugar que gracias a su mejor tratamiento impositivo se ha convertido en el destino de muchas multinacionales. En el caso de Zed, el motivo de su traslado es facilitar el acceso a la financiación, que seguramente será a través de una salida a bolsa.

    La compañía controlada por la familia Dolset, que tiene en su accionariado al Grupo Planeta y a Torreal (Juan Abelló), factura más de 800 millones de euros, el 94% procedente del exterior. La sociedad, que desarrolla contenidos para las operadoras de móviles, está presente en 70 países de cinco continentes, desde Estados Unidos hasta Nueva Zelanda. Una expansión que, sin embargo, no le sirve para convencer a la banca internacional por ser de nacionalidad española.

    Un origen que hoy es un hándicap, ya que muchos bancos estadounidenses y europeos tienen orden estricta de cerrar su balance a las empresas nacionales. Aunque la relajación de la prima de riesgo ha permitido que algunos de esas entidades refinancien al menos líneas de crédito, sus comités de riesgos siguen manteniendo cerrado el grifo del dinero a nuevos préstamos. Las que todavía lo tienen abierto lo ceden a unos precios –diferenciales- muy costosos para las denominadas pymes.

    Por este motivo, incluso grandes corporaciones como Telefónica, Banco Santander y OHL, entre otras, han decidido emitir deuda desde sus filiales en el exterior o sacarlas a bolsa. Así lo hizo la operadora con su negocio en Alemania, cuyo éxito le ha llevado a organizar una colocación de acciones de su subsidaria en Colombia. Por su parte, el banco hizo el año pasado la OPV de su actividad en México y prepara la de su financiera de consumo en Estados Unidos, como adelantó El Confidencial el 18 de abril.

    Fusión con el socio ruso

    Zed quiere hacer lo mismo. Fuentes conocedoras de los planes de Javier Pérez Dolset, el presidente del grupo, aseguran que el cambio de domicilio fiscal a Ámsterdam responde a dos objetivos. El primero es crear un holding a través del cual la española se fusionará con su socio en Rusia, que aportará cerca del 25% del negocio de la compañía. Ello provocará una dilución de los actuales accionistas en la nueva sociedad, que han dado el visto bueno a lo que se ha denominado Operación Zeus.

    Ese holding holandés será el que salga a bolsa a medio plazo, previsiblemente en 2014, un movimiento que servirá para que los inversores financieros de Zed puedan hacer caja y para que la compañía tenga acceso a los mercados financieros internacionales. La colocación de acciones podría hacerse en la Bolsa de Londres o en el Nasdaq estadounidense, según distintas fuentes. Realizarla en Madrid tendría un coste elevado porque la valoración sería inferior al pagar la prima de riesgo por ser española.

    La empresa madrileña ha vivido una importante volatilidad en su accionariado en los últimos meses. Tras un contencioso judicial con Banco Santander que duró 12 años, el grupo financiero de la familia Botín ha entrado en el capital con una participación del 4%. Por su parte, desde el pasado mes de marzo, los consejeros del Grupo Planeta han vuelto a sentarse en el órgano de gestión de la multinacional después de una acción de responsabilidad dirigida por los Dolset que los expulsó por agrías diferencias.

    Tras la celebración de una Junta Extraordinaria semanas atrás, las aguas han vuelto aparentemente a su cauce, motivo por el cual Zed quiere centrarse en maximizar un negocio que ha sido valorado en cerca de 800 millones de euros, una tasación que pretenden aumentar emigrando a Holanda.  

    Economía
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    4 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios