LAS PREFERENTES SE CANJEARÁN POR ACCIONES DE LA ANDALUZA

Unicaja acepta fusionarse con Ceiss pero exige dejar fuera el "riesgo Sareb"

Las múltiples presiones sufridas por Braulio Medel, el presidente de Unicaja, han dado su fruto y ha terminado por aceptar una fusión completa con Caja España-Duero

Foto: Unicaja acepta fusionarse con Ceiss pero exige dejar fuera el riesgo Sareb
Unicaja acepta fusionarse con Ceiss pero exige dejar fuera el "riesgo Sareb"
Las múltiples presiones sufridas por Braulio Medel, el presidente de Unicaja, han dado su fruto y ha terminado por aceptar una fusión completa con Caja España-Duero (Ceiss) tal como le exigía Bruselas en vez de convertirla en una filial como pretendía él, según fuentes al tanto de la situación. Con esta concesión, se elimina el principal obstáculo para que la operación llegue a buen puerto más de dos años después de su inicio y el Gobierno evita tener que sumar otra entidad al holding de cajas nacionalizadas. Ahora bien, el malagueño no va a ceder a cambio de nada, sino que exige algunas contrapartidas para cerrar definitivamente el acuerdo, algo que podría suceder en los próximos días. La más reciente es que no quiere que sobre su entidad penda lo que denomina "riesgo Sareb", es decir, el peligro de que en el futuro tenga que devolver dinero al banco malo si éste encuentra "vicios ocultos" en los activos traspasados por la entidad castellano-leonesa.

Medel, sabedor de que la alternativa es una nueva nacionalización que ni el Banco de España ni el Gobierno quieren ni en pintura, había planteado como condiciones que Ceiss se mantuviera como una filial en vez de fusionarse con ella, que la inyección de capital europeo (los 604 millones que necesita la castellana) se hiciera en forma de CoCos y no de acciones, y que los tenedores de preferentes aceptaran un canje de acciones de Unicaja por las que van a recibir de Ceiss en un porcentaje superior al 75% (para poder asegurarse el control de la entidad). Asimismo, pretendía que el ajuste laboral lo hiciera el FROB, como en los casos de Banco de Valencia, NovaGalicia o Bankia.

De esta forma, pretendía evitar que la absorción de Ceiss contaminara la solvencia de Unicaja o que el FROB entrara en su capital con las ayudas públicas. Pero el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, se negó a aceptar estas condiciones, como también adelantó El Confidencial, y exigió que la operación se hiciera mediante una fusión completa. A su juicio, el plan de Medel concedía unas ventajas excesivas para Unicaja y ésta debe asumir los riesgos de la operación, así como su irreversibilidad. Se trata de que la operación replique la de Ibercaja con Caja3, cuyo plan fue aprobado en diciembre -al contrario que el de Unicaja y Ceiss, que fue rechazado- precisamente porque planteaba una fusión total e irreversible, aunque las ayudas públicas son sólo para la segunda.

Este rechazo provocó una oleada de presiones sobre Medel procedentes no sólo del Gobierno y del Banco de España -que en principio había aceptado sus condiciones con tal de evitar la nacionalización-, sino también del propio PSOE a través de su secretario de Organización, Óscar López, que fue secretario general del partido en Castilla y León hasta 2012. Éste instó a Medel y a la Junta de Andalucía a que hicieran un esfuerzo y salvasen a Ceiss de la nacionalización, con el coste económico y social que implicaría para la región.

Estas presiones han dado su fruto y Medel ha dado su brazo a torcer. Lo cual ha desbloqueado la situación y puede permitir que se cierre el acuerdo en cuestión de días, según fuentes tanto del Ejecutivo como del supervisor. De esta forma, los tenedores de los cerca de 1.400 millones de euros que Ceiss tiene en preferentes y deuda subordinada canjearán sus títulos por acciones de Unicaja Banco (la filial bancaria a través de la que Unicaja ejerce su negocio), lo cual no resuelve el problema de cómo darles liquidez (recuerden que el FGD va a hacerlo en los casos de NovaGalicia y CatalunyaCaixa).

Sí a la fusión, pero sin sorpresas

Ahora bien, el malagueño no está dispuesto a ceder a cambio de nada y mantiene algunas de las exigencias de su propuesta anterior, e incluso ha añadido algunas nuevas. Entre éstas, sobresale la de que la operación se cierre con la situación actual de Unicaja sin que exista la posibilidad de pérdidas adicionales por el traspaso de activos de Ceiss a Sareb.

Como ha explicado El Confidencial, el banco malo podrá obligar a las entidades rescatadas a que devuelvan parte del dinero cobrado por el traspaso de sus activos tóxicos si encuentra "vicios ocultos" en un período de tres años. Esta expresión se refiere a excesos de valoración, errores en la clasificación de los créditos, cambios en la situación de los inmuebles y demás circunstancias que pueden rebajar el valor al que han sido traspasados a Sareb. El temor del sector es que la due diligence de los activos cedidos que está realizando Sareb actualmente rebaje notablemente el valor de los mismos, lo que incrementaría la pérdida que ya se han apuntado por los descuentos de los precios de traspaso y estropearía las previsiones de volver a beneficios este mismo año, una vez realizado el grueso de los saneamientos y cuando ya apenas les queda exposición al ladrillo precisamente por el traspaso del mismo al banco malo.

Pero Unicaja no está dispuesta a asumir ese riesgo en la fusión con Ceiss. "Medel ha aceptado comerse Caja España con patatas, pero sólo con las patatas que trae en la actualidad, no con las que puedan venir en el futuro", explica gráficamente una fuente conocedora de la situación. Por tanto, vuelve a estar en el tejado de las autoridades españolas la culminación de un proceso que dura desde marzo de 2011 y en el que Medel llegó a pedir condiciones similares a las ofrecidas a La Caixa para la compra de Banco de Valencia.

La exigencia de Unicaja  da idea de hasta qué punto es grave el riesgo de nuevas pérdidas por esos "vicios ocultos"o. De hecho, la propia Sareb ya ha reducido enormemente la valoración de los activos traspasados: en octubre, el FROB cuantificó el volumen de crédito y adjudicados que iban a traspasar las entidades del Grupo 1 en 44.100 millones, pero finalmente el traspaso real se quedó en 36.695 millones a fin de año; es decir, casi 8.000 millones de diferencia, que pueden obedecer a un menor número de activos traspasados o, en su mayor parte, a una menor valoración de los mismos que la inicialmente estimada.
Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios