EVITA UNA AMPLIACIÓN DE CAPITAL CON LA VENTA DE ACTIVOS

BBVA y Bankia respaldan el plan de viabilidad de FCC para proteger a Esther Koplowitz

FCC detalló este miércoles el plan estratégico 2013-2015 avanzado el pasado 1 de marzo con el que quiere enderezar el rumbo tras perder más de 1.000

Foto: BBVA y Bankia respaldan el plan de viabilidad de FCC para proteger a Esther Koplowitz
BBVA y Bankia respaldan el plan de viabilidad de FCC para proteger a Esther Koplowitz

FCC detalló este miércoles el plan estratégico 2013-2015 avanzado el pasado 1 de marzo con el que quiere enderezar el rumbo tras perder más de 1.000 millones en 2012. Un programa de saneamiento que ya ha sido verificado por BBVA y Bankia y que no necesitará una ampliación de capital. De esta manera, se evitará una dilución de su principal accionista, Esther Koplowitz, con una elevada deuda personal por su participación del 60%.

Juan Béjar, el consejero delegado nombrado en enero para pilotar la nueva etapa de la compañía, ha señalado a los analistas financieros que los dos objetivos primordiales son reducir la deuda y aumentar la generación de caja. Dos hitos que FCC tratará de conseguir mediante la venta de activos considerados no estratégicos –la división de energía, Realia, Globalvia y Proactiva- y el ajuste de la capacidad productiva del negocio de construcción, tanto en España como en Europa. En nuestro país, la compañía hará un ERE para unas 1.000 personas.

El grupo ya ha encargado la búsqueda de un comprador para su filial latinoamericana (Procactiva) y tan pronto como sea posible pondrá en el mercado el resto de desinversiones. Consciente de lo difícil que está el mercado para desprenderse de negocios a sabiendas de las penurias de la sociedad, Béjar ha admitido que “las cosas valen lo que valen. Nos toca desinvertir y lo vamos a hacer”.

Eso si, el consejero delegado ha pedido al Gobierno que acabe cuanto antes “con el juego” de la regulación energética, que impidió al anterior equipo gestor vender el 50% de su división de renovables al grupo japonés Mitsui, con el que tenía un principio de acuerdo. “El marco regulatorio es inestable y no es bueno para nadie”, ha indicado el sucesor de Baldomero Falcones.

Con todas estas desinversiones, FCC pretende conseguir reducir su deuda en unos 2.700 millones de euros, para bajar su apalancamiento hasta los 5.200 millones. Una cifra que, no obstante, supondría todavía una proporción entre deuda y beneficio operativo de cuatro veces, un ratio muy elevado. “El objetivo es seguir reduciendo el balance después de 2015 en otros 1.000 o 1.500 millones”, ha dicho Victor Pastor, director financiero, para tranquilizar a algún analista que dejó caer que el plan estratégico era poco agresivo.

Unas medidas que Béjar ha trazado para garantizar “la viabilidad” de FCC en un momento de grave recesión económica. “Si además llega la recuperación de los mercados, nos podremos beneficiar. Pero de momento hemos diseñado el plan dando por hecho que no va a haber mejoría en dos años”, ha indicado el primer ejecutivo de FCC, cuya nueva presidente, Esther Alcoer Koplowtiz, no ha intervenido en la presentación.

Sin dividendo

Una travesía de 24 meses durante la que los accionistas no tendrán ninguna remuneración, como publicó El Confidencial hace tres semanas. “Hasta que hayamos alcanzado el objetivo de reducción de deuda y ebitda, no nos planteamos el pago de dividendo”, ha dicho Béjar, que, por el contrario, ha tranquilizado a los inversores al señalar que no será necesario una ampliación de capital para reforzar los recursos propios.

“La ampliación de capital es el plan Z, no es ni el A, ni el B, ni el C. La compañía no lo necesita, podemos aguantar la tremenda recesión económica”, ha indicado la mano derecha de la familia Koplowitz. Una aseveración que permitirá al primer accionista de FCC respirar algo más tranquilo, ya que no verá diluida su participación. En consecuencia, no se verá penalizada a la hora de pagar los 1.100 millones que adeuda por los préstamos personales que solicitó para elevar su paquete hasta el 60% actual.

El director financiero ha añadido que el plan de saneamiento ha sido presentado a un grupo de seis bancos que agrupan entre el 60 y el 70% de la deuda de más de 7.500 millones de la compañía, los cuales “lo han acogido positivamente. Los capitanes de ese pool son BBVA y Bankia, los que más riesgo tienen en su balance tanto de FCC como de la familia Koplowitz.

Para acelerar esa hoja de ruta, el grupo pretende hacer una emisión de bonos de entre 600 y 750 millones de euros a través de una filial –previsiblemente Aqualia- y dar entrada a un fondo de inversión en su subsididaria británica WRG, la cual tiene que afrontar un vencimiento de deuda de 500 millones de euros a finales de año. "El plan lo vamos a ejecutar con una contundencia productiva", ha sentenciado Béjar.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios