BBVA vende su negocio de pensiones en Chile a MetLife por 1.000 millones de euros
  1. Economía
OBTENDRÁ PLUSVALÍAS DE UNOS 700 MILLONES

BBVA vende su negocio de pensiones en Chile a MetLife por 1.000 millones de euros

BBVA está a punto de dar un nuevo paso en su estrategia de vender los negocios considerados no estratégicos para financiar las provisiones por el sector

Foto: BBVA vende su negocio de pensiones en Chile a MetLife por 1.000 millones de euros
BBVA vende su negocio de pensiones en Chile a MetLife por 1.000 millones de euros

BBVA está a punto de dar un nuevo paso en su estrategia de vender los negocios considerados no estratégicos para financiar las provisiones por el sector inmobiliario. La entidad va a firmar en breve la venta a MetLife de su participación del 64% en la Administradora de Fondo de Pensiones Provida de Chile por unos 1.000 millones de euros, de los que cerca de 700 serán plusvalías.

Desde BBVA han declinado hacer declaraciones sobre “operaciones en marcha”. Sin embargo, fuentes próximas a las conversaciones indican que existe un acuerdo total con el grupo asegurador estadounidense para desprenderse de su gestora de pensiones en Chile, valorada en cerca de 2.000 millones de dólares, casi 1.500 millones de euros. Como el banco español es dueño de dos terceras partes de esta sociedad, obtendría unos 1.280 millones de dólares, 960 millones de euros por una sociedad que tiene 45.000 millones de dólares bajo gestión.

El grupo financiero dirigido por Francisco González tiene contabilizado su 64,32% en Provida en 294,32 millones de euros, según su última memoria anual, por lo que las plusvalías por esta desinversión ascenderían a unos 700 millones. Esta cantidad se sumará a los 800 millones de beneficio neto que BBVA obtuvo en noviembre por el traspaso de su gestora de pensiones en México –Afore- al Grupo Financiero Banorte por 1.600 millones de dólares, 1.240 millones de euros.

Posteriormente, el día de Nochebuena, el segundo banco español por capitalización bursátil anunció que se había desprendido de su filial de pensiones de Colombia por 530 millones de dólares, unos 400 millones de euros. BBVA, que acordó la compraventa con la Sociedad Administradora de Fondos de Pensiones y Cesantías Porvenir', se aumentó una plusvalía neta de 265 millones.

1.400 millones para tapar posibles pérdidas crediticias  

Con todas estas operaciones, pendiente del cierre definitivo del negocio en Chile y de un ajuste al alza del precio conseguido en México (100 millones más), el grupo con sede en Bilbao ha ingresado 2.640 millones que destinará a cumplir con los dos reales decretos sobre provisiones bancarias en el sector inmobiliario. La institución destinó hasta septiembre de 2012 unos 2.900 millones de euros a cubrir los requerimientos de los reales decretos de febrero y mayo, pero aún tiene que guardar otros 1.400 millones adicionales. El banco prevé cerrar las cuentas de 2012 con todas sus obligaciones cumplidas, por lo que esos ingresos extraordinarios se guardarán para tapar pérdidas crediticias adicionales.

Con la venta de la gestora de Chile a MetLife, BBVA da casi por completado el objetivo de abandonar el negocio de administración de pensiones en Latinoamérica. El banco le dio el mandato en mayo del pasado a Goldman Sachs para buscar compradores dispuestos a quedarse con sus filiales en México, Colombia, Chile y Perú. La subsidiaria de este último país es la más pequeña de todas, como demuestra el hecho de que la tiene valorada en apenas 52 millones de euros.  

BBVA ha aprovechado el apetito comprador de los inversores para vender unos activos por los que se están pagando entre 13 y 15 veces su beneficio operativo futuro o Ebitda. Por ejemplo, Principal Financial Group adquirió otra gestora de pensiones en Chile, Cuprum, por 1.500 millones de dólares para expandir su presencia en mercados emergentes.

MetLife es el mayor grupo asegurador de los Estados Unidos desde que en 2010 compró la unidad internacional de seguros de vida de American International Group (AIG) por 16.000 millones de dólares. La compañía, creada durante la guerra civil de 1864 para proteger las pensiones de los soldados, tiene una capitalización bursátil de 41.000 millones de dólares