PRECIOS Y TASAS SUBIRÁN DE FORMA ESCALONADA PARA ALCANZAR IPC+5 PUNTOS EN 2018

Ana Pastor ofrece a las aerolíneas una “pax tarifaria” a cinco años con Aena

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha intercedido de forma directa para propiciar un acuerdo entre Aena y las aerolíneas que garantice lo que en términos

Foto: Ana Pastor ofrece a las aerolíneas una “pax tarifaria” a cinco años con Aena
Ana Pastor ofrece a las aerolíneas una “pax tarifaria” a cinco años con Aena

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha intercedido de forma directa para propiciar un acuerdo entre Aena y las aerolíneas que garantice lo que en términos oficiales se empieza a denominar como la “pax tarifaria” en el mercado español de transporte aéreo. La empresa estatal encargada de gestionar los aeropuertos está dispuesta a ajustar sus ingresos aeronáuticos de manera deslizante a partir de una subida escalonada de la factura durante un periodo de entre cinco a siete años. De esta forma el temido incremento de la inflación más cinco puntos porcentuales (IPC+5) contemplado para este ejercicio no volvería a hacerse efectivo por lo menos hasta el año 2018.

Las negociaciones se encuentran ahora en un momento álgido después de que el director de Aeropuertos Españoles, Javier Marín, tendiera el guante en la reciente asamblea general de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA). El directivo de la compañía dependiente del Ministerio de Fomento mostró el lado más amable de Aena al admitir la posibilidad de una prolongación de los planes estratégicos que, en principio, establecían la recuperación de costes para el año 2016.

Para la compañía estatal es básico un respaldo unánime que garantice su estabilidad presupuestaria con vistas a la privatización anunciada para finales de año, lo que implicará que otras organizaciones se sumen a un eventual pacto de precios. En este sentido se considera indispensable la incorporación al acuerdo de la Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (ACETA), que junto a la citada ALA condensan la práctica representación de todo el sector.

La actualización de las tarifas aeroportuarias y de las tasas de navegación aérea representan uno de los puntos de fricción con la industria aérea desde el momento en que el Ministerio de Fomento decidió poner fin a una situación insostenible para Aena. Basta con señalar que en la última década la empresa estatal ha destinado más de 18.000 millones de euros para modernizar y dotar de suficiente capacidad a la red de aeropuertos en España. En contraste con este esfuerzo inversor, los precios cobrados a las aerolíneas sólo se han incrementado un 0,2% en términos reales. 

Nuevo marco legal para el periodo 2013/2016

El desequilibrio secular entre los costes e ingresos de Aena fue abordado a partir de la directiva 2009/12 que se traspuso al ordenamiento jurídico nacional en la ley 1/2011 aprobada hace ahora dos años. Bajo este amparo legal, el actual Gobierno del Partido Popular decidió llevar a cabo una revisión drástica de la factura aeroportuaria en los Presupuestos del Estado de 2012 estableciendo un periodo de tránsito entre 2013 y 2016 durante el cual Aena podría aplicar una subida de hasta el IPC más cinco puntos porcentuales.

El objetivo de dicha actualización no es otro que disponer de una tarifa aditiva en la que se recojan y compensen todos los gastos del servicio ofrecido a las aerolíneas. Los precios que cobra Aena a las compañías aéreas son actualmente un 43,5% más baratos que la media europea y en 2013, a pesar del nuevo incremento máximo autorizado, tan sólo cubren un 76,7% de los costes. El gestor aeroportuario arrastra las nefastas consecuencias de unas tarifas ‘políticas’ que, sin ir más lejos, fueron congeladas en 2010 y en 2011 experimentaron una reducción en determinadas tasas de navegación aérea.

La compañía estatal que preside José Manuel Vargas ha tenido que hacer frente a este desajuste con una estrategia de apalancamiento que ha producido en los últimos años un fuerte endeudamiento. El pasivo de Aena alcanza los 14.000 millones de euros, de los que 12.500 son créditos financieros en gran parte contratados con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y grandes entidades privadas. La reordenación de esta deuda es una de las tareas más urgentes para el nuevo equipo directivo de la empresa, sobre todo después de que la ministra de Fomento haya motivado a sus gestores para que consigan esa célebre “pax tarifaria” con las aerolíneas.

Ana Pastor ha hecho buenos los deseos de su colega de Industria, José Manuel Soria, para que España disponga de una tarifas globales competitivas en los aeropuertos como palanca de apoyo a un sector turístico que hoy por hoy es “más importante que el comer”. Aena ha echado cuentas y ha determinado que cada punto porcentual de incremento de tarifas supondrá una subida de 16 céntimos de euro en el billete de avión. No es que sea un dineral, pero el Gobierno no está dispuesto a maltratar a la que se supone es la última gallina de los huevos de oro que le queda a la economía española. 

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios