Motín en Aigües de Sabadell contra la oferta de compra de Agbar
  1. Economía
TRES CONSEJEROS ENVÍAN UN REQUERIMIENTO A LA CNMV

Motín en Aigües de Sabadell contra la oferta de compra de Agbar

La oferta pública de adquisición (OPA) lanzada por Agbar sobre la Compañía Aigües de Sabadell (CASSA) ha dividido al Consejo de Administración de la pequeña compañía

La oferta pública de adquisición (OPA) lanzada por Agbar sobre la Compañía Aigües de Sabadell (CASSA) ha dividido al Consejo de Administración de la pequeña compañía de sabadellense. Tres consejeros rebeldes han enviado un requerimiento a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), al que ha accedido Cotizalia, para que el organismo regulador actúe en defensa de los intereses de los accionistas minoritarios de la compañía.

 

Los tres consejeros rebeldes denuncian, entre otras cosas, que la mayoría del Consejo, incluyendo a su presidente Xavier Bigatà, están defendiendo más los intereses de Agbar que los de CASSA, pero también que al haber consejeros de la última que están imputados en la Operación Mercurio su decisión respecto a la OPA es discutible.

 

En esencia, estos tres miembros del Consejo quieren más dinero, que Agbar pague un precio superior, según fuentes próximas a los consejeros díscolos, ya que Estos consideran muy bajo el precio ofrecido por Agbar, 60 euros por acción. Si bien este es el papel de cualquier Consejo ante una compra, la mayoría de los miembros son partidarios de aceptar la OPA, ya que en 2010 rechazaron otra OPA hostil de Agbar y la nueva oferta ha sido un 14% más baja.

 

Los tres consejeros de CASSA que se han desmarcado de la mayoría son Lluís Pascual i Bacardit, Carlos Enrich i Muls y Maria àngels Bosser i Torrens. Se da la circunstancia de que, además, Enrich es secretario del Consejo. En su requerimiento, los denunciantes señalan que “hemos tenido conocimiento de que cuatro de los consejeros han suscrito, en su calidad de accionistas de CASSA, un acuerdo con Agbar de fecha 19 de diciembre del 2012, comprometiéndose a aceptar la OPA, obligándose a vender sus acciones y a no transmitirlas en virtud de ninguna otra oferta pública o privada, así como adoptar todas las medidas que estén a su alcance para que el Consejo de Administración de CASSA vote a un informe favorable a la OPA formulada por Agbar”.

 

La dimisión de Bustos

 

De los cinco consejeros de CASSA en representación del ayuntamiento, uno, el exalcalde Manuel Bustos, está destituido por haber sido imputado en Operación Mercurio. Pero en el requerimiento se denuncia también que otros tres han dimitido “oficiosamente”, es decir, verbalmente, pero que no lo han comunicado oficialmente, aunque ya no participan en las reuniones del Consejo.

 

También se pone de relieve que el presidente de CASSA, Xavier Bigatà, “consideró innecesario que la Sociedad comunicara a esta Comisión Nacional del Mercado de Valores el hecho relevante relativo a nuestra solicitud cursada por burofax, así como la posibilidad de informar a nuestros accionistas sobre si el precio de las acciones ofrecido por Agbar en la OPA refleja el valor real de la compañía”. Esto ocurrió en el pasado Consejo del 26 de febrero.

 

Los socios mayoritarios

 

Los socios mayoritarios de CASSA quieren vender. Es el caso del Ayuntamiento de Sabadell (23%), BBVA (7,2%) Banco de Sabadell, (5,6%) la Cámara de Comercio de Sabadell (2%) y el Gremio de Fabricantes de la ciudad (3%). Pero los consejeros y los minoritarios se aferran a lo que defendía Bigatà en el 2010, cuando Agbar lanzó la primera OPA hostil y toda la ciudad se unió para rechazar la oferta por ser a un precio demasiado bajo. 

 

Agbar ya tiene el 14% del capital, pero no participa en el Consejo por obvios problemas de competencia. La compra de CASSA se enmarca en los planes de expansión que siempre ha tenido la compañía que preside Ángel Simón: crecer a través de compras

Agbar