ANTE LA PRESIÓN DE S&P Y MOODY'S

Abengoa cierra la venta de Befesa por 1.075 millones para reducir su elevada deuda

Abengoa ha alcanzado un acuerdo para la venta de Befesa, su filial de medio ambiente, por cerca de 1.075 millones de euros. La operación se enmarca

Foto: Abengoa cierra la venta de Befesa por 1.075 millones para reducir su elevada deuda
Abengoa cierra la venta de Befesa por 1.075 millones para reducir su elevada deuda
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Abengoa ha alcanzado un acuerdo para la venta de Befesa, su filial de medio ambiente, por cerca de 1.075 millones de euros. La operación se enmarca en la estrategia de desinversiones del grupo andaluz para tranquilizar a los inversores y a las agencias de rating, las cuales le han bajado en el último mes su solvencia por su elevada deuda.

    El comprador es Triton Partners, una firma de capital riesgo que ha condicionado el pago. Con los ajustes de deuda neta, la operación para Abengoa supondría 625 millones de euros: 352 millones en efectivo en el momento del cierre de la misma, una nota de crédito de 48 millones con vencimiento a cuatro años y un pago diferido valorado en 225 millones mediante un préstamo convertible en acciones de Befesa a la salida del fondo de capital riesgo de la misma. Según el comunicado oficial, Abengoa no espera que la operación resulte en una plusvalía contable significativa. 

    El grupo con sede en Sevilla traspasa Befesa a este private equity después de que en el último mes tanto Moody's, primero, como Standard & Poor's, después, le hayan rebajado su calificación financiera. La compañía se había resistido a aceptar las primeras ofertas, que estaban muy lejos de lo que pedía por su filial. Pero la presión de estas firmas de riesgo la ha llevado a firmar el acuerdo final.

    Como adelantó El Confidencial el pasado 14 de marzo, la compañía controlada por la familia Benjumea se puso en manos de Citi y Deutsche Bank para encontrar un comprador para esta subsidiaria, la primera compañía del sector que cotizó en bolsa (debutó en junio de 1998). Los últimos datos públicos de Befesa señalan que la compañía tenía unas ventas de 613 millones de euros y un beneficio neto de 145. Su rentabilidad sobre recursos propios es del 37% y el margen sobre ebitda supera el 19%, según las cuentas de 2011.

    Otras fuentes próximas a la compañía indican que el beneficio operativo de 2012, pendiente de auditar, ascendió a 130 millones, y la facturación, a 670 millones, por lo que la capitalización de Befesa rondaría los 1.000 millones de euros. De esta cantidad, 700 millones son fondos propios, mientras que los otros 300 se corresponden con la deuda de la sociedad.  

    Abengoa había sopesado varias alternativas para desprenderse de este activo, aunque su preferencia era colocárselo a una firma de capital riesgo antes que a un competidor industrial. No obstante, esta no era la única alternativa que manejaba la familia sevillana para monetizar el valor de su filial. La otra opción que sopesó Abengoa con Citi y Deutsche Bank era la salida a bolsa de Befesa en Alemania, siguiendo el paso dado por Telefónica en octubre del pasado año. La compañía tiene dos filiales de reciclaje de productos metálicos y químicos en este país, uno de los once en los que está presente, y probablemente en el que más ha invertido en los últimos años.

    Adelgazamiento forzoso

    La venta de Befesa es un nuevo paso en el proceso de desapalancamiento de Abengoa, urgida por la banca y bajo la atención del mercado, ya que un 3% del capital está controlado por inversores bajistas. La compañía sevillana acabó 2012 con una deuda global de 8.200 millones de euros, 2.800 millones más que a 31 de diciembre del año precedente. La multinacional rebaja esta cifra a los 2.480 millones correspondientes a la matriz, pues los restantes 5.800 están vinculados a desarrollos de proyectos de construcción e ingeniería que después vende. Es lo que denomina "deuda sin recurso".

    En este contexto, el grupo sevillano ha llevado a cabo una intensa refinanciación de su pasivo en los últimos meses, con la renovación de una línea de crédito o forward start facility de 1.800 millones, la reestructuración de un préstamo sindicado de 1.633 millones, la emisión de un bono convertible en enero por 400 millones y una emisión de deuda de otros 250.

    El plan de adelgazamiento de Abengoa comenzó en junio de 2011 cuando decidió vender el 40% que tenía en Telvent, otra filial que había sacado a cotizar al Nasdaq estadounidense. La francesa Schneider Electric pagó 950 millones por la totalidad del grupo (2.000 incluida la deuda), por lo que la compañía andaluza ingresó 421 millones (370 derivados de la venta y 51 en concepto de repago de esta). Ese importe fue destinado a poner en forma el balance de la matriz, que se desprendió de 774 millones de pasivo. En esa política de rotación de activos, justo hace una semana vendió su filial brasileña Bargoa, un fabricante de componentes de telecomunicaciones.

    Economía
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios