ES POSIBLE QUE RECIBAN UNA PARTE EN ACCIONES

El arbitraje de Bankia incluirá a los afectados por el canje de preferentes de Bancaja y Laietana

El arbitraje por el que los afectados por las preferentes de Bankia podrán recuperar sus ahorros tendrá finalmente efectos retroactivos, es decir, se aplicará a los

Foto: El arbitraje de Bankia incluirá a los afectados por el canje de preferentes de Bancaja y Laietana
El arbitraje de Bankia incluirá a los afectados por el canje de preferentes de Bancaja y Laietana

El arbitraje por el que los afectados por las preferentes de Bankia podrán recuperar sus ahorros tendrá finalmente efectos retroactivos, es decir, se aplicará a los cerca de 120.000 clientes que canjearon sus títulos por acciones de la entidad en marzo de 2012, procedentes sobre todo de Bancaja y también de las cajas Laietana, Ávila, Segovia e Insular. Esta introducción ha sido posible gracias a las presiones de CiU para solucionar la situación de los afectados de Laietana. Ahora bien, lo que no está garantizado es que ni ellos ni los que tienen preferentes o subordinada en cartera vayan a recibir en metálico toda su inversión, sino que es posible que reciban una parte en acciones, puesto que todo el mundo irá al canje antes de que se resuelva el arbitraje.

Hasta ahora, el arbitraje se limitaba a los tenedores de preferentes y deuda subordinada a los que no se había ofrecido ningún canje, es decir, los que mantenían los títulos en que invirtieron originalmente. Pero el ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció ayer en el Congreso que "en el caso de Bankia, también se incluirá en el proceso a aquellos preferentistas que acudieron al canje de participaciones preferentes, como fue el caso de Caixa Laietana, por acciones a principio del año 2012, a pesar de que estos canjes tuvieron el visto bueno del Banco de España y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores".

La intención inicial del Gobierno era dejarlos fuera porque su inclusión dispararía el coste del arbitraje, pero finalmente ha dado marcha atrás ante el escándalo social por todo lo relacionado con las preferentes. Aquel canje, que ascendió a 1.155 millones de euros todavía con Rodrigo Rato en la presidencia de la entidad, consistió en el pago inmediato del 75% del nominal de la inversión en acciones y el desembolso del 25% en varios plazos hasta junio de 2013. Aquel canje supuso de facto pérdidas millonarias para los clientes, ya que los títulos se derrumbaron desde los 2,85 euros a los que cotizaba en marzo del pasado año a los actuales 0,195 (y recuerden que se hará una reducción de capital a un precio de 0,01 euros).

Esta inclusión ha sido posible gracias a las presiones de CiU, muy interesada en solucionar el problema de los afectados de Caixa Laietana. Su portavoz de economía, Josep Sánchez Llibre, dijo ayer en la tribuna que "el señor ministro ha cumplido con aquello que el Grupo Parlamentario Catalán le propuso en la Comisión del 12 de marzo porque entendíamos que los accionistas de Bankia que eran depositantes de Caixa Laietana, que en su momento les vendió fraudulentamente preferentes, y que posteriormente fueron estafados vendiéndoles acciones de Bankia".

Como explicó El Confidencial, la concentración geográfica de esta antigua caja catalana ha convertido a Mataró (Barcelona) en la capital mundial de las preferentes. Sin embargo, los 6.000 afectados de esta población palidecen ante los cerca de 100.000 que compraron preferentes de Bancaja y que acudieron al canje de hace un año, los grandes beneficidos de esta ampliación del arbitraje. Además, Guindos anunció también ayer que los criterios para ser admitidos en el arbitraje serán bastante amplios, por lo que muchos de estos afectados podrán beneficiarse de él.

Riesgo de que el rescate se tenga que incrementar

Pero claro, esto tiene su coste. Fuentes del FROB sostenían hasta hace unas semanas que "en el caso de Bankia, lo previsible es que tenga capacidad suficiente de generación de capital para cubrir ese coste", tanto mediante los beneficios que espera obtener a partir de este año como mediante la reducción de activos (que rebajan las necesidades de capital). Pero si se incluyen en el arbitraje los clientes que canjearon sus preferentes por acciones en 2012, ya no está claro que vaya a ser capaz de asumir la carga.

En caso de que no lo sea, las necesidades de capital adicionales tendrán que ser cubiertas con fondos públicos si ésta no es capaz de captarlos en el mercado (lo que no parece probable). Y Bruselas se niega a poner más dinero en la recapitalización del banco protagonista del mayor rescate de nuestra historia, por lo que deberá ser el Estado español el que corra con la cuenta, como adelantó este medio.

"Es cierto que sale más caro a corto plazo, pero no hay que olvidar que el Estado tiene que colocar Bankia dentro de unos años y para eso necesita que tenga clientes. Y dejar fuera del arbitraje a una cantidad tan importante suponía un riesgo cierto de que todos abandonaran la entidad", comenta una fuente cercana al Ejecutivo. Algunos analistas han alertado del "riesgo de franquicia" que supone para la entidad que preside José Ignacio Gorigolzarri la posible huida en masa de los afectados por las preferentes si no se les da una solución satisfactoria.No está garantizado recibir el dinero en efectivo

No todo son buenas noticias para los clientes de Bankia. De momento, todos los afectados tendrán que sufrir la quita impuesta por Bruselas (38% en las preferentes, 36% en la subordinada perpetua y 13% en la que tiene vencimiento) y acudir al canje por acciones, a la espera de que se les admita en el arbitraje. Y una vez que así sea y si se les da la razón (cosa que ha ocurrido en el 100% de los casos que han pasado la criba en NovaGalicia), no está claro cómo se les va a compensar.

Según las fuentes consultadas, cabe la posibilidad de que Bankia les compre las acciones recibidas en el canje -en el actual o en el de 2012- y que la diferencia hasta el nominal de su inversión también se les pague en efectivo. Pero también es posible que dicha diferencia sea lo único que se abone en efectivo y que deban quedarse con las acciones recibidas, con el riesgo bursátil que eso supone. Eso sí, los que obtengan un laudo favorable recuperarán el 100% de su inversión, para lo que las acciones se valorarán al precio de una fecha en que ya se haya estabilizado la cotización, después del presumible desplome que sufrirá la acción inmediatamente después del canje (desplome que sí tendrán que asumir los que no sean favorecidos por el arbitraje).

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios