Iberdrola le quita dos años de blindaje a Galán tras los escándalos por las indemnizaciones
  1. Economía
PASA DE TENER CINCO ANUALIDADES EN CASO DE DESPIDO A TRES

Iberdrola le quita dos años de blindaje a Galán tras los escándalos por las indemnizaciones

El debate ciudadano surgido por las indemnizaciones recibidas por los altos ejecutivos de las compañías cotizadas empieza a tener impacto en las decisiones que están adoptando

Foto: Iberdrola le quita dos años de blindaje a Galán tras los escándalos por las indemnizaciones
Iberdrola le quita dos años de blindaje a Galán tras los escándalos por las indemnizaciones

El debate ciudadano surgido por las indemnizaciones recibidas por los altos ejecutivos de las compañías cotizadas empieza a tener impacto en las decisiones que están adoptando algunas de las multinacionales que mejor remuneran a sus directivos. Una de ellas es Iberdrola, que ha recortado de cinco a tres años el blindaje de su presidente, Ignacio Sánchez Galán, que en caso de destitución o cambio de control podría haber recibido hasta 90 millones de compensación dineraria.

Según consta en la documentación de la próxima Junta General de Accionistas, que se celebra el próximo viernes en Bilbao, Iberdrola hace varias aclaraciones acerca de la protección de sus altos directivos sobre las que hasta la fecha no se había pronunciado. De hecho, la empresa eléctrica era una de las que en círculos privados más se había opuesto a la llamada a la racionalización de los sueldos realizada el pasado verano por el ministro de Economía, Luis de Guindos.

En una conferencia en la escuela de negocios IESE, el titular de la cartera de Economía pidió a los empresarios que ajustasen sus remuneraciones para compartir los esfuerzos "dolorosos" que están sufriendo otros colectivos por la crisis. El ministro recordó, en este sentido, que el Gobierno había pedido sacrificios a los funcionarios y al conjunto de la ciudadanía a través de medidas como el aumento de los impuestos, mientras que los salarios de los Consejos de Administración y de los altos ejecutivos habían crecido en el último año.

Tras ese polémico llamamiento, Caixabank anunció un recorte del 10% en la remuneración de su Consejo de Administración, al tiempo que Telefónica rebajó un 30% las compensaciones después de comunicar la suspensión del dividendo. Repsol, que en un principio se opuso a esa medida, finalmente también se sumó a la petición del ministro.

Pese a ese rechazo inicial, Iberdrola ha decidido por dar un paso al frente para limitar la indemnización que cobraría su presidente y primer ejecutivo, Ignacio Sánchez Galán. El ingeniero salmantino era, hasta la fecha, el directivo que tenía más años de blindaje de todas las empresas del Ibex 35, con cinco anualidades. A partir de este ejercicio, esa cobertura se reduce a tres, según la documentación que recibirán los accionistas este viernes.

La disminución es importante porque Galán podría haber llegado a percibir en caso de destitución o cambio de control entre 50 y 90 millones como compensación, según los sueldos que el presidente ha ingresado de Iberdrola por todo tipo de conceptos en los últimos años. En 2007 llegó a ganar 19 millones, por los cerca de 10 que obtuvo en 2011 o los casi 7,5 del último ejercicio. Oficialmente, la eléctrica ha indicado que este recorte se hace con el fin de de adaptar los estatutos a las mejores prácticas de gobierno corporativo. 

Mantiene el privilegio a 65 afortunados

Iberdrola implantó en 2000 una política de recursos humanos que incluye cláusulas de garantía en los contratos con sus directivos claves, con el objeto de conseguir “un grado de fidelidad eficaz y suficiente”. El colectivo cubierto por estos blindajes es de 65. Desde 2009, dichos contratos con consejeros ejecutivos (es el caso del consejero-director general) y altos directivos contemplan una indemnización equivalente a dos anualidades para el caso de extinción de su relación con la sociedad, siempre que la terminación no sea consecuencia de un incumplimiento imputable al mismo ni se deba a su exclusiva voluntad.

Esa situación también ha sido puesta en revisión, pero a diferencia de lo decidido sobre el blindaje de Galán, Iberdrola ha optado por mantener esos beneficios. Según la compañía, “la eventual reducción del número de anualidades supondría un elevado coste para la compañía, por lo que el Consejo de Administración considera que lo más conveniente es no modificar el actual statu quo”.

Iberdrola sostiene que “cualquier propuesta de cambio tendría un coste superior puesto que, habida cuenta de la edad media del colectivo afectado y la escasa probabilidad de ejecución de las garantías, de forma gradual y por el mero paso del tiempo el volumen de la contingencia se irá reduciendo con un desembolso muy inferior a cualquier alternativa de reducir las indemnizaciones pactadas”.

Ignacio Sánchez Galán