LAS MULTINACIONALES NIEGAN CUALQUIER DAÑO MEDIOAMBIENTAL

Los planes de Repsol y Gas Natural en Doñana amenazan su ecosistema

Continúa la amenaza sobre Doñana. Los planes de las multinacionales Repsol y Gas Natural en el entorno del parque natural amenazan su frágil ecosistema medioambiental, lastrado

Foto: Los planes de Repsol y Gas Natural en Doñana amenazan su ecosistema
Los planes de Repsol y Gas Natural en Doñana amenazan su ecosistema

Continúa la amenaza sobre Doñana. Los planes de las multinacionales Repsol y Gas Natural en el entorno del parque natural amenazan su frágil ecosistema medioambiental, lastrado desde hace décadas por proyectos que intentan rentabilizar la privilegiada zona de la provincia de Huelva.

Repsol ha sido la última gran empresa que ha recibido una advertencia de la Unión Europea al admitir a trámite una queja del grupo Mesa de la Ría por extraer gas desde 1995 “en un área que carece de autorización ambiental unificada (AAU)”, según este colectivo. La extracción frente a las costas del Parque Nacional de Doñana "deshidrata en sus instalaciones en tierra y lo inyecta en la red de gasoductos que atraviesan Doñana".

Mesa de la Ría, que cuenta con un concejal de los 27 que conforman la corporación municipal del Ayuntamiento de Huelva (con mayoría absoluta del PP), denuncia que se carece de un tratamiento específico para los residuos. “Se vierten en una arqueta de la red de saneamiento de Huelva, mediante convoyes de camiones-cisterna que los trasladan durante 30 kilómetros, desde Doñana a la Ría de Huelva, y lo que es más grave, sin autorización ambiental unificada desde abril de 2008". 

El comisario de Medio Ambiente de la  UE, Janez Potocnik, ya recordó en 2007 en relación a los vertidos de fosfoyesos de la empresa Fertiberia que no se habían sometido en el plazo establecido a la directiva europea IPPC (autorización ambiental unificada), que la naturaleza no era “un basurero”. Potocnik instó a España “a poner orden rápidamente respecto al vertido de residuos sin planes de eliminación”.

La petrolera española niega la mayor. Especifica que el gas extraído de sus yacimientos de Poseidón (Golfo de Cádiz) se obtiene del agua procedente de esos mismos yacimientos en una pequeña instalación en tierra, situada en el término municipal de Moguer (Huelva), y no en el Parque Nacional de Doñana.

“Esas aguas de formación (agua marina, de origen geológico, inocua, sin hidrocarburos) se depositan aguas arriba de la depuradora de Huelva. De esos trabajos se encarga una empresa contratada por Repsol, que tiene un contrato en vigor con Aguas de Huelva. El punto en el que deposita esas aguas fue acordado con el Ayuntamiento de Huelva”, explica la postura oficial de la compañía.

El asunto del yacimiento Poseidón no es el único con riesgo medioambiental. Siguen adelante los trámites de Gas Natural para que Petrolium Oil Gas España, una de sus filiales, instale un gasoducto para la producción y el almacenamiento de gas en el subsuelo de Doñana de más de 18 kilómetros. Felipe González, que presidió el Consejo Rector de Doñana hasta el 13 de diciembre de 2012, es consejero de la multinacional española desde enero de 2011 y cobra 126.500 euros anuales.

Ecologistas en Acción también denunció que se encuentra en una zona declarada por la Unión Europea como “lugar de interés comunitario”. El proyecto incumpliría el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales al estar ubicado en una zona A que delimita los usos y cuenta con la “máxima protección ambiental”, según Juan Romero, portavoz de este grupo ecologista. Gas Natural también niega cualquier daño medioambiental.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios